“¡No seas impertinente y no me lleves por delante!” ¡Luciano Castro tuvo un durísimo cruce con…!

De acuerdo a la sabiduría popular, cada casa es un mundo, una manera simple de decir que cada pareja maneja sus propios códigos y lo que opinen los demás no tiene ninguna importancia; por supuesto, en el caso de los famosos es aún más complicado porque además de tener que escuchar consejos de familiares y…

“¡No seas impertinente y no me lleves por delante!” ¡Luciano Castro tuvo un durísimo cruce con…!

De acuerdo a la sabiduría popular, cada casa es un mundo, una manera simple de decir que cada pareja maneja sus propios códigos y lo que opinen los demás no tiene ninguna importancia; por supuesto, en el caso de los famosos es aún más complicado porque además de tener que escuchar consejos de familiares y amigos deben soportar el acoso permanente de la prensa que quiere conocer todos los detalles de cualquier posible ruptura amorosa.

Esto lo sabe, por ejemplo, muy bien Yanina Latorre: cuando se divulgaron fotos de su marido junto a Natacha Jaitt una parte considerable de la prensa aprovechó para castigar duramente a la panelista estrella de Ángel de Brito; algo similar vivió, meses atrás, Sabrina Rojas cuando se conoció su crisis con Luciano Castro: al parecer, la imponente modelo y el rudo actor estaban al borde mismo de la separación.

Afortunadamente la crisis parece haber pasado y el protagonista de “100 días para enamorarse” volvió a Buenos Aires junto a su despampanante mujer luego de haber disfrutado un merecido descanso en las playas de México; el problema es que en el aeropuerto estaba el cronista de Los ángeles de la mañana y todo terminó en un intercambio verbal que comenzó siendo gracioso y terminó envuelto en mucha tensión:

Sabrina Rojas: “La pasamos bien. Fuimos al Caribe. No hay forma de pasarla mal. Siempre hacemos un viaje solos y después de tanto tiempo con los niños, que fuimos y vinimos, decidimos hacerlo. El amor fue más. Seguro tengamos muchas más crisis, como una familia normal. Por eso siempre digo que no festejemos mucho, que capaz en un año nos pasa de nuevo. Ojalá que no. Lo del hackeo fue verdad. Soy una mina que soy cero escándalo en mi vida. Detestamos todas estas cosas. Nadie es perfecto. Uno se enamora y se desenamora. Es así. No hubo infidelidades, pero te soy sincera. Si las hay, que te hace pensar que voy a contarte que un día me fui con un chongo”.

Cronista: “¿Y la pelea, Luciano?”.

Luciano Castro: “Yo no hablo. No seas impertinente y no me lleves por delante“.