Qué es el DEBIN y por qué es la nueva herramienta para las estafas

Los fraudes están a la orden durante la pandemia. La necesidad de concretar ventas online abrieron un nuevo mundo de posibilidades para quienes están buscando aprovecharse de los descuidos o desconocimientos de quienes operan estos canales digitales.Fecha de publicación: 17 de Junio 2021, 08:55hsDEBIN, la nueva modalidad de estafa con transferencias bancarias.La última modalidad conocida…

que-es-el-debin-y-por-que-es-la-nueva-herramienta-para-las-estafas

Los fraudes están a la orden durante la pandemia. La necesidad de concretar ventas online abrieron un nuevo mundo de posibilidades para quienes están buscando aprovecharse de los descuidos o desconocimientos de quienes operan estos canales digitales.

DEBIN, la nueva modalidad de estafa con transferencias bancarias.

La última modalidad conocida es el engaño a través de un instrumento para operaciones bancarias llamado DEBIN. Esta herramienta da la posibilidad de crear un pedido de transferencia a otra persona por un determinado monto y cuando esa persona acepta ese pedido, se concreta el pase de dinero.

Eso es lo que le pasó a Georgina, dueña de una tienda de muebles y sillones de Martínez. Un supuesto cliente se contactó con el local pidiendo precios y opciones para comprar un sofá. Luego de varios intercambios de mensajes y fotos de mercadería, el cliente se decidió por uno de los modelos más costosos y pidió pagar por transferencia bancaria.

Aludiendo que se trataba de una transferencia grande y necesitaba permisos especiales para hacerla, pidió hablar con la administración de la empresa. A pesar de que no es lo habitual, esto no llamó la atención de Georgina porque muchas veces hay clientes que necesitan algún tipo de información o asistencia para concretar las operaciones. Una vez que el estafador se pone en contacto con la empleada administrativa, le indica que necesita realizar un paso más para poder hacer el pase de dinero, ya que se trataba de un depósito que necesitaba de su autorización.

// Las diez claves para evitar ser víctima de una estafa virtual

Así es como le indica que acceda al homebanking de la cuenta empresarial y que acepte la transferencia que le está llegando. Sin embargo, no se trataba de una transferencia sino de un DEBIN, un pedido de que la empresa le transfiera a él. Cuando la empleada aceptó, estaba aceptando pagarle el monto al estafador.

Las señales están, pero son difíciles de reconocer

Si uno no está familiarizado con el sistema DEBIN, es probable que no pueda diferenciar un comprobante de transferencia de un pedido de ésta porque ambos tienen los datos de la cuenta propia, un código de transacción, un importe e índice que el estado de la transacción está iniciado. Ahora bien, hay una línea en la que se lee “ID de DEBIN”, donde hay un código alfanumérico extenso. A simple vista pasa desapercibido y es la clave para identificar este tipo de estafas.

DEBIN, la nueva manera de cometer estafas online con transferencias bancarias.

Es muy común que uno de los elementos de este tipo de modalidades sea el demostrar apuro para realizar la operación, ya sea que el estafador alegue que está en un lugar con poca conexión o que se tiene que ir o que si no se realiza ahora, hay que comenzar todos los pasos de nuevo. Esta premura es la que impide que el o la daminificada preste la atención que hubiera prestado en cualquier otra circunstancia a todo lo que dicen los documentos.

Qué pasa después

Georgina hizo toda la investigación por su cuenta. Dio, incluso, con la titular de la cuenta a la que fue hecha la transferencia. Sin embargo, la dueña de la cuenta se mostró sorprendida porque no la usaba hacia dos años y estaba inactiva. A pesar de que se puede trazar el dinero hasta allí, el estafador retiró los fondos rápidamente y no se sabe a dónde fueron. Callejón sin salida.

// Cómo operan las bandas de “clonatarjetas” y qué hacer ante una estafa de este tipo

Cuando Georgina se contactó con el banco le dijeron que “que la cuenta es de ellos y que se trata de una cuenta de primer paso, para recibir pagos pero no montos altos y que la plata ya no está. Mi reclamo va a pasar a legales y en 48 horas me iban a llamar”. Aun no tuvo noticias de la entidad.

Cuando se pierde rastro del dinero y el celular que se usó para contactar a la víctima es una línea prepaga, las posibilidades de recuperarlo se achican. Y como sucede en los casos en que los daminifcados son engañados para hacer operaciones que para el banco son legítimas, los entes financieros se desentienden del tema. “Esto del DEBIN es algo nuevo y no se hizo difusión del sistema. Nosotros no sabíamos que estaba y cuando llamamos, los del banco nos admitieron que es algo que estaba pasando mucho. ¿Por qué no advierten de esto?”, reclama Georgina.

Para evitar caer en estas trampas es importante tomarse el tiempo de entender y leer bien lo que se está haciendo y, si el supuesto pagador se pone insistente o ansioso, dudar aun más y no ceder a las presiones. Tal vez se pierde una venta pero no se cae en la trampa.