Cómo se construyó el nuevo Chapaleufú, que sin el apellido Heguy es revelación del Abierto Argentino de polo

El arranque del 128° Campeonato Argentino Abierto de Polo, el pasado fin de semana, marcó el regreso a Palermo de una camiseta con muchísima historia en la Triple Corona: la de Chapaleufú. El equipo de Intendente Alvear volvió a decir presente en el torneo más importante del mundo sin el apellido Heguy, que lo llenó de gloria…

como-se-construyo-el-nuevo-chapaleufu,-que-sin-el-apellido-heguy-es-revelacion-del-abierto-argentino-de-polo

El arranque del 128° Campeonato Argentino Abierto de Polo, el pasado fin de semana, marcó el regreso a Palermo de una camiseta con muchísima historia en la Triple Corona: la de Chapaleufú. El equipo de Intendente Alvear volvió a decir presente en el torneo más importante del mundo sin el apellido Heguy, que lo llenó de gloria en épocas pasadas, pero con una fuerte conexión con esa tradicional familia. Rufino Bensadón, Felipe Dabas, Juan Zavaleta y Julián De Lusarreta integran una formación de 29 goles, que llegó desde la clasificación y en apenas dos fechas dio que hablar en la Catedral.

En su primer partido en la Zona B, sorprendió con un triunfo por 17 a 16, con gol de oro en chukker suplementario, a La Natividad (36), uno de los equipos más poderosos de la temporada, que venía de coronarse en Hurlingham.

La gran figura del encuentro fue Bensadón, que en su debut en el certamen, con 19 años, anotó 15 goles y quedó a uno del récord de Adolfo Cambiaso, que había conseguido 16 cuando jugó por primera vez en Palermo en 1992, a los 17.

“No me sorprendió lo que hizo. Es un jugador impresionante y muy talentoso. Lo conozco desde chiquito y sé de lo que es capaz. Ya hace algunos años viene jugando muy bien”, comentó De Lusarreta (31 años) en charla con Clarín.

“Tiene una cabeza recontra humilde y toda la pasta para llegar a diez goles”, aseguró Zavaleta (35). 

Rufino Bensadón anotó 15 goles en su debut en Palermo, ante La Natividad. Foto Matías Callejo/Prensa AAP

Rufino es uno de los herederos de la “dinastía Heguy”. Su abuela paterna era hermana de Antonio Pedro y Horacio Antonio. Y su papá, Francisco Bensadón, otro gran polista, es primo hermano de Eduardo (el Ruso), Alberto (Pepe), Ignacio y Bautista, todos ex campeones de Palermo. Creció en el club de La Pampa, taqueando con sus primos, y escuchando desde muy chico historias de los logros de su familia en el Abierto. 

“Es muy lindo jugar con la camiseta de Chapaleufú. Es el club donde aprendí a jugar al polo, donde sigo jugando todos los veranos. Y haber debutado en Palermo con esa victoria frente a La Natividad fue una locura”, contó quien es una de las caras de la renovación generacional del polo argentino, junto a su compañero Dabas, de 18.

Rufino y Felipe son “dos jóvenes que no tienen techo”, como aseguró Zavaleta, quien fue el ideólogo de esta versión 2021 de Chapaleufú.

“Venía de jugar en La Irenita, con el que habíamos tenido un Abierto un poco irregular el año pasado. Cuando quedamos afuera, empecé a pensar en armar algo más personal y entonces se me vino a la cabeza lo que había hecho Nachi Du Plessis, que fue a buscar a los chicos Castagnola (Bartolomé y Camilo) y jugaron juntos la clasificación e hicieron un Abierto increíble”, contó el número 2 de Chapa, recordando cómo se formó el actual equipo de La Natividad.

Chapaleufú volvió a jugar en Palermo después de cuatro años y arrancó con sorpresa ante La Natividad. Foto Matías Callejo/Prensa AAP

De muy buena relación con Pancho, Pepe y el Ruso Heguy y con experiencia en el club de Alvear -“Jugué como ocho o nueve años el Abierto de Chapaleufú”, comentó-, Zavaleta viajó a La Pampa y les propuso a Rufino y a Felipe -que venían de jugar juntos las semifinales de la Cámara de Diputados 2020- armar un equipo para la clasificación para Palermo.

“Me divertía y me entusiasmaba jugar con dos jóvenes como ellos. Nos faltaba uno más y lo invité a Julián, que me parecía que era el 3 que nos calzaba. Es un jugador que lee muy bien la cancha y tiene un temple perfecto para esa posición”, explicó.

