Las cuatro claves de la economía que viene

Por Alejandro Mayoral Guillermo Toranzos TorinoAnalistas económicosLa incertidumbre sobre el futuro económico social requiere de la experiencia histórica para tomar decisiones y resolver los problemas de corto plazo. A los efectos de analizar la perspectiva del riesgo futuro país, podemos dividir el pasado reciente en cuatro períodos. Mirá también Newsletters Clarín Qué pasó hoy | Te…

Las cuatro claves de la economía que viene

Por Alejandro Mayoral Guillermo Toranzos Torino

Analistas económicos

La incertidumbre sobre el futuro económico social requiere de la experiencia histórica para tomar decisiones y resolver los problemas de corto plazo. A los efectos de analizar la perspectiva del riesgo futuro país, podemos dividir el pasado reciente en cuatro períodos.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En los años 80, en el marco de la dinámica de la economía mundial, la economía argentina no tuvo un buen desempeño. El comportamiento del PBI fue negativo y fluctuante, y el promedio de la década registró una caída del -1,6%. El déficit fiscal promedio fue del -7,4%. En cuanto al déficit de cuenta con respecto al PBI, tuvo una media de -3,1%, aproximadamente. Los términos de intercambio promedio fueron relativamente bajos. El tipo de cambio real era más alto que en los 90 y que ahora. La deuda externa argentina fue elevada con relación a los 90, si bien a finales de esta última década subía en forma considerable, lo cual se refleja en el decenio siguiente, en el cual alcanza el 75,9% del PBI, en el marco del default declarado en el 2001.

En los años 90, el PBI presentó un crecimiento promedio del 4,1%, y el déficit fiscal se reduce, alcanzando un promedio del -2,0% del PBI, mientras que el déficit de cuenta corriente cae al -2,5% y es financiado por la cuenta capital, a través de fuertes inversiones directas en el marco del programa de estabilización que se implementó en el año 1991. La confianza que generó el programa y mejora de la productividad compensaron un tipo de cambio real más bajo, como los términos de intercambio, en un contexto con alta tasas de interés reales en los Estados Unidos. No obstante, la tasa riesgo país se mantuvo alta, 10,9 puntos porcentuales, por la inercia de fines de los 80 y desconfianza al sistema monetario vigente.

En los 10 primeros años del 2000, como consecuencia de abandonar la convertibilidad y del default, en un contexto externo de reducción de la tasa de interés de los Estados Unidos y de un cambio estructural en la economía mundial, con la aparición de China, se produce una mejora en los términos de intercambio y en el tipo de cambio real. En este período la variación del PBI promedio fue del 2,6%, el déficit fiscal se transforma en positivo, 0,4%, y el de cuenta corriente de la balanza de pagos fue positivo en un 2,4% debido a la mejora en la balanza de mercancías a partir de los mejores precios en los commodities y por la vigencia del default. El riesgo país promedio estuvo en 11,5 puntos porcentuales, debido a su fuerte crecimiento durante la crisis subprime.

En los últimos 9 años, se observó un comportamiento errático del producto, y su desempeño muestra una caída en el nivel de crecimiento a una tasa promedio del 1,6%, en un contexto en el cual el déficit fiscal vuelve a crecer al -3,6% y con déficit en la cuenta corriente promedio del -1,1%, con fuerte tendencia a subir, ya que en el 2017 y 2018 sobrepasó el 5% del PBI.

Mirá también

Adquiere relevancia la reducción del superávit de la balanza comercial y su déficit en el 2017, afectada por importante pérdida de la cosecha de granos. Lo expuesto se produce en un contexto de tasa de interés real del bono a 10 años de los Estados Unidos no significativamente alta, buenos términos de intercambio con relación a los primeros 10 años de 2000 y una caída en la apertura de la economía. La deuda externa, si bien se redujo en promedio, con respecto a la década anterior, se registró un fuerte aumento durante los años 2017/ 2018. La apertura económica bajó con respecto a la década anterior.

El riesgo país estimado fue de 6,3 puntos porcentuales.  Al día de hoy, la situación internacional en cuanto a conflictos comerciales ya ha sido en cierta medida descontada en el comportamiento de los mercados. Por otra parte, la tasa de interés de los bonos americanos es posible que siga levemente positiva en términos reales, lo cual favorece el precio de los commodities. El tipo de cambio real debería subir, a la luz del nivel de endeudamiento externo creciente en el corto plazo. Si bien se puede esperar una mejor performance de la balanza comercial, a partir de la recesión y de la mejora en exportación de productos agrícolas y agroindustriales, principalmente. 

Mirá también

El nivel de la deuda externa llevará indefectiblemente a una reprogramación de la misma con el Fondo Monetario. Se debería esperar que, aun con la permanencia de la actual administración o una variante moderada tal como el Peronismo Federal, a este indicador de riesgo país le resulte difícil traspasar hacia abajo los 6,5 puntos porcentuales en los próximos dos años. Este piso se elevaría por encima de 10 puntos si los mercados no confían en la forma de conducir la administración, ya que la reprogramación se haría en un clima de demandas sociales crecientes de corto plazo y modalidades poco amistosas en la relación con los mercados e instituciones internacionales.

Mirá también

En base a lo expuesto se pueden sacar algunas conclusiones adicionales sobre el crecimiento sustentable a largo plazo:

1) Por el errático comportamiento económico y político de la Argentina, el país amplifica los ciclos negativos internacionales en comparación con otros países similares.

2) La única forma de bajar el riesgo país, y por lo tanto la tasa de interés, es reducir la deuda respecto del PBI, para lo cual es necesario crecer con las exportaciones. Se debería contar con un tipo de cambio real efectivo más alto, evitándose sub o sobrevaluaciones bruscas.

3) Mantener el déficit fiscal en valores bajos en relación al PBI, altos valores de déficits gemelos son incompatibles con la estabilidad y el crecimiento.

4) No hay forma de crecer sin sustituir dólares financieros por dólares de inversiones directas, para bajar costos estructurales y mejorar el tipo de cambio real, en el marco de acuerdos y programas convergentes adicionales.

Se debe concluir que si no se consigue reducir la inflación a niveles de un dígito anual, resultará poco factible el flujo de inversiones productivas, y por lo tanto la exportación no tendrá cambios estructurales que mejoren su performance. El riesgo país será un indicador clave para evaluar esta situación.

DK