Alberto Fernández, en el epicentro de la derrota: volvió al Conurbano, almorzó con intendentes y planea medidas

El Gobierno recalcula y ajusta su estrategia para intentar mejorar el desempeño en las elecciones generales de noviembre. El presidente Alberto Fernández discutió sobre ese tema en las primeras horas de la tarde de este martes a puertas cerradas con su mesa política, intendentes de la primera y la tercera sección electoral, Sergio Massa, sus…

alberto-fernandez,-en-el-epicentro-de-la-derrota:-volvio-al-conurbano,-almorzo-con-intendentes-y-planea-medidas

El Gobierno recalcula y ajusta su estrategia para intentar mejorar el desempeño en las elecciones generales de noviembre. El presidente Alberto Fernández discutió sobre ese tema en las primeras horas de la tarde de este martes a puertas cerradas con su mesa política, intendentes de la primera y la tercera sección electoral, Sergio Massa, sus ministros más cercanos y los referentes de La Cámpora Máximo Kirchner y Eduardo Wado De Pedro en un almuerzo en Almirante Brown. Hasta allí se movilizó el mandatario para visitar una planta industrial e inaugurar obras viales.

Fernández volvió a visitar el territorio para hacer campaña, y ese será uno de los pilares del plan de acción que pensó con sus funcionarios más estrechos en las primeras horas post-derrota en las PASO. La principal apuesta de su quipo más cercano se concentra en anunciar medidas económicas para los empleados con sueldos de hasta $70 mil y para los trabajadores informales.

“No son medidas electoralistas, queremos imprimirle otra velocidad a la gestión, escuchamos el mensaje”, afirman cerca del Presidente. El oficialismo apunta a satisfacer sobre todo la demanda de los pobres con trabajo y de la clase media y a mejorar la comunicación de la gestión de Gobierno.

No es lo mismo que piensa el kirchnerismo. Varios de sus dirigentes reclaman el regreso del Ingreso Familiar de Emergencia, dirigido a quienes no tienen ingresos y forman parte de la capa más postergada de la sociedad.

Después de resistir las presiones de sus aliados para hacer cambios en el Gabinete, el presidente Alberto Fernández retomó la agenda de gestión y campaña en uno de los pocos distritos donde el Frente de Todos obtuvo una diferencia sustancial frente a Juntos.

Cerca del Presidente descartan reemplazos inmediatos en el elenco de ministros, pero sugieren que los cambios llegarán en la segunda mitad del mandato: en diciembre o después del 14 de noviembre. Los intendentes del PJ admiten que es necesario un cambio en la nómina de gobierno, pero esperan que la Provincia también haga cambios y les dé lugar.

El gobernador Axel Kicillof estuvo ausente en Brown, en el acto y en el asado. En el Frente de Todos confían en que crezca la participación de sus votantes de cara a las generales. Creen que pueden crecer más que sus rivales de Juntos, a pesar de que históricamente esa fuerza crece de las PASO a las generales.

El oficialismo dice que irá a buscar votos de los ausentes en los distritos peronistas, en especial del primer cordón -donde ganó la oposición- y absorber los votos de los candidatos que consiguieron pocos votos y superaron el corte. “Hay entre 5 y 7 puntos en cada municipio”, dijo un funcionario nacional.

El mensaje del oficalismo para intentar dar vuelta es multitarget. Por eso, en su discurso, el Presidente Fernández interpeló a la militancia propia, hizo autocrítica y habló de cambiar planes por trabajo. Lo aplaudían militantes de Cascallares y de la UTEP.

“Sabemos cómo recuperar los votos para dar vuelta una elección, pero mejor sabemos cómo resolverles los problemas de los argentinos”, dijo el ministro de Obras Públicas Gabriel Katopodis, durante la inauguración del asfalto de la avenida República Argentina, en el barrio de Rivadavia, adonde también se acercó el jefe de Gabinete Santiago Cafiero.

Un rato antes, el Presidente visitó la fábrica de latas Ball junto a Massa, Katopodis, el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, la candidata en la Provincia Victoria Tolosa Paz; los colaboradores de máxima confianza Juan Pablo Biondi y Julio Vitobello; y el intendente local Mariano Cascallares.

“Yo soy de los convencidos de que la inversión privada es muy importante para generar trabajo para mover los engranajes de una sociedad que necesita crecer”, dijo el mandatario al terminar el recorrido.

El presidente Alberto Fernández puso en marcha desde el partido bonaerense de Almirante Brown, 25 obras públicas en 15 provincias, con una inversión de 9.390 millones de pesos. Foto: Maxi Failla

Massa repite a sus colaboradores que “los votos no son de nadie”. En el oficialismo no descartan pescar votantes en la pecera de Facundo Manes, pero creen estar más cerca de los de Florencio Randazzo y la Izquierda.

El líder del Frente Renovador cree que sesenta días pueden ser suficientes para vuelta la elección. “Esto es un voto castigo para que de acá a dos meses levantemos”, le dijo uno de los cientos de militantes que llegaron el acto a la candidata Tolosa Paz.

Luego de los actos, Fernández avanzó en un repaso de la elección junto a sus socios, los ministros Cafiero, Katopodis, Jorge Ferraresi y los intendentes de la primera y tercera sección electoral, donde necesita volver a recuperar los votos que perdió entre 2019 y 2021, principal objetivo de cara a noviembre. Asado por medio, los referentes del FdT discutieron los pasos a seguir con Cascallares, Alejo Chornobroff (Avellaneda), Fabián Cagliardi (Berisso), Marisa Fassi (Cañuelas), Gastón Granados (Ezeiza), Andrés Watson (Florencio Varela), Hernán Izurieta (Punta Indio) y Nicolas Mantegazza (San Vicente), Mario Secco (Ensenada) y Mayra Mendoza (Quilmes).

Uno de ellos reconoció que será necesario más movilización de los jefes comunales que ponen en riesgo la mayoría de sus concejos municipales y reconocía como un error, aunque menor, haber dado de baja 74 listas de competencia interna en las primarias.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA