Paro nacional: imposibilitaron el normal inicio de clases

El miércoles pasado tuvo lugar la primera reunión paritaria en la ciudad de Buenos Aires. La negociación pasó a cuarto intermedio y continuó este lunes, donde uno de los sindicatos que mostró mayor rechazo fue UTE, el sindicato porteño que responde a CTERA. La oferta que había planteado la cartera educativa que conduce Soledad Acuña fue de un aumento…

Paro nacional: imposibilitaron el normal inicio de clases

El miércoles pasado tuvo lugar la primera reunión paritaria en la ciudad de Buenos Aires. La negociación pasó a cuarto intermedio y continuó este lunes, donde uno de los sindicatos que mostró mayor rechazo fue UTE, el sindicato porteño que responde a CTERA.

La oferta que había planteado la cartera educativa que conduce Soledad Acuña fue de un aumento total del 23% en tres tramos para los once meses comprendidos en febrero-diciembre. Al incremento le sumaron dos ítems: por un lado dos cláusulas de ajuste automático contra la inflación para julio y noviembre y, por otro, un 2% retroactivo a enero.

De esta forma, se consolidó la posibilidad que manejaba el gremio nacional mayoritario, desde principios de año: convocar a un paro que imposibilite el normal inicio del nuevo ciclo lectivo.

El Plenario de Secretarías Generales reunido hoy en la sede nacional de la CONADU Histórica, ratificó la convocatoria al paro nacional del 6 y 7 de marzo en conjunto con todos los niveles de la educación; contra la políticas de ajuste a la Educación Pública, Ciencia y Tecnología.

Además de confirmar el estado de alerta y movilización, el Plenario resolvió proponer el cese total de actividades a partir del 25 de marzo. Medida que será puesta a discusión en las asambleas de cada Asociación de Base para llevar mandatos al Congreso Nacional de la CONADU Histórica convocado para el próximo 21 de marzo.

Mediante un comunicado anunciaron que “el no comienzo de clases es una medida largamente debatida y consensuada a nivel nacional, desde las primeras reuniones con el gobierno en enero de 2019. En dicha instancia, ante una inflación cercana al 50%, la propuesta gubernamental fue de un 5% “en negro”.

Además de los continuos aumentos del costo de vida -tanto en alimentación como en transportes, servicios y medicamentos- y la proyección de una inflación del 34% para este 2019, nos obligan a tomar posiciones contundentes”, explicaron.

Agregaron que “los salarios de las y los docentes argentinos aparecen entre los más bajos y postergados según la OCDE. En ese marco, nuestra paritaria 2018 aún no ha cerrado y nuestros sueldos quedaron por debajo de la inflación en al menos un 20%, con un 15% de montos “en negro” que afectan directamente a las jubilaciones, obras sociales, préstamos bancarios y aguinaldo”. 

Aclararon que un ”Auxiliar Docente de Primera Categoría con dedicación simple sin antigüedad cobra menos de 6 mil pesos, incluyendo en ese monto la garantía salarial, un salario que está muy por debajo de la línea de indigencia”. 

Entre los reclamos enumeraron: ”20% de aumento por el desfasaje salarial del 2018, 30% de aumento para 2019, pase al básico de todas las sumas en negro, inmediata aplicación del nomenclador de cargos y adicionales del convenio colectivo de trabajo (antigüedad, zona y título), paritarias sin techo, no a las cuotas, la inclusión de la Conaduh a la mesa salarial, incremento del presupuesto universitario, pago a los ad honorem, pase a planta de contratados y monotributistas”.

Asimismo, se certificó la adhesión y convocatoria al Paro de Mujeres para el 8 de Marzo, en el día Internacional de la Mujer Trabajadora con la modalidad que defina cada Asociación de Base.