La camaleónica Madonna está de regreso más fashionista que nunca

Fue tapa de Vogue más veces que la más cotizada de las supermodelos y musa del modisto frances Jean Paul Gaultier quien la vistió para una de sus giras con sus corsets con conos. Versace la contrató para una de sus campañas y marcó tendencia con cada uno de sus looks arriba y abajo del…

La camaleónica Madonna está de regreso más fashionista que nunca

Fue tapa de Vogue más veces que la más cotizada de las supermodelos y musa del modisto frances Jean Paul Gaultier quien la vistió para una de sus giras con sus corsets con conos. Versace la contrató para una de sus campañas y marcó tendencia con cada uno de sus looks arriba y abajo del escenario. No hay otra mujer en la industria del showbusiness tan ligada a la moda como Madonna. O Madame X, como se hace llamar desde ayer, cuando lanzó Medellin, el primer corte de su nuevo disco, en donde seduce a Maluma.

En el video no sólo muestra un espectacular y muy variado vestuario, sino que además cambia su color de pelo de castaño muy oscuro a rubio platinado. A lo largo de los seis minutos que dura el tema lleva una falda midi una camisa blaca y corbata, un strapless escotado, una bata se seda larga con plumas (se supo que es del español Palomo Spain) y un vestido de novia con un sombrero cowboy y un guante rojo.

La relacion entre Madonna y la moda comenzó el mismo día en que Louis Veronica Ciccone decidió ser cantante. En los 80, años de Like a Virgin, impuso looks con tules, encajes, guantes cortados, camisetas rotas y crucifijos. LLevó el pelo corto, rubio y enrulado y los labios rojos.

La primera Madonna, encajes, crucifijos y mucha irreverencia.

En los 90, cuando lanzó Erótica, se mostró más sexy e hizo de la lencería más hot su fetiche. Fue cuando además publicó el libro Sex junto a Steven Meisel, el famoso fotógrafo de Vogue Italia. También se vistió con trajes masculinos, con looks retro a lo Evita y llegó al 2000 con un estilo más étnico y el pelo oscuro, en los años de Ray of Light. Pero como la década es larga y Madonna siempre fue camaleónica, también tuvo su época western cuando hizo Music y luego impuso el estilo disco, con bodys, botas altas y camperas acharoladas cuando hizo Confessions of a dance floor. Cada disco fue un nuevo juego con la moda para la reina del pop.

Madonna en portadas de Vogue de diferentes países a lo largo de su carrera.

En los años siguientes no hubo marca de lujo que no quisiera ligarse a Madonna. Los italianos Dolce & Gabbana no sólo la vistieron en muchas ocasiones sino que la tuvieron en una de sus campañas (el modelo argentino Lucho Jacob estuvo alli con ella). Ricardo Tisci, el diseñador de Givenchy, le hizo trajes espectaculares para sus shows y la vistió con un modelo negro transparente en la gala de moda del Metropolitan Museum en 2016 que fue un escándalo (palabra que Madonna adora). Y Alessandro Michelle, el hombre detrás de Gucci, fue quien armó su vestuario gitano para su gira Rebel Heart.

Campaña primavera-verano 2010 de Dolce Gabbana, inspirada en el realismo italiano.

Pero todavia hay más si de Madame X y la moda se trata ya que creó una colección con su nombre para las tiendas H&M y tiene su propia línea de cosmética para la piel llamada MDNA. ¿Acaso esperaban menos?

La línea de cuidados para la piel se sumó a un portafolio de productos de Madonna, que incluye su lencería “Material Girl” y su reconocida fragancia “Truth or Dare”.