Tras el escándalo en el Congreso, la “diputada electa” rompió el silencio

En medio del encendido discurso de Mauricio Macri, una mujer le robó el protagonismo al primer mandatario mientras, de pie entre las bancas del kirchnerismo y el massismo, le gritaba. Se trató de Joana Picetti, quien fuera diputada electa por Cambiemos pero que no asumió su banca tras ser expulsada de la coalición gobernante. “Usaron a mi hijos menores de…

Tras el escándalo en el Congreso, la “diputada electa” rompió el silencio

En medio del encendido discurso de Mauricio Macri, una mujer le robó el protagonismo al primer mandatario mientras, de pie entre las bancas del kirchnerismo y el massismo, le gritaba. Se trató de Joana Picetti, quien fuera diputada electa por Cambiemos pero que no asumió su banca tras ser expulsada de la coalición gobernante. “Usaron a mi hijos menores de edad para destruirme y crear una fake news”, aseguró la mujer y resaltó: “Al presidente le envié dos cartas contándole la situación y nunca me respondió”.

Durante lo que fue su última participación en la Legislatura nacional antes de las elecciones, Macri fue el protagonista de un efusivo discurso donde, con pocos números, escasos anuncios, duras críticas a la oposición y un ambiente hostil, el presidente aseguró que los argentinos “estamos mejor que en 2015”, ya que resaltó que “este cambio es para siempre”. Sin embargo, una mujer lo interrumpió y se hizo escuchar.

Era Joana Picetti, quien en momentos en que Macri se refería al “terrible flagelo del abuso infantil”, ubicada frente al legislador Felipe Solá, levantó la voz y lo interrumpió. “Usted no es diputada ¿Podría retirarse del salón? En este recinto solo puede haber diputados y senadores”, la cruzó la vicepresidente, Gabriela Michetti, quien buscó tomar control de la situación y le pidió que se retirara. “Yo estoy acá por el voto de la gente, señores”, dijo la mujer emulando las palabras del primer mandatario.

Incluso, se conoció que Michetti realizará una denuncia penal la “diputada electa”. “La Presidente del Senado dispuso radicar una denuncia penal en su contra por posible infracción al artículo 241 del Código Penal (interferir una sesión del Congreso) y al artículo 239 del Código Penal (desobedecer a un funcionario público en el ejercicio de sus funciones)”, deslizaron fuentes oficiales y resaltaron que se abrirá un sumario interno para encontrar responsabilidades dentro del propio personal de seguridad que le permitió el ingreso.

“Es triste la no respuesta del gobierno. No entienden lo que le pasa a la gente, que no tiene trabajo ni le alcanza para vivir”, aseguró Picetti, luego del escándalo en el Parlamento, durante su presencia en el programa que conduce Gustavo Sylvestre y agregó: “Yo me dirigí a hablarle directamente al presidente de la Nación, pero no sé por qué saltó Michetti”.

En ese sentido, Picetti relató: “Estaba escuchando el discurso y en un momento comentó la gestión en relación a la lucha contra la violencia de género y agregó que defienden los derechos de los menores, y me indigné. Me parece incoherente lo que dijo y no pude evitar decirle que era mentira. Dicen que trabajan contra la violencia de género y soy una diputada del propio equipo (de Cambiemos) que todos violentaron con los recursos a su alcance. Usaron a mi hijos menores de edad para destruirme, crear una fake news” y añadió: “Al presidente le envié dos cartas contándole la situación y nunca me respondió”.

“Utilizaron mi historia familia porque estoy divorciada hace 11 años y mi exmarido me quiso dañar. Me hicieron una denuncia falsa para quitarme a mis hijos. Es del 2011 y está sobreseída tres veces. Fueron a buscar algo de mi pasado resuelto, porque no estaba condenada ni procesada por ningún delito”, dijo la “diputada electa” y apuntó: “Los servicios de inteligencia están incluidos. Utilizaron la identidad de mi hija menor de edad”.

Para finalizar, Picetti explicó: “Mi causa está en la Corte Suprema” y argumentó: “Me dirigí al Poder Ejecutivo, a Emilio Monzó, a la Corte Suprema, y nunca tuve respuestas. Confío en que, ahora, la Corte ponga orden”.