Sobrevivientes de Cromañón exigen la expropiación del predio

Sobrevivientes y familiares de víctimas de la tragedia de Cromañón presentaron hoy públicamente un proyecto de ley en el que le solicitan al gobierno porteño la expropiación del predio de Bartolomé Mitre 3060, escenario del recital del grupo Callejeros en el que en diciembre de 2004 murieron 194 personas.  Los familiares denunciaron que el Tribunal…

Sobrevivientes de Cromañón exigen la expropiación del predio

Sobrevivientes y familiares de víctimas de la tragedia de Cromañón presentaron hoy públicamente un proyecto de ley en el que le solicitan al gobierno porteño la expropiación del predio de Bartolomé Mitre 3060, escenario del recital del grupo Callejeros en el que en diciembre de 2004 murieron 194 personas. 

Los familiares denunciaron que el Tribunal Oral Penal 24, por decisión del juez Marcelo Alberó, decidió dar el control del predio a la empresa Zarelux S.A. que, afirmaron, responde a José Levy, dueño original del lugar y condenado a cuatro años y medio por la tragedia.

Los voceros de los familiares reclamaron el “urgente tratamiento” de la iniciativa ya que, señalaron, se pudieron constatar obras en el interior del exlocal bailable que podrían afectar lugares sensibles para la reconstrucción de aquella noche trágica. Los familiares también pidieron una reunión con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para ponerlo en conocimiento de la situación.

El proyecto, que fue presentado por los damnificados como “perfectible”, indicó que el inmueble de Cromañón, junto al espacio conocido como “santuario”, deben ser lugares protegidos “integralmente por el Estado” y pidieron que para ello se destine una “partida para su restauración y mantenimiento”.

La expropiación de bienes, contemplada por la ley 238, impone que cuando existiera un “fin público” el Estado puede hacerse de él, previa autorización legislativa y pago de una compensación que los dueños no pueden rechazar.

La iniciativa se presentó en conferencia de prensa, junto a la legisladora porteña del FIT Laura Marrone, quien aseguró que “ese lugar que es el emblema de la corrupción, que llevó a una de las mayores tragedias de nuestra ciudad y se llevó la vida –especialmente- de jóvenes, requiere de un espacio de memoria” y sentenció que “no puede volver a funcionar allí un local bailable. Este espacio debe ser expropiado por el Gobierno de la Ciudad y ofrecido a una comisión de familiares para su administración”.

En el proyecto, manifestaron que “la creación de un espacio integral para la memoria, significará para sobrevivientes y familiares, una instancia reparatoria; pero a la vez afecta al conjunto del pueblo de la ciudad y el país, toda vez que Cromañón marcó un antes y un después en la historia de la corrupción política y administrativa durante el periodo democrático” y sentenciaron que “se trata de un espacio para que las futuras generaciones puedan recordar lo que nunca más deberá ocurrir”.