Análisis | La secuela de Jumanji es pura aventura para toda la familia

El éxito de “Jumanji: En la Selva” (Jumanji: Welcome to the Jungle, 2017) sorprendió a más de uno. La secuela/reboot dirigida por Jake Kasdan supo captar la esencia de la original y el sentido de aventura y compañerismo del libro de Chris Van Allsburg, presentando a un nuevo grupo de personajes que se atrevieron a…

Análisis | La secuela de Jumanji es pura aventura para toda la familia

El éxito de “Jumanji: En la Selva” (Jumanji: Welcome to the Jungle, 2017) sorprendió a más de uno. La secuela/reboot dirigida por Jake Kasdan supo captar la esencia de la original y el sentido de aventura y compañerismo del libro de Chris Van Allsburg, presentando a un nuevo grupo de personajes que se atrevieron a explorar los estereotipos y los tropos del universo videojueguil, cuando la historia cambió el clásico juego de mesa por un fichín ochentoso. El suceso comercial propició esta continuación casi inevitable, aunque la trama no parece tener la excusa suficiente para volvernos a introducir al peligroso e impredecible universo de Jumanji.

La historia de “Jumanji: El Siguiente Nivel” (Jumanji: The Next Level, 2019) nos lleva varios años después de la primera incursión y encuentra a Spencer (Alex Wolff), Anthony (Ser’Darius Blain), Martha (Morgan Turner) y Bethany (Madison Iseman) lidiando con su nueva vida universitaria, cada uno por su cuenta. Los amigos planean una reunión en Brantford, pero tras volver a su casa desde Nueva York y reencontrarse con su mamá y su abuelo Eddie (Danny DeVito), Spencer comienza a dudar sobre su presente y su futuro, sopesando la posibilidad de volver a Jumanji y convertirse en el Dr. Bravestone (Dwayne Johnson), donde creía tener un verdadero propósito.

Este es el comienzo de la aventura para los compañeros que, al descubrir la locura que cometió su amigo, no dudan (bueno, un poquito sí) en seguirle los pasos hacia la selva. El problema es que el juego había quedado destruido y su funcionamiento no es tan confiable, por eso la partida viene aparejada con varios cambios. El mundo de Jumanji sigue en peligro y una nueva misión obliga a los héroes a enfrentarse con Jurgen the Brutal (Rory McCann), un caudillo arrogante, responsable del asesinato de los padres de Bravestone. Este antagonista también se robó la “Falcon’s Heart”, una joya mágica que podría acabar con toda la vida de este universo.

A los protagonistas no les queda otra que seguir el juego e intentar encontrar a Spencer entre los peligros, el problema es que los escenarios siguen cambiando, así como las reglas y los jugadores. ¿Lo qué? Como dijimos, el videogame no funciona adecuadamente y puede que el grupo también haya sufrido sus alteraciones. Este recurso es lo más destacado de la secuela que logra reinventarse una vez más, aunque no tome demasiados riesgos. “Jumanji: El Siguiente Nivel” es una aventura básica para toda la familia y se apega a una estructura ya explorada y conocida para ampliar un poco más su universo, jugando con las características de sus avatares, siempre en oposición a las verdaderas cualidades de sus alter egos de carne y hueso.  

Jugate conmigo 

Dwayne Johnson, Jack Black (Sheldon “Shelly” Oberon), Kevin Hart (Franklin “Mouse” Finbar) y Karen Gillan (Ruby Roundhouse) se llevan la tarea más complicada por segunda vez, pero las intervenciones de Danny DeVito y Danny Glover -como Milo Walker, un viejo amigo de Eddie- también nos dejan en claro que no hay edad para la aventura. Entre catástrofes y mandriles asesinos, los protagonistas y el público aprenden una valiosa lección y ahí reside el mayor éxito de la película.

El triunfo de Kasdan -que repite tras las cámaras y en la coescritura del guión- es la química que establece entre los personajes, quienes logran volver a dejar sus diferencias de lado para trabajar en un bien común, en este caso, también su amistad. Los estereotipos vuelven a jugar un papel importante, pero el humor se desprende, justamente, de las inconsistencias que se establecen entre ésta y la primera aventura. Por lo demás, “Jumanji: El Siguiente Nivel” es una historia básica, pero divertida. Bien llevada por la acción y los protagonistas, con una buena ayudita de los efectos especiales.

Cambiaron las reglas del juego 

Podemos reprocharle el formulismo y la inevitabilidad de dejar la puerta abierta para una nueva secuela (los números de la taquilla, aunque inferiores a su predecesora, la respaldan), pero no los buenos hallazgos de sus realizadores al incorporar a los Dannys y a la genial Awkwafina como Ming Fleetfoot, un nuevo personaje del juego indispensable para este relato. En definitiva, esta es una aventura familiar que cae como anillo al dedo durante las vacaciones de verano, un reducto ideal para los chicos y los más grandes que también pueden disfrutar del momento.

En esta nota:

  • Jumanji: El Siguiente Nivel