¿Imprimido o impreso?, ¿freído o frito?: los cuatro están bien y no sabemos por qué

Son algunos de participios que vamos a repasar. Todos son válidos, pero no siempre se usan en los mismos contextos. Otra duda frecuente: ¿por qué es “podrido” si el verbo es “pudrir”? Fecha de publicación: 19 de Junio 2021, 09:15hs“Este vaso está *rompido”. Un nene de tres años va a decirlo así y con toda…

¿imprimido-o-impreso?,-¿freido-o-frito?:-los-cuatro-estan-bien-y-no-sabemos-por-que

Son algunos de participios que vamos a repasar. Todos son válidos, pero no siempre se usan en los mismos contextos. Otra duda frecuente: ¿por qué es “podrido” si el verbo es “pudrir”?

“Este vaso está *rompido”. Un nene de tres años va a decirlo así y con toda razón. Todos tenemos conciencia de las reglas gramaticales aunque no lo sepamos, los chicos lo demuestran cuando cometen errores lógicos. Los verbos tienen una forma que se llama participio y que termina en -ado o -ido: amado, temido y partido. Por eso, si pensamos cómo sería el de “romper”, podemos arriesgar “rompido”. Es verdad, alguna vez existió, se registra en escritos de la Edad Media y -aunque no se lo considera incorrecto-, hoy ha caído en desuso. El participio pasado de romper es “roto” y no comparte el podio con otro.

Todos tenemos conciencia de las reglas gramaticales aunque no lo sepamos, los chicos lo demuestran cuando cometen errores lógicos.

El otro día una persona escribió en Twitter: “Había imprimido este trabajo para entregar y el profesor no acepta papel”. Cualquier posibilidad es apreciada para descargar la furia en redes. Llovieron los comentarios destrozándola por no haber puesto “impreso”. Solo alguna persona, tímidamente, se animó a mencionar que las dos formas son correctas: tenía razón. Hoy nos vamos a ocupar de esta duda: imprimido e impreso, freído y frito, proveído y provisto. ¿Cuándo se usa cada uno?

Estos tres verbos -imprimir, freír y proveer- pueden adoptar las dos formas. De este modo es correcto: Hemos freído/ frito milanesas para todos. Habían imprimido/ impreso dos copias (es más habitual “impreso”). He proveído/ provisto las pruebas al jurado.

// Nada, nadie y hielo: las respuestas a las preguntas que nos hacemos y no sabemos resolver

Aunque las dos son válidas, hay una diferencia que todos sabemos aunque no tengamos claro por qué. En los casos de los tiempos compuestos (los ejemplos que están arriba), cuando el participio acompaña al verbo haber o ser, se puede elegir cuál poner. Sin embargo, cuando funcionan como adjetivos, solo algunas son las correctas: milanesas fritas, trabajo impreso, material provisto.

En otros verbos, el participio regular se reserva para los verbos compuestos y hay otro, el irregular, que solo tiene la función de adjetivo. Esto se da con la dupla “elegido y electo”. Cuando acompaña al verbo ser o haber es elegido: “El pueblo ha elegido”; pero cuando se habla del presidente, lo correcto es “presidente electo”. Lo mismo se da con el verbo “maldecir” o su opuesto “bendecir”: “habían bendecido la comida al llegar”, “es una fecha bendita”, “lo había maldecido al nacer”, “es un personaje maldito”.

Un ejemplo particular es el del par “confundido/ confuso”. Ambas son formas del verbo “confundir” y pueden ser intercambiables en algunos casos. Por ejemplo, cuando nos referimos a una persona que no está orientada en tiempo y espacio, podemos decir “está confundido/ confuso”. Las dos variantes pueden funcionar como adjetivo suelto. Si en cambio nos referimos a una explicación o un razonamiento que no es claro, diremos “es un razonamiento confuso”.

De “pudrir”, podrido

Este verbo lo puse solo porque es un caso curioso. Todos sabemos el infinitivo es con “u” y que en la conjugación la “u” permanece: pudro, pudría, pudrió. Sin embargo el participio “podrido” lleva “o”. La razón es sencilla: se trata de un huella de la forma antigua “podrir”. Así lo explica el Diccionario panhispánico de dudas de la RAE: “En el español medieval y clásico, debido a la existencia de dos formas en el infinitivo (podrir y pudrir), alternaban formas con u y formas con o en la raíz. En el español actual, quedan algunos restos de esta antigua variación. En la norma culta de España se emplean exclusivamente las formas con -u- en toda la conjugación: pudrir, pudría, pudrí, pudrirá, pudriría, etc.; la única excepción es el participio “podrido”.

El objetivo de este recorrido era explicar por qué elegimos formas diferentes en contextos diferentes. En gran medida, tenemos una percepción correcta de la lengua y sabemos mucha más gramática de la que creemos. Listo, dudas resueltas (que no es *resolvidas).