Trabajadores despedidos de Coca Cola cortaron la Avenida Corrientes y hubo incidentes

Trabajadores de Coca Cola iniciaron una movilización que ocasionó el corte total de la Avenida Corrientes a la altura de Avenida Callao. De esta forma, el tránsito en la ciudad de Buenos Aires se encontraba complicado y los automovilistas que transitaban por la zona debían encontrar una alternativa para llegar a destino. En el lugar se…

Trabajadores despedidos de Coca Cola cortaron la Avenida Corrientes y hubo incidentes

Trabajadores de Coca Cola iniciaron una movilización que ocasionó el corte total de la Avenida Corrientes a la altura de Avenida Callao. De esta forma, el tránsito en la ciudad de Buenos Aires se encontraba complicado y los automovilistas que transitaban por la zona debían encontrar una alternativa para llegar a destino.

En el lugar se hizo presente la policía, quien comenzó a enfrentar a los trabajadores despedidos de FEMSA con gas pimienta y empujones. Los manifestantes exigían la reincorporación de 20 trabajadores.

El conflicto comenzó después de que la empresa multinacional pidiera el proceso preventivo de crisis y despidiera a 32 empleados de su planta de Pompeya. Ante la fuerte caída en el consumo, la compañía de capitales mexicanos había anunciado la decisión de ingresar al régimen oficial para evitar cesantías.

“Coca-Cola FEMSA Argentina arribó a un acuerdo con el Sindicato (SUTIAGA) para reducir el impacto de la reestructuración dando por concluido el procedimiento preventivo de crisis. En las próximos días se cumplirán los pasos formales para homologar este acuerdo”, señaló la compañía en un escueto comunicado. Fuentes cercanas a las negociaciones indicaron que el convenio firmado con el gremio prevé el despido de 32 trabajadores, quienes percibirán la totalidad de la indemnización

Luego del pedido de Procedimiento Preventivo de Crisis, la rama de aguas y gaseosas del sindicato de Camioneros de Hugo y Pablo Moyano había declarado el estado de “alerta y movilización” a raíz del conflicto en FEMSA.

La firma, de capitales mexicanos, es una de las cuatro embotelladoras que la multinacional tiene en el país y que tiene 600 de los 2.500 empleados en total

La brusca caída en el consumo y el cambio de conducta de los consumidores, quienes ante la suba de precios optan por segundas marcas o dejar de tomar gaseosas, afectaron fuertemente los ingresos de la compañía