Efecto cascada: cuáles son los planes sociales pendientes de la actualización del Salario Mínimo

El miércoles, pocas horas después de conocerse los datos indigencia y pobreza del INDEC, y a 14 meses de la última reunión, el Ministerio de Trabajo convocó para el 14 de octubre al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil.En Trabajo sostienen que, en general, el Consejo se reúne luego de concluida la mayoría de…

Efecto cascada: cuáles son los planes sociales pendientes de la actualización del Salario Mínimo

El miércoles, pocas horas después de conocerse los datos indigencia y pobreza del INDEC, y a 14 meses de la última reunión, el Ministerio de Trabajo convocó para el 14 de octubre al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

En Trabajo sostienen que, en general, el Consejo se reúne luego de concluida la mayoría de las paritarias. Y este año, por la pandemia, hubo un retraso en el funcionamiento de las paritarias por lo que se atrasó su convocatoria.

No obstante, cada vez más, el salario mínimo vital y móvil (SMVM) es una referencia para el pago de beneficios sociales – en general equivalente al 50% del salario mínimo. Los datos del INDEC confirmaron  que la pobreza aumentó a pesar del cobro de esas ayudas. Y por la pandemia, el Estado se hace cargo del pago de una parte de los salarios de los trabajadores privados. 

El Consejo del Salario Mínimo es convocado por su titular, el Ministro de Trabajo, Claudio Moroni. Está integrado por representantes de los empleadores y de los sindicatos. Las resoluciones del Consejo se aprueban por mayoría de dos tercios. Si no hay acuerdo, el ministro puede emitir un laudo.

La última actualización fue en agosto de 2019 cuando se aumentó en tres cuotas consecutivas el monto del salario mínimo fijándolo desde octubre del año pasado en $ 16.875 para los mensualizados y en $ 84,37 por hora para los trabajadores jornalizados.

El salario mínimo es una referencia para los trabajadores informales, que ganan la mitad de los asalariados formales. Influye en algunos convenios con básicos muy desactualizados. Además, incide en el haber mínimo de los que se jubilaron sin moratoria porque desde fines de 2017 se fijó que no puede ser inferior al 82% del salario mínimo.

Además, impacta en muchos programas o planes sociales del Ministerio de Desarrollo Social porque los beneficiarios perciben un porcentaje del salario mínimo. Por ejemplo, el monto del beneficio de Potenciar Trabajo, que unificó Hacemos Futuro, es el equivalente a la mitad del salario mínimo vital y móvil.

Además, quienes tienen el plan Potenciar Trabajo, contraprestando 4 horas cubren su cuota, ya que cobra la mitad del salario mínimo. Mientras el Programa Progresar otorga una beca de estudio para los jóvenes de entre 18 y 24 años que no trabajan, trabajan informalmente o tienen una remuneración menor al salario mínimo vital y móvil  y su grupo familiar está en iguales condiciones.

También incide en el Programa Acompañar,que comprende a mujeres y personas LGBTI+ que se encuentran en riesgo por situaciones de violencia por motivos de género. En este caso, la prestación consiste “en una suma de dinero no reintegrable, de carácter personal, no renovable y no contributiva por el valor de un salario mínimo vital y móvil, que se abonará durante seis períodos mensuales consecutivos, a las mujeres y personas LGBTI+ en situación de riesgo acreditada por violencia por motivos de género”, según el decreto N° 734/2020.

Por otro lado,  con la pandemia el Estado se hace cargo de hasta dos salarios mínimos del pago de los salarios de los trabajadores de empresas privadas, a través del programa de ATP.

El Consejo del Salario Mínimo también aprueba el valor de la prestación por desempleo –que perciben unos 120.000 desocupados- que en octubre de 2019 fue fijada en mínimo de $ 3.925,17 y un máximo de $ 6.280,28. Luego, por la pandemia, el artículo 10 del el DNU N° 332, del 1° de abril, elevó el mínimo a $ 6.000 y el máximo $ 10.000, y se prorrogó su vencimiento hasta fin de año..

La prestación por desempleo es una ayuda transitoria que va de 2 a 12 meses, prorrogable otros 6 meses a los que tienen más de 45 años (siempre que no consiga trabajo en ese lapso). Y se otorga a los trabajadores asalariados desocupados despedidos “sin justa causa” o por “fuerza mayor” que cuentan con una cantidad mínima de aportes patronales al Sistema de Seguridad Social.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *