Fitch y los malos pronósticos para la economía argentina en 2019

Fitch es una de las calificadoras de riesgo internacional de mayor prestigio a nivel mundial y hace estimaciones sobre cómo se desenvolverán las economías para informar a distintos inversores. Las noticias para nuestro país no son buenas.  “Un ciclo electoral incierto e impredecible en Argentina también podría generar volatilidad e introducir riesgos a la baja…

Fitch y los malos pronósticos para la economía argentina en 2019

Fitch es una de las calificadoras de riesgo internacional de mayor prestigio a nivel mundial y hace estimaciones sobre cómo se desenvolverán las economías para informar a distintos inversores. Las noticias para nuestro país no son buenas. 

“Un ciclo electoral incierto e impredecible en Argentina también podría generar volatilidad e introducir riesgos a la baja para la agenda de la reforma”, alertó la compañía.

En este sentido, afirmó que “el proceso de ajuste económico de Argentina ha sido mixto, con el balance de riesgos todavía inclinado hacia abajo” y añadió que “el gobierno cumplió su objetivo de déficit primario de 2018 acordado con el FMI, pero una mayor baja podría ser cuestionada por la continua contracción económica“.

Con respecto al objetivo principal del Presupuesto de 2019, la calificadora sentencia: “Esperamos que Argentina pierda su meta de balance primario este año. El progreso en el ajuste externo también se retrasó en 2018, mientras que la desinflación fue más lenta de lo esperado”, consideró.

También hace mención a los factores externos que presionan sobre nuestra economía, donde “la volatilidad de los precios de los productos básicos, una desaceleración de China más rápida de lo anticipado, tensiones en el comercio internacional y un endurecimiento más rápido de lo esperado de las condiciones de financiamiento internacional“.

Esta claro que esto afecta al conjunto de los mercados emergentes, en particular en la región “Brasil, Argentina, Ecuador y Costa Rica, están en proceso de consolidación fiscal plurianual. Sin embargo, los riesgos de implementación seguirán siendo pronunciados en medio del lento crecimiento. El no continuar con la consolidación afectará la capacidad de los países para estabilizar su carga de deuda y reducir las necesidades de financiamiento“, afirmó. 

En esta nota: