Laurie Anderson, un talento sin límites

Pionera de la música electrónica y la tecnología en el arte, su obra incluye desde ilustraciones para libros infantiles, originales películas de conciertos, piezas para el Ballet de la Ópera de París y la tecno-ópera “Moby Dick”. Fecha de publicación: 05 de Mayo 2021, 09:00hsLaurie Anderson es una artista como pocas. (Foto: Instagram de Laurie…

laurie-anderson,-un-talento-sin-limites

Pionera de la música electrónica y la tecnología en el arte, su obra incluye desde ilustraciones para libros infantiles, originales películas de conciertos, piezas para el Ballet de la Ópera de París y la tecno-ópera “Moby Dick”.

Laurie Anderson es una artista como pocas. (Foto: Instagram de Laurie Anderson/@laurieandersonofficial)

Unos meses atrás, en medio de la pandemia, Laurie Anderson se presentó en el Museo Smithsonian y reprodujo una de sus primeras obras. Con sus patines metidos en bloques de hielo, tocó el violín inventado por ella -que en lugar de cuerdas tiene un cabezal magnético y una cinta de audio en vez de las cerdas del arco- y cuando el hielo se descongeló dio por terminada la actuación. Lo llamó “Duetos sobre hielo”, una meditación sobre el equilibrio y el tiempo.

// Marcelo Arce, todo sobre la música

Laurie Anderson toca el violín desde los cinco años, pero además es compositora, escultora, directora de cine y realizadora de proyectos multimedia que se concentran especialmente en el lenguaje, las imágenes visuales y la tecnología. De todos sus estudios universitarios, especialmente en Historia del Arte y Escultura, egresó con las calificaciones académicas más altas. Su primera performance artística, en 1969, fue una sinfonía ejecutada por bocinas de autos. En la década del ’70 se dedicó a editar discos de música electrónica. Amiga de Andy Warhol, integraba la camada de los artistas más notables de la época, como Philip Glass, Frank Zappa, John Cage, Andy Kaufman y los poetas William S. Burroughs y Allen Ginsberg.

Siempre un paso adelante con la tecnología y eventualmente con la realidad virtual, su popularidad la obtuvo en 1981 con el tema “O Superman”, que durante dos semanas se mantuvo en los puestos más altos del Reino Unido a pesar de su duración: 8 minutos.

Su obra es inabarcable. Protagonizó y dirigió la película Home of the Brave, una innovadora producción sobre conciertos que incluye colaboraciones del poeta William Burroughs; escribió artículos para la Enciclopedia Británica; compuso la música de diversos films; grabó audiodiscos, como una novela de Don DeLillo y algunos en coproducción con Brian Eno. En un álbum de apoyo a la lucha contra el sida actuó, entre otros, junto a Diego Frenkel, de La Portuaria, y Aterciopelados.

Laurie Anderson creó una cantidad de presentaciones multimedia, como por ejemplo una tecno-ópera sobre la base de Moby Dick, la obra de Herman Melville. En 2003 se convirtió en la primera artista invitada por la NASA a residir en sus instalaciones. Eso la inspiró a componer el tema “The End of the Moon”. Presentó sus trabajos en diversos países, fue jurado en el Festival de Berlín, ganó premios y excepcionales residencias académicas. Formó parte del equipo que creó la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas y colaboró con célebres coreógrafas y cineastas en un proyecto multimedia para el ballet de la Ópera de París.

Junto con el director taiwanés Hsin-Chien Huang creó Chalkroom, un espacio polvoriento de aspecto lúgubre que respondía a una arquitectura creada por palabras: el usuario elegía su propia historia y solía encontrarse con la sensación de estar perdido en la inmensidad del universo. Laurie Anderson estuvo casada con Lou Reed. Cuando el músico murió, en 2013, ella dijo al final de su obituario: “Durante 21 años nuestras mentes y nuestros corazones estuvieron entrelazados”.

// Jairo, una voz arrebatadora y un estilo gentil

Actualmente, después de actuar un vacunatorio, está terminando un libro de relatos –ya tiene publicada una autobiografía– y se prepara para ocupar el cargo de profesora de poesía en la Universidad de Harvard. Y todo esto es apenas una mirada a vuelo de pájaro de una obra inmensamente libre y siempre adelantada a su tiempo. Laurie Anderson es estadounidense y tiene 73 años.