En las carnicerías de barrio los aumentos llegaron hasta el viernes

La suba del kilo vivo comenzó a trasladarse a las carnicerías y góndolas, aunque el congelamiento de precios “sólo por el fin de semana largo” en las grandes cadenas sirvió de freno: este martes en la mayoría de las carnicerías porteñas visitadas por Clarín en un sondeo, no habían vuelto a subir.El secretario de Comercio Interior,…

en-las-carnicerias-de-barrio-los-aumentos-llegaron-hasta-el-viernes

La suba del kilo vivo comenzó a trasladarse a las carnicerías y góndolas, aunque el congelamiento de precios “sólo por el fin de semana largo” en las grandes cadenas sirvió de freno: este martes en la mayoría de las carnicerías porteñas visitadas por Clarín en un sondeo, no habían vuelto a subir.

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, acordó con los supermercados Coto, Changomás, Cencosud (Jumbo, Disco y Vea) Carrefour, La Anónima y Día, entre otros, una “pausa” en el diálogo hasta este martes, tras el feriado por el Día de la Soberanía. Las carnicerías de barrio quedaron afuera de estos acuerdos, por lo que la dispersión de precios en estos puntos de ventas resultó mayor.

Sin embargo, los carniceros consultados por este medio coincidieron en que durante la semana pasada los precios de los distintos cortes habían aumentado hasta 25%, y que desde que comenzó nuevamente la semana laboral no se registraron nuevas subas. Aunque no descartaban algún nuevo incremento de precio a medida que recibieran los despachos el resto de la semana.

En promedio, los incrementos de las últimas tres semanas superan el 30%: el kilo de media res costaba $429 a fines de octubre y llegó hasta los $565 el viernes. Los precios varían según los cortes y las zonas: por el aumento de la demanda asociado a los días del verano, el asado fue uno de los que más subió.

En Mataderos, por ejemplo, el kilo de asado pasó de $550 a $879. El corte favorito de los argentinos llega hasta los $1100 el kilo, si se toma en cuenta la cadena de carnicerías Res, que tiene más de 99 sucursales sólo en la Capital Federal.

“La semana pasada tuvimos que aumentar entre $40 y $50 todos los cortes“, señaló el empleado de una carnicería del barrio de Villa Ortúzar, ante la mirada atenta de su clientela que, al escuchar que no se descartan nuevos ajustes en los próximos días, se molestó y le pidió: “Dejen de aumentar”.

Un colega suyo del barrio de Villa Urquiza afirmó que los acuerdos impulsados por el Gobierno con las grandes cadenas no impactan en los precios del mostrador de los pequeños comercios.  Y afirmó. que pese a las recientes subas, la demanda de los clientes se mantiene intacta. En la cadena Coto, el precio de la carne picada se mantiene en los mismos $489 por kilo que habían sido publicados una diez días atrás.

Según datos de a Cámara de Industria y Comercio de Carnes y derivados (Ciccra), se consume un 30% menos de carne por habitante que en 2008: a octubre la cifra fue 47 kilos por habitante al año.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA