Noche de promesas: la ayuda que le ofreció el Gobierno a la UIA

Fuente: Archivo Créditos blandos y bajas de contribuciones son algunas de las alternativas Durante el día habían sonado las alarmas otra vez. El dólar había traspasado los $43 en la rueda cambiaria cerrada a las 15 y había alcanzado el pico histórico en la era de Mauricio Macri . Las reminiscencias de la corrida cambiaria…

Noche de promesas: la ayuda que le ofreció el Gobierno a la UIA

Fuente: Archivo

Créditos blandos y bajas de contribuciones son algunas de las alternativas

Durante el día habían sonado las alarmas otra vez. El dólar había traspasado los $43 en la rueda cambiaria cerrada a las 15 y había alcanzado el pico histórico en la era de

Mauricio Macri

. Las reminiscencias de la corrida cambiaria comenzaban a resurgir. Esa misma noche, la del jueves, el Gobierno se propuso escuchar en una cena reservada en un hotel de Puerto Madero la visión de los empresarios. La elección no pareció casual. El encuentro fue con los principales referentes de la industria nacional, el sector más golpeado de la economía en momentos en que la solución oficial pergeñada para frenar la divisa estadounidense volvía a ser una fuerte suba de tasas.

El jefe de Gabinete,

Marcos Peña

, fue el principal orador de un oficialismo que lució, según los presentes, “muy preocupado” por la situación del sector. No es para menos. El año pasado tuvo 61.000 trabajadores menos que en 2017, solo entre los registrados. Pese a la inquietud de Peña, lo secundó el ministro de Producción y Trabajo,

Dante Sica

, que esa misma mañana se había mostrado confiado en que el Gobierno sortearía las alarmas del día. Un día después partiría hacia la vendimia mendocina, donde confirmó que el epicentro de la crisis estaba quedando atrás.

De esa mesa con siete u ocho comensales participaron el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, y otros vicepresidentes de la entidad fabril, como Daniel Funes de Rioja, líder de la poderosa Copal (alimentos), y Luis Betnaza, hombre fuerte del Grupo Techint. También había representantes de las regiones y de las pymes, según contaron a LA NACION.


Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) Fuente: Archivo

En la reunión, de unas dos horas, el Gobierno buscó escuchar la actual situación de la industria y recabar posibles “paliativos” que podrían ayudar a minimizar la sangría en un contexto de estrechez fiscal. “Si uno no puede volar, por lo menos tiene que aterrizar”, ironizó uno de los presentes, que afirmó que nadie se atrevió a hacer vaticinios. “Desde el año pasado, nadie los hace”, aclaró. El dólar, las tarifas, las tasas de interés y la inflación fueron parte del intercambio de ideas.

Pese a las conversaciones existentes con los sindicatos, los empresarios sienten que las reformas estructurales se demorarán en un año de elecciones presidenciales complicadas para la Casa Rosada. Hubo sí tiempo para un repaso sector por sector y para que Peña, sin mostrarse “entregado ni trágico”, ratificara que la Argentina necesita dar un salto de calidad, cambiar paradigmas y dejar atrás el “asistencialismo del Estado para apostar a una mayor producción”.

Los industriales contaron que los números absolutos son menos malos que a fines del año pasado, tal como afirmó el Indec la semana pasada, pero nadie habló de una “victoria final” ni mucho menos. Un empresario se animó a describirlo con una metáfora médica: “Si teníamos 41° de fiebre, ahora tenemos 38°”, dijo. Todos coincidieron en describir un encuentro “franco”, pero en el que se dieron diagnósticos duros, con sectores que aún atraviesan situaciones “muy comprometidas”.

“Nadie de los que estaban alrededor de la mesa fue trágico. Sí se pidió que se digan las cosas y que se escuche. Las cosas se dijeron, de manera suave y elegante”, rescató un empresario. “Veremos si nos escuchan”, cuestionó otro, que describió que los funcionarios suelen ser “impermeables”.

No hubo, dijeron, ninguna decisión sobre apoyos políticos concretos, aunque entre los empresarios reconocieron que existe un clima de “decepción, bronca y resignación”. Los industriales señalaron que el calendario electoral entregará diferentes sensaciones cada domingo.

Peña dio su punto de vista sobre la situación económica, reconoció que se estaba pasando un mal momento y que existe una “preocupación grande”. Si bien admitió que el país tiene hoy grandes restricciones, remarcó ante los industriales que el oficialismo hará esfuerzos para minimizar el impacto de la actual recesión económica. Ya lo demostró con la Asignación Universal por Hijo (AUH) y, para los industriales, con créditos blandos y bajas de contribuciones a algunos sectores.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.