En Juntos por el Cambio se calienta el conflicto por los cargos parlamentarios y también por la orientación política

En la previa al recambio parlamentario y la elección de nuevos jefes de bloque, las relaciones internas dentro del PRO y la UCR están que arden. En paralelo, la ampliación del espacio con aliados de otras identidades políticas -como Facundo Manes y Margarita Stolbizer- también genera fricciones. Las diferencias de opinión sobre la posibilidad de acuerdo…

en-juntos-por-el-cambio-se-calienta-el-conflicto-por-los-cargos-parlamentarios-y-tambien-por-la-orientacion-politica

En la previa al recambio parlamentario y la elección de nuevos jefes de bloque, las relaciones internas dentro del PRO y la UCR están que arden. En paralelo, la ampliación del espacio con aliados de otras identidades políticas -como Facundo Manes y Margarita Stolbizer- también genera fricciones. Las diferencias de opinión sobre la posibilidad de acuerdo con el Gobierno y la cercanía a Javier Milei y los liberales, son algunos de los puntos de conflicto.

Envalentonados tras la victoria en las elecciones, los “halcones” del PRO consideran que el bloque necesita “acomodarse a la nueva realidad” que, aseguran, quedó clara “en las urnas”.

Las palomas tuvieron que endurecer su discurso para incorporar esta realidad que ahora tiene que traducirse adentro del bloque y tener su vocería“, señala un legislador electo.

Se quejan, por ejemplo, del tridente que componen Cristian Ritondo, cercano a María Eugenia Vidal, como jefe de bloque; el larretista Alvaro González como vice y Silvia Lospennato como secretaria parlamentaria del interbloque.

En ese sentido, aseguran que no es “nada personal” contra Ritondo, pero no están conformes con su conducción y presionan para que haya cambios. Aunque, reconocen que los números para imponer un presidente propio no les alcanzan.

“Si ellos juntan números puede ser que nos ganen, pero ¿por cuatro o cinco que nos puedan faltar van a dejar al 45 % del bloque afuera?”, advierten.

La principal referente de este sector es la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, que está organizando para la próxima semana una reunión con los legisladores más afines a ella.

La forma en que se convocó al encuentro le cayó pésimo a Ritondo. “En su locura por ser presidenta busca la interna, desunir, romper“, aseguran en su equipo.

Como antecedente citan las últimas declaraciones de Bullrich contra Vidal, cuando señaló que “la expectativa era mayor” en la Ciudad y destacó que “en el resto del país el festejo sí fue absoluto”.

Además, recuerdan que los halcones siempre tuvieron vocería con Fernando Iglesias y Waldo Wolff. “Dijeron e hicieron lo que quisieron durante estos dos años”, apuntan.

En esa línea, se endurecen. “El que gana conduce y el que pierde acompaña“, citan. Por eso, no tardaron en ponerse a juntar firmas. “Ya tenemos 33, más de la mitad, más el apoyo verbal de muchos que van a ir a esa reunión”, aclaran.

Si bien hasta que no se terminen de armar los nuevos bloques -como el de Emilio Monzó- no estará el número definitivo de la bancada del PRO, el cálculo es que rondará los 50 diputados.

Sin embargo, ambos sectores son conscientes que separarse no le conviene a ninguno y tirarán de la cuerda hasta llegar a un acuerdo. “Ninguno llega a 2023 sin el otro”, reconocen.

En la UCR se da una disputa similar, pero ahí la pulseada ya tiene nombres propios: el diputado Emiliano Yacobitti, radical del sector de Martín Lousteau, planteó abiertamente su intención de remover a Mario Negri de la jefatura del bloque (ver).

Mientras tanto, la llegada de nuevos aliados también requerirá cintura política para una convivencia pacífica. Las diferencias en torno a la posibilidad de diálogo con el Gobierno y la postura frente a Milei dividen aguas.

El diputado Fernando Iglesias ya cruzó públicamente a Margarita Stolbizer. La líder del GEN había considerado “un error de Macri” acercarse al libertario Milei al que consideró un “personaje violento”. Iglesias retuiteó sus dichos y le contestó con el cantito: “No se habla, con Massa no se habla”.

Esa letra ya había sido entonada por un grupo de militantes el domingo de las elecciones en el búnker de Costa Salguero, como respuesta a la llamada al diálogo que el oficialismo, a través de Sergio Massa, había anunciado.

Pero en este caso también significó un pase de factura a Stolbizer por su ex alianza con Massa en 2017. “Con Massa no tengo diálogo hace mas de 2 años. Seguramente él habla en la Cámara más que yo. Desde el inicio, estuvo claro y lo dijo siempre en campaña Facundo Manes, nosotros participamos desde la diversidad y con nuestra identidad”, respondió Stolbizer al ser consultada.

El acercamiento de los halcones a Milei tampoco es bien visto por el grueso del radicalismo. “Ahí hay una traba fuerte. Nosotros creemos que eso no tiene lugar dentro de este espacio. Además, tampoco les conviene a los halcones porque pierden representación”, considera un legislador radical.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA