Cheyenne Woods: “El golf está muy dominado por machos blancos”

Es mujer, negra, golfista y sobrina de Tiger Woods. Cheyenne Woods sabía en el ambiente en el que iba a moverse y ahora, a poco de cumplir 30 años, no tiene reparos en decir lo que piensa.”Un ambiente blanco dominante era la norma y todavía el golf está muy dominado por los machos blancos. La…

Cheyenne Woods: “El golf está muy dominado por machos blancos”

Es mujer, negra, golfista y sobrina de Tiger Woods. Cheyenne Woods sabía en el ambiente en el que iba a moverse y ahora, a poco de cumplir 30 años, no tiene reparos en decir lo que piensa.

“Un ambiente blanco dominante era la norma y todavía el golf está muy dominado por los machos blancos. La historia es muy profunda. El acceso al deporte todavía necesita algo de trabajo”, afirma en una profunda entrevista con el diario inglés The Guardian.

Si bien antes de la aparición de Tiger Woods existió Lee Elder, el primer golfista negro en jugar el Masters, es imposible no caer en la afirmación de que históricamente fue un deporte de blancos.

El recuerdo de Cheyenne se retrotrae, entonces, a un flyer que tenían en la casa familiar: “La imagen era de un bebé blanco con ojos azules y pelo rubio. Y decía: ‘Perdida: la raza Aria, la raza predominante, la raza poderosa’. No me di cuenta de que había gente así, promoviendo la supremacía blanca. Fue entonces cuando realmente noté que era un poco diferente y tal vez no era aceptada en todas partes”.

Mirá también

Naturalmente, esa imagen reapareció cuando asesinaron a George Floyd en Estados Unidos, aunque eligió no ver las imágenes en las que se ve cómo el policía Derek Chauvin somete con su pierna en la cabeza del estadounidense hasta asfixiarlo. “Sé cómo me afectaría. No estoy sorprendida, lo cual es malo, pero lo hemos visto muchas veces antes. Es bueno que se haya hecho público porque la gente necesita ver la verdad de lo que está sucediendo”, valora.

“Esto se siente diferente; por primera vez en mi vida, también veo protestar a personas blancas, negras, asiáticas, mexicanas y de otros países. Es agradable ver a la gente reunirse por el bien de la humanidad y hablar en nombre de la comunidad negra, que no ha sido escuchada por tanto tiempo”, valora.

Mirá también

Sin embargo, es consciente de que ella no sufrió esa discriminación. “En su mayor parte, creo que he tenido algunas prórrogas del privilegio blanco. Madre blanca, padre negro; mezclarse con la sociedad y no necesariamente destacarse. No he tenido experiencias directas en mi carrera de golfista, pero he estado en conversaciones con personas que hacen comentarios racistas, no para mí o sobre mí, sino en general”, explica.

Si bien cree que la dominación blanca en el golf continúa, no pierde la esperanza en un futuro inclusivo: “Va a tomar tiempo, pero veo progreso, las conversaciones se están manteniendo”.

Cargar con el apellido Woods

De niña. Cheyenne Woods a los 6 años ya con el palo de golf en la mano. Foto: Instagram

Su apellido es sinónimo del golf y fue su abuelo, Earl Woods, quien la introdujo en el deporte. “Pensó que podría ser una de las primeras mujeres negras dominantes y consistentes en la LPGA. Hasta el día de hoy, sus palabras están en mi cabeza. Lo que él creía que podía ser es algo en lo que todavía pienso”, remarca.

Su tío Tiger le permitió entrar al mundo del golf de otra forma, con todo lo bueno y también lo malo. Por eso, se ilusiona con un futuro donde ya no sea “la sobrina de Tiger Woods”. “Tuve que ignorar por completo mensajes de gente que decía ‘ella solo atrapa la atención por su apellido’. También fue difícil aceptar que merecía algunos de los buenos comentarios que recibí. Aprecio el apoyo y juego al golf porque lo amo”, reafirma.

Tiger Woods con la chaqueta verde y el trofeo en el Masters de Augusta de 2019. Foto: Andrew Redington / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

A ocho años haberse convertido en profesional, tras una carrera amateur estelar, Cheyenne Woods ocupa el puesto 386 del ranking y confía en alcanzar su potencial. “Una vez que llegué al LPGA Tour -cuenta- me costó sentirme cómoda y creer en mi habilidad. A veces piensas que tienes que jugar un juego diferente o cambiar como persona, cuando lo que te llevó allí es en realidad lo que te mantendrá. El asunto de Tiger Woods fue difícil para mí, no pensé que sería difícil, pero lo fue. Luché para confiar en mi propia habilidad, pero ahora estoy en el otro extremo. Sé quién soy como jugadora y como persona”.

Al crecer con el apellido Woods, sabía qué esperar. Comprendí que los titulares llamaran más la atención. Y pensé que si fingía que no me molestaba, no lo haría, pero aprendí que realmente tenía que abordarlo. Tenía que ver por mí misma que soy una persona, una golfista además de ser la sobrina de Tiger, antes de que alguien más pueda ver eso también. En un momento, quería demostrar que todos estaban equivocados. Ahora veo lo positivo”, concluye.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *