Riquelme, Riquelmo, Riquelmy, Rikelme: el boom de los jugadores brasileños inspirados en el ídolo de Boca

El registro de datos del Gobierno nacional informa que en la década comprendida entre 2000 y 2010 nacieron 25.128 chicos argentinos a los que llamaron Santiago. Es el nombre más popular de ese lapso en el que llegaron al mundo más de 23 mil Juan Ignacio, 22 mil Joaquin o 13.969 Nicolás. Entre las nenas,…

Riquelme, Riquelmo, Riquelmy, Rikelme: el boom de los jugadores brasileños inspirados en el ídolo de Boca

El registro de datos del Gobierno nacional informa que en la década comprendida entre 2000 y 2010 nacieron 25.128 chicos argentinos a los que llamaron Santiago. Es el nombre más popular de ese lapso en el que llegaron al mundo más de 23 mil Juan Ignacio, 22 mil Joaquin o 13.969 Nicolás. Entre las nenas, el nombre más repetido es Valentina con 35.377 casos seguido de Martina (28.962), Sofía (22.644), 17.844. En ese mismo período, entre 2000 y 2010 en Brasil nacieron 15.037 Riquelme.

El hilo empieza a recogerse ahora, 20 años después, cuando aparecen 11 jugadores con el nombre del actual vicepresidente de Boca en la tradicional Copa Sao Paulo de Fútbol Junior.

La Copinha es un torneo Sub 20 que se disputa desde 1969 en los primeros días del año y que suele tener mucha audiencia en Brasil ya que es un bálsamo en el único tramo en los 365 días en los que no hay torneos oficiales.

“A mi mamá, doña Andrea, no le gustaba mucho, pero terminó aceptando”, dice Riquelmy Mendes Araujo, delantero del Cruzeiro, de 17 años. A su lado está un compañero de equipo, Riquelmo Alves Lima, de la misma edad. “Mi padre es fanático del fútbol y le gustaba mucho la manera en que jugaba Riquelme. Terminó eligiendo ese nombre para mí, con una mínima diferencia. Y pensó que si Dios quiere yo me puedo convertir en un jugador como él”, dice Riquelmo.

“Yo no soy tan parecido -advierte Riquelmy-. Riquelme jugaba mucho y le pegaba bien en los tiros libres. Como él no juega en mi posición, no hay muchas similitudes. Mi inspiración es el Lewandowski, porque él hace muchos goles”.

Riquelmo Alves Lima, del Cruzeiro.

Riquelmo y Rikelmy serán los dos representantes del equipo de Belo Horizonte en la Copinha, pero en el plantel hay otros dos jugadores que llevan una marca similar: Riquelme Mendes Figueiredo, de 17 años y Rikelme Hernandes Amorim Rocha, de 16.

Las razones de este fenómeno son dos: el fanatismo de los brasileños por un futbolista que en la primera década de 2000 supo brillar y tener actuaciones superlativas justamente en sus tierras. Y de la mano de esta locura, la amplitud que existe en el registro civil brasileño para aceptar nuevos nombres.

El acta de nacimiento de Riquelmy Mendes Araujo, uno de los cuatro jugadores de la sub 17 del Cruzeiro cuyo nombre homenajea al crack de Boca.

“Es gracioso, a veces hay generaciones enteras que llevan el nombre de un jugador o un actor; una vez tuvimos seis jugadores que se llamaban de Caua, una estrella de una telenovela de TV Globo”, le dijo a Reuters Alexandre Grasseli, entrenador de la Sub 17 del Cruzeiro en la que juegan Riquelme, Riquelmo, Riquelmy y Rikelme.

De acuerdo a un informe del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística entre 2000 y 2010 (el esplendor del ex crack de Boca) se registraron 15.037 casos de chicos nacidos en Brasil bajo el nombre de Riquelme o alguna de sus variantes, lo que implicó un crecimiento de 6.894% respecto de la década anterior.

Riquelmy Oliveira Fernandes, en sus inicios en Atlético Mineiro; actualmente es jugador del Sao Caetano.

En Argentina, sólo 4 chicos fueron llamados Juan Román en 1978. Uno de esos nació en Don Torcuato y para gran parte de los hinchas de Boca es el máximo ídolo de la historia del club. El pico de inscripciones de Juan Román en el registro civil fue en 2002 año en el que llegaron al mundo 193 chicos con esa combinación de nombres. No hace falta hurgar demasiado para encontrar la explicación: el Boca de Carlos Bianchi venía de salir bicampeón de la Libertadores (2000/2001) y campeón del mundo ante Real Madrid.

En la década de 2000 no hay nombres vinculados a futbolistas entre los más populares de Argentina.

El segundo año de mayor popularidad del nombre Juan Román en Argentina fue en 2008 (168 nacimientos), un año después del regreso con gloria del 10 con una nueva Libertadores.

Vale una aclaración: el Registro Civil nacional no acepta la opción Riquelme como nombre válido para llamar a una persona.

La combinación de los nombres Juan Román tuvo sus picos de popularidad en 2002 y 2008.

En Brasil, tudo legal. Por eso las actuaciones brillantes de Román en el Parque Antártica contra el Palmeiras en 2000 y 2001 o los triunfos en las series coperas contra Corinthians y Fluminense o el recordado baile que le dio al Gremio en la final de la Libertadores 2007, aquella en la que desfiló con los shortcitos amarillos, derivaron en un boom identitario.

Veinte años más tarde, alguno de esos miles de Riquelme siguieron los pasos del jugador fetiche. En la Copinha son 11: Riquelmo y Riquelmy (Cruzeiro), Riquelme (Fortaleza), Rikelmi (Juventus), Riquelmy, Rikelme (Suzano), Riquelme (Vasco), Riquelme, Adrian Riquelme, Riquelme Ramalho (Nova Iguaçu) y el caso más paradigmático, el de Aimar Riquelme, jugador del Trem Desportivo Clube que une en su documento a un crack de River y otro de Boca.

Rykelmo de Souza Viana, de Flamengo, falleció en el incendio ocurrido en febrero en el predio del club Carioca.

Y hasta hubo un caso dramático: Rikelmo de Souza Viana, de 16 años, fue una de las 10 víctimas fatales en el incendio ocurrido en febrero en la ciudad deportiva del Flamengo

Riquelme de Carvalho Araújo Viana, del Vasco da Gama.

Ente los futbolistas inspirados en Juan Román, el más famoso es Riquelme Carvalho Araújo Viana, del Vasco da Gama. Nació en Barra Mansa, al suroeste de Río de Janeiro, tiene 16 años, juega de lateral izquierdo y ya está bajo la órbita de agentes que trabajan con el padre de Neymar. Según informan los medios brasileños, Benfica y PSG ya habrían sondeado al juvenil que jugó en la sub 17 de Brasil y que tiene contrato en Vasco hasta 2021.

Más allá de los 11 que juegan la Copinha, la cuenta crece: según la Confederación Brasileña de fútbol hay 110 futbolistas registrados como Riquelme, otros 41 cuyo documento dice Rikelme más otras variantes menores como Riquelmo y, la más extraña, Rykelme.

El ADN futbolero que Riquelme dejó en Brasil

El penal convertido en Morumbí en la definición de la final de la Libertadores 2000 ante Palmeiras, el liderazgo que tuvo un año después y contra el mismo rival en unas semifinales durísimas que arrancaron cuesta arriba en la Bombonera. Román se puso el equipo al hombro y también dejó su huella con un gol y una actuación memorable.

Esa del 13 de junio de 2001 en Parque Antártica es sin duda de las mejores funciones en la vida de Riquelme: el 10 parecía en el aire y sacarse de encima rivales a la carrera. Cubría la pelota, hamacaba el cuerpo y sacaba el latigazo contra el palo en el momento justo para el 2-0 parcial como visitante. El equipo paulista reaccionó y llevó la semifinal a los penales: allí Román se hizo cargo del primer disparo y no falló. A esa semi, el equipo de Bianchi había accedido tras un triunfo contra otro brasileño, Vasco da Gama: fue 1-0 en Río de Janeiro y 3-0 en la Boca. Después gritaría bicampeón en la final frente a Cruz Azul.

El 8 de junio de 2005 fue otra actuación descollante de Román contra brasileños. Esta vez, con la camiseta argentina y en el estadio Monumental por las Eliminatorias rumbo al Mundial de Alemania, Riquelme, que llegaba sin ritmo por problemas internos en el Villarreal, recibió el aval de José Pekerman, saltó a la cancha y la rompió: metió dos golazos en el triunfo 3-1 ante la verdeamarelha.

En 2007, su vuelta a Boca llegó con la sexta conquista de la Libertadores. Y otra vez los brasileños aparecieron con el villano elegido por el número 10. Contundente serie final ante Gremio con un global de 5-0 para la consagración del equipo que dirigía Miguel Angel Russo.

Román, que ya había brillado en los cuartos ante Libertad y en las semis frente al Cúcuta (recordado golazo de tiro libre en medio de la niebla) fue el maestro de ceremonia tanto en la Bombonera como en Porto Alegre, con un grito de local para el 3-0 y los dos goles de visitante para el 2-0 que liquidó la historia.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA