Pagos electrónicos: un negocio en plena ebullición

Por Carlos HourbeightDirector de Eco Go FintechLa guerra mundial por los US$1.900.000 millones de facturación (según Mc Kinsey) del negocio de los pagos, está en plena ebullición. Un síntoma en ese escenario fue el anuncio formulado esta semana por Amazon en el Reino Unido: el 19 de enero de 2022 dejará de recibir pagos de…

pagos-electronicos:-un-negocio-en-plena-ebullicion

Por Carlos Hourbeight

Director de Eco Go Fintech

La guerra mundial por los US$1.900.000 millones de facturación (según Mc Kinsey) del negocio de los pagos, está en plena ebullición. Un síntoma en ese escenario fue el anuncio formulado esta semana por Amazon en el Reino Unido: el 19 de enero de 2022 dejará de recibir pagos de sus clientes con tarjetas de crédito Visa (sí podrán hacerlo con Visa Débito), debido al elevado costo que representa para la empresa.

El origen de esta guerra es la revolución tecnológica y la explosión del comercio electrónico, con un campo de batalla que incluye a las “marcas” (Visa, Mastercard, Amex), bancos, fintech, big tech, adquirientes, procesadores y cientos de empresas de todo tamaño involucradas en alguna parte de las transacciones de pagos. Un ejemplo shockeante y reciente es el de D Local, el unicornio uruguayo que debutó en el Nasdaq este año, y que ya alcanzó una capitalización de mercado de US$11.000 millones (3 veces la capitalización conjunta del Galicia, Macro, Santander y BBVA).

Pero por detrás hay otra pelea por los rieles. Los rieles y las reglas del sistema de pagos fueron creados por Visa, Mastercard y Amex hace 50 años, con un liderazgo que sigue renovándose hasta hoy (Visa es la 13° empresa del mundo por capitalización de mercado y Master, la 27 ) En medio de esa guerra, los sistemas financieros locales, deseosos de actuar en ámbitos que tuvieran sus propias reglas y gobernanzas, crearon nuevos esquemas de pagos.

Muchos países implementaron esquemas de tarjetas de crédito y débito domésticas en competencia con las tradicionales marcas internacionales. Canadá, Australia, Países Bajos, Suecia, China, Rusia, Turquía y Japón lo hicieron.

El cambio más importante con los pagos y las transferencias inmediatas lo produjo China, cuando los gigantes de Internet Alibaba y Tencent desarrollaron Ali Pay y WeChat. Estas dos empresas hoy dominan el 95% de los pagos digitales de su país e impusieron el uso universal del código QR como método de captación de los detalles de la transacción de pagos.

Desde ese momento, esquemas nacionales de pago inmediatos se han venido desarrollando en todo el mundo, donde los rieles pueden ser empresas administradoras de los sistemas financieros locales, como “Transferencias 3.0” en la Argentina, o directamente los bancos centrales, como PIX en Brasil, que esta semana cumplió un año.

Allí, tanto las empresas aceptadoras -las que despliegan en los comercios los códigos QR o las terminales POS-, como las empresas emisoras -bancos o billeteras virtuales-, tienen que conectarse tecnológicamente con el Banco Central a través de unas pocas empresas proveedores de esta conexión, homologadas por el propio Banco Central.

Brasil no tenia un esquema de transferencias inmediatas persona a persona (P2P) tan desarrollado como tiene la Argentina desde 2011. Y su implementación, que permite tanto las transferencias P2P como los pagos en comercios con códigos QR y terminales POS, ha sido un éxito absoluto.

Los números:

1) El 62% de la población adulta de Brasil, o sea 104 millones de personas, realizaron en los últimos doce meses 7.000 millones de transacciones a través de PIX.

2) Cerca de 7,9 millones de comercios, esto es, 55% de las entidades legales registradas en el Banco Central, intervienen en el sistema.

3) El 16% de las transacciones del último mes han sido pagos a comercios, con un ticket promedio de 500 reales, y el 60% de los cuales han sido por operaciones de menos de 100 reales.

Mientras tanto, el Banco Central de Brasil continúa con los planes de desarrollo de PIX con diversos objetivos, entre ellos los que se detallan a continuación.

1) Minimizar el fraude, para lo que estableció contra cargos a partir del pasado día 16.

2) Utilizar PIX para el pago de transacciones online sin necesidad de abrir la aplicación del banco o la billetera para completar la transacción en línea.

3) Utilizar PIX para retirar dinero en efectivo en los comercios.

4) Implementación de “PIX Cobranza”, para fin de año.

5) Implementación de “PIX AutoPay”, para mediados de 2022 6) Implementación de PIX para efectuar pagos internacionales.

Como se ve, la iniciativa del Banco Central de Brasil no es solo monumentalmente ambiciosa sino efectiva y ha contado con el trabajo de todos los jugadores de la industria bancaria y financiera.

En este sentido, “Transferencias 3.0” tiene el mismo potencial de crecimiento. La Argentina debería aprovechar la oportunidad.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA