La muerte en puntas de pie: se cumplen 50 años de la tragedia aérea de los bailarines del Teatro Colón en el Río de la Plata

El 10 de octubre de 1971, el avión donde viajaban nueve artistas se desplomó. Para rendirles homenaje, se estableció esa fecha como el Día de la Danza en la Argentina.Fecha de publicación: 11 de octubre 2021, 18:12hsEl 10 de octubre de 1971 nueve artistas del ballet estable del Teatro Colón, entre ellos los primeros bailarines…

la-muerte-en-puntas-de-pie:-se-cumplen-50-anos-de-la-tragedia-aerea-de-los-bailarines-del-teatro-colon-en-el-rio-de-la-plata

El 10 de octubre de 1971, el avión donde viajaban nueve artistas se desplomó. Para rendirles homenaje, se estableció esa fecha como el Día de la Danza en la Argentina.

El 10 de octubre de 1971 nueve artistas del ballet estable del Teatro Colón, entre ellos los primeros bailarines José Neglia y Norma Fontenla, murieron cuando el avión en el que viajaban a Chubut se precipitó poco después del despegue. En conversación con TN, Sergio Neglia, hijo de la estrella argentina; Paloma Herrera; y Julio Bocca recordaron a los pioneros de la danza argentina.

Era domingo también, ese 10 de octubre de 1971, exactamente 50 años atrás. Esa mañana, José Neglia, de 42 años, había dado una función a beneficio de chicos con discapacidad en el Teatro Coliseo, dónde bailó “El Niño Brujo”, una de las obras que el público más esperaba ver. Luego de almorzar con su esposa y sus dos hijos en la Costanera, fue al aeroparque para encontrarse con sus compañeros de elenco. Allí los esperaba Orlando Golotyléc, un experimentado piloto de 38 años que había trabajado tanto en vuelos comerciales como en la Fuerza Aérea. Esta vez, iba a estar al mando de un bimotor Beechcraft Air Queen 1965, de la empresa Gino Faccini.

El 10 de octubre de 1971 nueve artistas del ballet estable del Teatro Colón murieron tras un accidente aéreo (Foto: archivo).

El viaje tenía como destino la ciudad de Trelew, Chubut. Allí, se presentarían Neglia, junto a la primera bailarina Fontenla y al resto de los integrantes del ballet: Carlos Santamarina, Margarita Fernández, Carlos Schiaffino, Martha Raspanti, Sara Bochkovsky, Rubén Estanga y Antonio Zambrana. Esa noche, en el Teatro Español, tenían una función a beneficio que serviría como primera fecha de una gira por el sur del país auspiciada por Pepsi-Cola. “Para mí, esos bailarines no eran solo los compañeros de mi papá. Ellos eran como mis tíos. Pasaban mucho tiempo juntos y tenían una hermosa relación”, recuerda Sergio Neglia, hijo de José y también bailarín.

El despegue estaba previsto para las 19 y todo transcurría con normalidad pero a unos 500 metros de la cabecera de la pista, el piloto reportó a la torre de control desperfectos y avisó que regresaría. Golotyléc hizo la maniobra para regresar: a baja altura y sobre el agua, logró virar la nave pero ya era tarde: uno de los motores dejó de funcionar y el avión se precipitó a la altura de la Dársena E y el muelle del Club de Pescadores. El estado del río complicó las tareas de rescate, a pesar de que rápidamente se desplegaron buques de la Prefectura, buzos, helicópteros y hasta una grúa. Después de horas de búsqueda y de una amplia cobertura periodística, la máquina fue rescatada el lunes 11 de octubre. No hubo sobrevivientes.

El avión se precipitó a la altura de la Dársena E y el muelle del Club de Pescadores. Al día siguiente, lo encontraron pero no hubo sobrevivientes (Foto: archivo).

“Recuerdo cada aniversario en el Salón 10 de octubre. Yo era una niña y estudiaba en la escuela de danzas del Teatro Colón”, dice Herrera, directora del Ballet del Colón, sentada en la platea del coliseo que tantas veces los ovacionó: “Si bien no hay muchos videos de ese período, sí pude ver muchas fotos y escuchar muchas anécdotas a través de Olga Ferri, mi maestra, contemporánea de Fontenla”. Esa admiración responde al talento de esos artistas que lograron darle al género una popularidad desconocida hasta ese momento. No solo llenaban salas, sino lograban altísimos números de rating en la joven televisión argentina.

“Cuando era chico no comprendía exactamente de qué se trataba. Luego, entendí lo que había ocurrido. Eran artistas completos, porque no solo tenían una gran técnica, eran grandes intérpretes”, sentencia con autoridad Bocca, que compartió la escuela de danzas con Sergio Neglia. “Más allá del bailarín que fue, Neglia era amante de la caza, la pesca, le gustaba el fútbol. Por eso, pienso que, casualidad o no de por medio, nuestros caminos se cruzaron por fuera del teatro ya que mi abuelo era el encargado del muelle de Mar de Ajó. Con los años, conversando con Sergio, pensamos que pudimos habernos cruzado muchas veces en la primera infancia”, agrega y remata con una frase llena de ternura: “Será que a los grandes bailarines argentinos les encanta veranear en Mar de Ajó”.

En el accidente murieron José Neglia, Norma Fontenela, Carlos Santamarina, Margarita Fernández, Carlos Schiaffino, Martha Raspanti, Sara Bochkovsky, Rubén Estanga y Antonio Zambrana (Foto: archivo).

Un año después de la tragedia, en la esquina de Tucumán y Libertad se instaló una escultura frente al Colón. Se trata de una obra de Carlos de la Cárcova, acompañada por la fuente del arquitecto Ezequiel Cerrato. Allí, en Plaza Lavalle, quedaron inmortalizados Fontenla y Neglia. En homenaje a esos nueve bailarines, se dispuso que el 10 de octubre se conmemore el Día de la Danza.

“Son personas que quedan para siempre”, reflexiona Herrera y anuncia que habrá un homenaje a los artistas en la próxima presentación del Ballet Estable del Teatro Colón en noviembre.