“Con Felipe queríamos encarar este año la clasificación. Cuando vino Zavaleta y nos dijo que quería jugar con nosotros y después sumó a De Lusarreta, no dudamos en aceptar. Es una buena combinación. Porque Felipe y yo estamos disputando por primera vez este torneo y ellos dos ya lo jugaron un par de veces, y eso ayuda un montón sobre todo para momentos clave del partido”, reflexionó Bensadón. 

“En enero, el Negrito (Zavaleta) me dijo ‘Vamos a meterle con ellos, que son jóvenes, son promesas y están haciendo las cosas bien’. Dije que sí al toque”, afirmó De Lusarreta.

Es el único sobreviviente de aquella formación de Chapaleufú que jugó por última vez en Palermo, en 2017. En esa ocasión, compartió equipo con Alberto y Eduardo Heguy y Ezequiel Martínez Ferrario.

Zavaleta -con casco rojo, anta La Natividad- fue el ideólogo del equipo. Foto Matías Callejo/Prensa AAP

“Es lindísimo poner de vuelta a este equipo en el Abierto, porque Chapaleufú pertenece a ese grupo que ha jugado toda la vida ese torneo. Es un histórico”, reflexionó.

Los otros tres integrantes se calzaron por primera vez esa camiseta cargada de tanta gloria, que ya levantó diez veces el trofeo más importante del polo mundial: seis como Indios Chapaleufú I y otras cuatro como Indios Chapaleufú II. La última consagración fue en 2004, cuando el II venció al I en la final por 15-11, en la última edición del torneo que no tuvo ni a La Dolfina ni a Ellerstina en la definición.

Nos pusimos esta camiseta medio de caraduras. Rufino es el único con una conexión directa con el club, aunque yo soy socio. Pero cuando armamos el equipo empezamos a buscar el nombre y este era el que más nos gustaba. Está bueno porque tenemos el apoyo de todos los Heguy, del público de Chapa y de toda la gente del club que nos ayuda siempre en lo que puede”, contó Dabas.

“Yo tenía un poster gigante de Bauti Heguy en mi cuarto, era mi ídolo. Así que jugar en este equipo es un orgullo enorme, porque conozco su historia”, aseguró Zavaleta.

Chapaleufú superó el torneo clasificatorio con triunfos ante Los Machitos por 11 a 9 y ante La Irenita II, por 12 a 10. En el debut en Palermo, dio el batacazo ante La Natividad de los hermanos Castagnola, Pablo Pieres e Ignatius Du Plessis. El miércoles, en la segunda fecha, cayó por 17 a 10 ante La Dolfina Brava, y aunque estuvo muy lejos del nivel del primer partido, cayó dando pelea y mostró que, aunque sea un equipo nuevo, ya tiene identidad propia. Y Rufino sumó seis goles más para quedar como el goleador del campeonato, con 21. Este domingo enfrentará a Murus Sanctus.

En su segundo partido ante La Dolfina Brava, Chapaleufú cayó 17 a 10 y Bensadón sumó seis goles. Foto Matías Callejo/Prensa AAP

“Lo mejor que tiene esta formación es que cada uno está en el puesto que tiene que estar. La combinación de tener una buena defensa, un buen ataque y un buen mediocampo. Desde la primera práctica supimos qué tenía que hacer cada uno y nos acomodamos bastante fácil”, afirmó De Lusarreta.

Nos complementamos muy bien los cuatro. Y no es algo que tuvimos que trabajar. Es una química que se dio naturalmente. Desde el primer día que salimos a jugar juntos nos sentimos muy cómodos. Salió redondo”, comentó Dabas.

Zavaleta explicó: “Tenemos un sistema bastante clásico: pegarle a la pelota y andar ligero. Rufino y yo somos jugadores que tratamos de ir muy rápido y la idea es tener un equipo que ataque. Tratamos de tener un juego bastante simple, que en Palermo funciona mejor que en otros torneos”.

Y agregó: “En el último partido de la clasificación no jugamos el polo que queríamos jugar, el que mostramos ante La Natividad. No nos salían las cosas, pero le seguíamos poniendo huevo. Nunca nos peleamos entre nosotros ni nos enojamos con los referís. Y lo ganamos con mucha frialdad. Esa es otra fortaleza del equipo”.

Sangre joven y jugadores con más experiencia. Talento, trabajo y una química natural que funcionó desde el primer encuentro. Esa parece ser la fórmula de Chapaleufú versión 2021, el equipo que devolvió una camiseta con mucha historia a Palermo

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA