Cartoneros imposibilitados de utilizar caballos manifestaron su descontento

Pasaron dos años des que una ordenanza municipal en Rosario prohibió el implemento de la tracción a sangre a los cartoneros de la zona y, desde ese entonces, prácticamente han desaparecidos los caballos de la calle. Sin embargo, los carreros evaluaron esta medida como sumamente contraproducente para el normal desarrollo de su labor.  En su…

Cartoneros imposibilitados de utilizar caballos manifestaron su descontento

Pasaron dos años des que una ordenanza municipal en Rosario prohibió el implemento de la tracción a sangre a los cartoneros de la zona y, desde ese entonces, prácticamente han desaparecidos los caballos de la calle. Sin embargo, los carreros evaluaron esta medida como sumamente contraproducente para el normal desarrollo de su labor. 

En su momento, la situación era crítica: un grupo de proteccionistas imprimió una fuerte presión para que se prohíba la utilización de los animales para realizar cargas forzadas, por lo que la Municipalidad buscó la solución e implementó el programa social “Andando”, en busca de mejorar las condiciones tanto de los trabajadores como de los caballos.

El mismo consistía en que los carreros entreguen los animales a cambio de dinero, donde al mismo tiempo recibirían asesoramiento en la generación de un emprendimiento productivo y distintas capacitación en oficios. La implementación tuvo una gran adopción y posteriormente fue desapareciendo la utilización de los animales en las tareas. 

Sin embargo, un tiempo después de la definición de esta medida, los cartoneros mostraron su descontento con la situación actual, ya que afirman que la pérdida del caballo tuvo que reemplazar la tarea en bicicleta, en moto o caminando, lo que implicó una considerable reducción en la capacidad de carga y se ve reflejado en ingresos mucho menores, además de un desgaste mayor en cada uno de los traslados. 

Uno de los ejemplos expuestos indica que en una jornada de cartón en el carro se llegaban a juntar unos 300 kilos de cartón, lo que significaba una ganancia de entre 300 y 400 pesos. En tanto, las nuevas implementaciones que desarrollaron los cartoneros los hacen trabajar todo el día (que empiezan desde las 4 de la mañana hasta largas horas de la noche) con la posibilidad de no traer más de 100 o 150 pesos.

Además, lejos de disminuirse, el número de cartoneros se ha multiplicado en los últimos dos años, ya que los relevos van desde 260 cartoneros hasta 700 que se apreciaron en esta ocasión. Según los indicadores, alrededor de 415 mil rosarinos (más del 30% de la población) se encuentra en situación de pobreza, lo que ha duplicado el número de indigencia. 

Actualmente, las organizaciones están negociando con la Secretaría de Medio Ambiente del municipio para poner en marcha una prueba piloto con cartoneros formalizados en su trabajo, con una propuesta para que los cartoneros se les asigne una misma ruta todos los días, que tengan uniforme, un complemento económico fijo y obra social.