El presidente de la Federación de Fútbol renunció por un curioso motivo

La crisis no terminó con la eliminación en la primera rueda del Mundial de Rusia. Aunque se confirmó la continuidad de Joachim Löw en el seleccionado, los problemas en el fútbol alemán son más profundos. Y políticos. Este martes el presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Reinhard Grindel, renunció a su cargo. Y el…

El presidente de la Federación de Fútbol renunció por un curioso motivo

La crisis no terminó con la eliminación en la primera rueda del Mundial de Rusia. Aunque se confirmó la continuidad de Joachim Löw en el seleccionado, los problemas en el fútbol alemán son más profundos. Y políticos. Este martes el presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Reinhard Grindel, renunció a su cargo. Y el motivo no deja de ser curioso por más de que las sospechas que pesan sobre él son aún más pesadas.

En medio de críticas por unas sumas percibidas de una subsidiaria de la federación, el dirigente anunció su dimisión por haber aceptado como regalo un reloj de 6.000 euros (6.700 dólares) por parte del ucraniano Hryhoriy Surkis, casualmente vicepresidente de la UEFA. En la conferencia telefónica, le informó a la junta directiva de la DFB que su renuncia tenía “efecto inmediato”.

Adiós. Reinhard Grindel es el segundo presidente consecutivo que deja su cargo. (Foto: Boris Roessler / dpa / AFP)

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

El ex tesorero de la federación y ex diputado alemán -que en sus inicios ejerció como periodista- presidía la federación desde abril de 2016. Ahora serán los vicepresidentes Rainer Roch y Reinhard Rauball quienes asumirán sus funciones de forma interina hasta la celebración de un congreso de la DFB en septiembre.

Estoy profundamente afectado por tener que dejar mi puesto como presidente de la DFB por un asunto así“, señaló Grindel, de 57 años, en un comunicado en el que admitió haber recibido el lujoso regalo, confirmando así lo que publicó el lunes el diario Bild.  Allí se indicó que lo había recibido por su cumpleaños hace un año y medio.

El presidente del DFB, Reinhard Grindel, renuncia a su cargo con efecto inmediato.

El vicepresidente Dr. Rainer Koch y Dr. Reinhard Rauball se ocuparán del cargo de forma interina. pic.twitter.com/iS2EKNlQsO

— Selección Alemana (@DFB_Team_ES) April 2, 2019

“No ofrecí ninguna contrapartida por este regalo. Asumí que estaba autorizado a aceptar el reloj como un regalo privado“, añadió, precisando que el vicepresidente de la UEFA Grigoriy Surkis “no tenía ningún interés económico con la DFB”. “Todos los que me conocen saben que no soy codicioso. No conocía la marca del reloj ni tenía idea de su valor”, subrayó.

Grindel, de 57 años, fue blanco de crecientes críticas durante su mandato. El semanario Der Spiegel publicó recientemente que el presidente no había hecho públicos ingresos de 78.000 euros (83.700 dólares) como presidente del consejo de vigilancia de la subsidiaria DFB-Medien Verwaltungs-Gesellschaft en los años 2016 y 2017. El departamento de comunicación de la DFB lo defendió y aseguró que declaró estos pagos al asumir la presidencia de la entidad.

Mirá también

Además, Grindel fue fustigado el año pasado por el manejo del escándalo en torno a la foto que se tomaron los internacionales Mesut Özil y Ilkay Gündogan con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Poco después, el jugador anunció su retiro de la selección y arremetió contra Grindel, quien posteriormente lamentó haber criticado a los jugadores.

Más recientemente, el presidente de la DFB tuvo que rectificar unas declaraciones interpretadas también como una crítica hacia Joachim Löw por la forma en la que dejó fuera de la convocatoria a los campeones del mundo Mats Hummels, Jerome Boateng y Thomas Müller.

“Asumí que estaba autorizado a aceptar el reloj como un regalo privado”, se lamentó. (Foto: REUTERS/Kai Pfaffenbach)

Grindel estaba al frente de la DFB desde abril de 2016 y es el segundo presidente consecutivo que debe dejar su puesto de manera prematura. Su predecesor, Wolfgang Niersbach, dimitió en noviembre de 2015 por las acusaciones de compra de votos para obtener la organización del Mundial de Alemania 2006, a través de un fondo secreto de 10 millones de francos suizos (6,7 millones de euros).

Mirá también

Fuente: agencias