Unos 146 mil niños y adolescentes tienen a algún integrante de su hogar

Un total de 146.112 niñas, niños y adolescentes (1.12%) pertenecen a un hogar que tiene a algún integrante de su familia preso y esta particularidad “incrementa sus posibilidades” de ser pobres, pasar hambre, tener un mal rendimiento escolar, sufrir violencia o no tener acceso a una cobertura de salud, según un nuevo relevamiento de la…

Unos 146 mil niños y adolescentes tienen a algún integrante de su hogar

Un total de 146.112 niñas, niños y adolescentes (1.12%) pertenecen a un hogar que tiene a algún integrante de su familia preso y esta particularidad “incrementa sus posibilidades” de ser pobres, pasar hambre, tener un mal rendimiento escolar, sufrir violencia o no tener acceso a una cobertura de salud, según un nuevo relevamiento de la Universidad Católica Argentina (UCA) difundido el viernes.

Esta fue la principal conclusión del informe “Infancias y Encarcelamiento. Condiciones de vida de niñas, niños y adolescentes cuyos padres o familiares están privados de la libertad en la Argentina”, que elaboró el Observatorio de la Deuda Social y el Barómetro de la Deuda Social en la Infancia de la Universidad Católica Argentina junto a la oficina regional de Church Word Service (Cwslac).

“Tener un familiar o referente adulto privado de la libertad genera cierto impacto negativo en las condiciones de vida de niñas, niños y adolescentes (…) en el contexto de una población que se encuentra en una situación considerablemente vulnerable, lo cual opera acentuándola”, concluyó el informe.