“Social commerce” en la Argentina: ¿una amenaza al comercio electrónico tradicional?

En forma paralela al crecimiento del e-commerce que explotó en la Argentina a partir de la pandemia, están cobrando impulso las ventas por las redes sociales. Al fenómeno se lo denomina “social commerce”, o sea la compra a través de redes como Instagram o Facebook, por ejemplo, sin salir de esas aplicaciones.Esta tendencia, favorecida por…

“social-commerce”-en-la-argentina:-¿una-amenaza-al-comercio-electronico-tradicional?

En forma paralela al crecimiento del e-commerce que explotó en la Argentina a partir de la pandemia, están cobrando impulso las ventas por las redes sociales. Al fenómeno se lo denomina “social commerce”, o sea la compra a través de redes como Instagram o Facebook, por ejemplo, sin salir de esas aplicaciones.

Esta tendencia, favorecida por las herramientas de automatización que ofrecen las redes, empieza a ser una modalidad que por ahora es un canal complementario para las transacciones de los usuarios. Sin embargo, en algún momento empezarían a convertirse en una competencia más seria para los marketplaces del comercio electrónico tradicional.

En este sentido un anuncio de las últimas horas corrobora el valor de la información que manejan las redes sociales: la empresa Paypal, una de las pioneras de los pagos electrónicos online está estudiando la posibilidad de comprar Pinterest, una red social que tiene 380 millones de usuarios. Según informaron Bloomberg y The Wall Street Journal, Paypal estaría dispuesta a desembolsar la suculenta suma de US$ 40.000 millones en la operación que implicaría una apuesta fuerte para integrar el comercio electrónico en su aplicación.

Este es solo un ejemplo acerca del potencial que puede cobrar el social commerce en el mediano plazo. La plataforma global de pagos Rapyd hizo en agosto una encuesta para explorar la preferencia de los argentinos por el e-commerce o el social commerce según el tipo de compra a realizar.

Entre otras conclusiones, el estudio detectó que por ahora el e-commerce gana la carrera: el 37% de los encuestados sigue prefiriendo el e-commerce y sólo un 7% elige comprar por social commerce.

“Llama la atención que a un 43% le resulta indistinto un canal u otro, lo cual hace pensar que el social commerce dispone de un amplio espacio para crecer”, analizan en Rapyd.

Una de las principales trabas para el desarrollo del social commerce es que todavía no genera la confianza suficiente a la hora de comprar, como sí lo hace el e commerce, según los analistas. Más de la mitad de los encuestados (55%) manifestó que prefiere comprar bienes/productos de alto valor por e-commerce y no por social commerce”.

Radiografía del “social commerce” en la Argentina. Fuente: Rapyd.

El social commerce en la Argentina está asociado de alguna manera a compras más impulsivas y de productos más económicos. Un 44% de los encuestados estuvo de acuerdo con esta reflexión y sólo el 12% se manifestó en desacuerdo.

El 56% de los consultados admitió que prefiere hacer las compras planificadas de productos por sitios de e-commerce, entre otras cosas porque pueden comprar las 24 horas (62%), por la facilidad y rapidez (51%), por el poder acceder a productos de otras áreas o países (32%) y por la oferta de métodos de pago disponibles (25%).

Por otro lado, con respecto a la cantidad máxima de dinero que los encuestados manifestaron animarse a gastar en un canal y otro, las respuestas fueron muy parejas. El e-commerce se posicionó apenas por encima del social commerce, con montos promedios de arriba de $ 250.000 y poco más de $ 240.000 respectivamente. Esto da la pauta que el argentino no le teme a las compras en redes.

Según Eric Rosenthal, vocero de la región de Rapyd, “es indudable que el e-commerce es una tendencia con fuerte expansión en América Latina y Argentina no es la excepción. Sin embargo, no se puede dejar de lado la adopción del social commerce que, si bien aún parece tímida, está cobrando fuerza sobre todo por las nuevas generaciones. Varios de los retos en materia de pagos, como el de la digitalización del efectivo al momento de la compra se vieron solucionados por el e-commerce, por lo que, los aprendizajes y avances logrados por su compañero afín, deben ser aprovechados”, señaló.

Además, en el análisis sobre la adopción de esta forma de comprar, Rapyd, detectó que solo el 38% de los encuestados manifestó haber realizado una compra por social commerce. De este segmento, el 73% afirmó haberlo hecho en Facebook, un 43% en Instagram y el 40% en Whatsapp.

Entre las categorías más populares, la ropa (62%) encabezó la lista de adquisiciones por social commerce, seguida por artículos de decoración (34%), artículos de cosmética y belleza (30%) y alimentos y bebidas (27%).

En cambio, los usuarios se manifestaron mas reticentes a contratar ciertos servicios como de salud (47%), viajes (44%) y turismo. Según el sondeo, los principales temores que genera el social commerce entre los potenciales compradores argentinos son que el comerciante resulte un estafador (59%), la seguridad de sus datos (58%), el no estar seguro de la calidad del producto (46%) y la seguridad del pago (45%).

Sin embargo, según Rosenthal, como sucedió con el e commerce, “los miedos se irán diluyendo poco a poco con la propia experiencia en el canal”, opinó.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA