TN, ganador de dos medallas en el New York Festivals

Fue premiado en la prestigiosa competencia por los documentales “Tocar para vivir, los sonidos del éxodo” en la categoría “Human Concerns”, y “Refugiados del hambre”, en el rubro “Human Rights”.Publicada: 10/04/2019, 09:00hs.Estos son los premios que TN recibió en el Festival de Nueva York.TN recibió dos medallas en el prestigioso New York Festivals, en el…

TN, ganador de dos medallas en el New York Festivals

Fue premiado en la prestigiosa competencia por los documentales “Tocar para vivir, los sonidos del éxodo” en la categoría “Human Concerns”, y “Refugiados del hambre”, en el rubro “Human Rights”.

Estos son los premios que TN recibió en el Festival de Nueva York.

TN recibió dos medallas en el prestigioso New York Festivals, en el que compiten las mejores producciones de cine y televisión de 50 países. Fue galardonado por los documentales “Tocar para vivir, los sonidos del éxodo” -de Nelson Castro– en la categoría “Human Concerns” y “Refugiados del hambre”, – de Maru Duffard y Gastón Cavanagh– en la categoría “Human Rights”.

“Tocar para vivir, los sonidos del éxodo”

Retrata la historia de los integrantes de Latin Vox Machine, la orquesta de músicos venezolanos exiliados que se armó en la Argentina. Muestra la vida de sus miembros, que escaparon de la brutal crisis de su país para seguir sus sueños.

La orquesta está compuesta por músicos académicos que tuvieron que dejar su tierra para venir a la Argentina, empezar de nuevo y seguir su sueño de vivir de la música. El documental muestra el infierno del que se fugaron y cómo llegaron a tocar a sala llena en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

“Refugiados del hambre”

El informe de Telenoche y TN.com.ar revela las duras historias de miles de familias que escapan de la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela y que llegan hasta la ciudad brasileña de Boa Vista, uno de los lugares más pobres de ese país, donde viajaron Maru Duffard y Gastón Cavanagh.

Los refugiados se instalan como pueden en carpas, plazas y refugios. A pesar del viaje de casi 900 kilómetros desde Venezuela, el agobiante calor, las enfermedades y de la inseguridad prefieren estar allí que en su tierra natal, ya que reciben tres comidas diarias.