Brasil vuelve a subir el salario mínimo tras el alza de la inflación

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció un incremento adicional del salario mínimo para este año, con un coste previsto para el Estado de 2.130 millones de reales adicionales (US$515 millones) en 2020, a fin de compensar una inflación de diciembre más rápida de lo anticipado. Tras una reunión con el ministro de Economía, Paulo…

Brasil vuelve a subir el salario mínimo tras el alza de la inflación

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció un incremento adicional del salario mínimo para este año, con un coste previsto para el Estado de 2.130 millones de reales adicionales (US$515 millones) en 2020, a fin de compensar una inflación de diciembre más rápida de lo anticipado.

Tras una reunión con el ministro de Economía, Paulo Guedes, el presidente dijo que presentará un decreto al Congreso autorizando un salario mínimo de 1.045 reales al mes a partir del 1 de febrero, un aumento de seis reales sobre la cantidad establecida a finales de diciembre.

Tuvimos una inflación atípica en diciembre; no esperábamos que fuera tan alta”, dijo. “Se debió principalmente a la carne y tuvimos que asegurarnos de que se mantuviera el valor del salario mínimo”.

Tuvimos una inflación atípica en diciembre; no esperábamos que fuera tan alta, dijo Bolsonaro

La semana pasada, el instituto nacional de estadísticas mostró que el indicador de inflación INPC utilizado como base para los cambios en el salario mínimo terminó 2019 por encima de las expectativas, en 4,48%. La decisión tendrá un gran impacto en las finanzas públicas de Brasil, ya que los beneficios estatales están vinculados al salario mínimo.

Inflación de Brasil en 2019 supera meta por precios de alimentos

Proceso de privatización. Por otra parte, el Gobierno espera que la privatización de alrededor de 300 compañías este año genere alrededor de 150.000 millones de reales, según Salim Mattar, secretario especial de privatización, desinversión y mercados del Ministerio de Economía.

Se venderá la casa de la moneda nacional y también podría aprobarse la privatización de la eléctrica estatal Eletrobras en 2020. La oficina de correos también se venderá, pero probablemente no este año, agregó Mattar.

La Administración Bolsonaro también quiere presentar un proyecto de ley al Congreso para la aceleración de las privatizaciones, posiblemente permitiendo su gestión por el banco estatal de desarrollo, BNDES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *