Un preso con doble nacionalidad consiguió renunciar a la ciudadanía argentina para ser expulsado del país

El juez federal de La Plata, Alberto Recondo, aceptó el pedido de un preso dominicano de renunciar a la ciudadanía argentina para poder ser expulsado del país luego de cumplir la mitad de la pena en la Unidad Penal 9 de La Plata.Se trata de Gerson Fernández Ramos, un ciudadano de República Dominicana, que ya…

Un preso con doble nacionalidad consiguió renunciar a la ciudadanía argentina para ser expulsado del país

El juez federal de La Plata, Alberto Recondo, aceptó el pedido de un preso dominicano de renunciar a la ciudadanía argentina para poder ser expulsado del país luego de cumplir la mitad de la pena en la Unidad Penal 9 de La Plata.

Se trata de Gerson Fernández Ramos, un ciudadano de República Dominicana, que ya había conseguido la ciudadanía argentina cuando el 14 de febrero de 2011 le pegó una y otra vez en la cabeza y en otras partes del cuerpo a su pareja con la culata de una pistola, provocándole una fractura en una mano y otra en la pelvis y la pérdida de cabellos por tirarla de los pelos.

El agresor también le pegó al hijo en común, menor de edad, cuando intentó interceder. El hombre intentó así matar a su mujer, pero el llamado de un vecino y la llegada de los policías se lo impidieron, según puntualizaron los integrantes de la Sala I de Casación Penal bonaerense cuando confirmaron en 2015 la sentencia impuesta.

El año pasado, cuando Gerson cumplió la mitad de la pena, la jueza de Ejecución Penal 1 de La Plata resolvió el “extrañamiento”, es decir la expulsión, pero el 1 de noviembre de 2018 le informaron que Migraciones no podía enviarlo a República Dominicana porque el detenido tenía ciudadana local: para la ley era argentino y entonces no se lo podía expulsar de su propio país.

En ese momento comenzó un ida y vuelta judicial entre diversas áreas del Estado. El juez Recondo le preguntó a Gerson si quería renunciar a la ciudadanía argentina para luego ser expulsado hacia su país de origen y el condenado ratificó ese deseo. Sin embargo, el fiscal Guillermo Ferrara se opuso al asegurar que según pronunciamientos de la Corte Suprema de Justicia y la Cámara Nacional Electoral “no se encuentra prevista la posibilidad de renunciar a la ciudadanía argentina”.

Entonces, el magistrado le dio intervención a la Procuración del Tesoro de la Nación y del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos para que se expidan al respecto, pero esos organismos no quisieron pronunciarse al respecto.

En ese escenario, el juez Recondo consideró que “la pérdida de la ciudadanía argentina no operará como sanción -lo cual violentaría elementales normas constitucionales- sino que ha sido solicitada por el interesado en su propio beneficio“.

Además, recordó que la Constitución Nacional en su artículo 19 establece que “ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley ni privado de lo que ella no prohíbe“. Y también citó la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención Americana de Derechos Humanos, que tienen jerarquía constitucional, que establecen que “a nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiarla”.

En las próximas horas, entonces, si nadie más se opone, Migraciones deberá trasladar a Gerson desde la Unidad Penal 9 de La Plata hasta el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y de allí en custodia hasta República Dominicana.