A catorce años de la muerte de Heath Ledger, el inigualable “Joker” que cautivó al mundo

Falleció a los 28 años por sobredosis. Estaba en la cima de su carrera y ya había obtenido varias nominaciones al Oscar. Última modificación: 22 de enero 2022, 23:04hsA catorce años de la muerte de Heath Ledger, el joven “Guasón” que enamoró al mundo (AP Photo_Dima Gavrysh)Hay quienes en este mundo marcan un antes y…

a-catorce-anos-de-la-muerte-de-heath-ledger,-el-inigualable-“joker”-que-cautivo-al-mundo

Falleció a los 28 años por sobredosis. Estaba en la cima de su carrera y ya había obtenido varias nominaciones al Oscar.

A catorce años de la muerte de Heath Ledger, el joven “Guasón” que enamoró al mundo (AP Photo_Dima Gavrysh)

Hay quienes en este mundo marcan un antes y un después. Esas personas que cuando ya no están, dejan un vacío muy difícil de reemplazar. Eso pasa en la vida y en la ficción. Heath Ledger fue sin dudas uno de ellos.

Una persona que, con su talento actoral, nos invitó como espectadores a meternos e involucrarnos profundamente en las historias de sus personajes. Nos hizo viajar, pensar, sentir, emocionar y hasta llorar. Hoy, se cumplen catorce años de su trágica ida, ocurrida el 22 de enero de 2008 mientras descansaba en la habitación de un hotel en New York. Tenía 28 años y estaba en la cima de su carrera actoral.

Leé también: La ex novia de Heath Ledger publicó fotos inéditas del actor a 13 años de su muerte

Su papel de Guasón (rival de Batman en el Caballero de la Noche), por el que ganó un Oscar póstumo a mejor actor de reparto, fue y será inolvidable. Algunas versiones, de hecho, apuntaron a ese complejo papel como causante de su muerte, ya que el actor no dormía y consumía estupefacientes para alcanzar el grado de locura que implicaba el personaje.

El actor australiano falleció a sus 28 años. (Foto: Archivo)

Heath Ledger, el lado B del éxito

El perfeccionismo y la autoexigencia profesional de Ledger lo convirtieron en una de las grandes promesas actorales de la industria cinematográfica estadounidense, pero también le jugaron una mala pasada. Este joven que iluminó al cine con actuaciones despampanantes también escondía a un “caballero oscuro” que sufría y padecía las consecuencias de la exigencia, la sobrecarga de responsabilidades, la fama y el peso de la vida personal.

Fue su propio amigo, Gerry Grennell, quien reveló que se mudó con el actor un tiempo porque estaba preocupado. En una entrevista con la Revista People, reveló: “Lo oía deambular por el apartamento de noche. Me levantaba y le decía: ‘Vamos, hombre, vuelve a la cama, tienes que trabajar mañana’. Él me respondía: ´No puedo dormir’”.

Los problemas de Ledger con el insomnio eran moneda corriente, pero se potenciaron cuando empezó a personificar al “Joker” en “The Dark Knight”. Lamentablemente, el actor estaba obsesionado con alcanzar la demencia del personaje y su autoexigencia no tenía límites. Trabajaba todo el día y cuando llegaba a su casa, le resultaba imposible dormir. Las pastillas contra el insomnio tampoco ayudaron. De hecho, fueron su camino hacia la muerte.

La mejor escena de Ledger como el Guasón.

Sin embargo, los problemas del actor australiano eran de vieja data y no recaían solamente en su papel del “Joker”. Meses antes de su muerte, mientras trabajaba en la que sería su última actuación en “The Imaginarium of Doctor Parnassus”, Ledger tuvo lo que algunos de sus compañeros de reparto y amigos describieron como “neumonía ambulante”. Tenía muchos problemas para dormir y estaba mezclando un cóctel de pastillas recetadas en un intento desesperado por descansar un poco.

En una entrevista que el propio actor dio para el New York Times en noviembre de 2007, confesó que sus papeles recientes en I’m Not There” (2007) yThe Dark Knight” (2008) le habían dificultado conciliar el sueño. “La semana pasada probablemente dormí dos horas por noche en promedio. No podía dejar de pensar. Mi cuerpo estaba exhausto, pero mi mente seguía funcionando”, sostuvo.

En esa misma nota, le dijo a la periodista que había tomado dos píldoras “Ambien”, ya que una sola no le había funcionado, y que había quedado en estado de estupor. “Me desperté solo una hora después, todavía con la mente a toda máquina”, lamentó.

Durante el mes de enero de 2008, en Londres, donde estaba realizando el que sería su último trabajo como actor, Ledger padeció malestares respiratorios. Se quejó varias veces con su coprotagonista Christopher Plummer de que tenía muchos problemas para dormir y le dijo que tomaba píldoras para solucionar el problema. Plummer le dijo: “Todos nos resfriamos”, porque la filmación en exteriores tenía lugar durante noches horribles y frías. Pero Ledger no paraba de decir: “Maldición, no puedo dormir”, y tomaba todas esas píldoras para que lo ayudasen.

La palabra de Michelle Williams, la expareja de Heath Ledger

Su depresión y deterioro comenzaron meses antes, cuando su pareja y madre de su hija de dos años, Michelle Williams, terminó su relación y lo echó de su casa en Brooklyn. La actriz nunca reveló por completo el motivo de la ruptura, pero la mayoría de los informes indican que estaba harta del estilo de vida y el abuso de drogas por parte del actor.

De hecho, en una entrevista que la mujer hizo con la Revista Interview después del fallecimiento de su exmarido, confirmó los informes que suponían que el actor tenía problemas para dormir. “Desde que lo conocí, tuvo problemas de insomnio”, declaró. “Tenía demasiada energía. Su mente estaba funcionando, funcionando, funcionando, siempre funcionando”, dijo.

Ledger, junto a su entonces esposa y madre de su hija, la actriz Michelle Williams. (Foto: Archivo)

Después de la separación, el actor se mudó a un departamento en Soho, en Manhattan. Fue ahí donde tomaría la combinación letal de drogas que causaría su sobredosis accidental.

Cuando se mudó solo, estaba trabajando en lo que se convertiría en el papel definitorio de su carrera como “Joker” en “El Caballero de la Noche”. Su inmersión en el papel y su compromiso casi loco con el personaje claramente le quitó mucho, física y mentalmente. Quería que su actuación fuera impredecible, impactante, como de hecho lo fue.

La composición del Joker de Heath Ledger

Su director, Christopher Nolan, dijo sobre su actuación: “Mucho de lo que hacía Heath, lo discutía conmigo, pero en términos generales, me daba pistas sobre lo que iba a hacer, o hablábamos un poco sobre eso y yo intentaba ser una audiencia para él o una especie de medida con él de lo que estaba haciendo. Pero en gran parte se trataba de imprevisibilidad, y creo que quería jugar sus cartas un poco más cerca del pecho.”

Fue durante el rodaje de esa película que la enfermedad y el insomnio empeoraron, y sus allegados comenzaron a preocuparse por su salud mental y física. No obstante, su hermana Kate, de quien era muy cercano, no está de acuerdo con echarle la culpa a la película: “Honestamente, fue todo lo contrario. Tenía un sentido del humor increíble, y supongo que solo su familia y amigos cercanos realmente lo sabían. Pero se estaba divirtiendo. No estaba deprimido por The Joker”, confesó en una entrevista.

De hecho, ella fue una de las últimas personas en hablar telefónicamente con el actor la noche antes de que lo encontraran muerto por una combinación de oxicodona, hidrocodona, diazepam y doxilamina. Ella dijo que no mostraba signos de depresión y que no había ningún indicio de que pudiera tener tendencias suicidas. Muchos amigos y familiares descartaron que haya tenido reales intenciones de quitarse la vida.

Fue el padre del actor quien sí, en cambio, culpó a su hijo por su propia muerte: “Fue totalmente su culpa. No era de nadie más, él fue por las pastillas. Las puso en su sistema. No puedes culpar a nadie más en esa situación. Eso es difícil de aceptar porque lo amaba mucho y estaba muy orgulloso de él. Su hermana le habló por teléfono la noche anterior para decirle que no tomara los medicamentos recetados con las pastillas para dormir. Él dijo: ‘Katie, Katie, estoy bien. Sé lo que estoy haciendo’. No habría tenido ni idea”, lamentó en una entrevista.

Tras su fallecimiento, las actuaciones de Ledger se volvieron más fuertes y cobraron un valor real. Su legado, de hecho, se inmortalizó. Pero la realidad es que The Joker no fue su único gran papel.

Su actuación en Secreto en la montaña, junto a Jake Gyllenhaal, fue brillante. La película estadounidense dirigida por Ang Lee (y basada en el cuento Brokeback Mountain) ganó tres premios Óscar de un total de ocho nominaciones. La misma relata la historia de dos hombres con familia que descubren su homosexualidad y se enamoran en la montaña, en épocas donde la homosexualidad era vista como una enfermedad.

“Secreto en la montaña”, una película impactante sobre la homosexualidad.

La trayectoria actoral de Heath Ledger

Desde 2000 hasta 2005, Ledger realizó varios papeles como actor de reparto. Los más notables fueron como Gabriel Martin, el hijo mayor de Benjamin Martin (Mel Gibson) en El patriota (2000); como Sonny Grotowski, el hijo de Hank Grotowski (Billy Bob Thornton) en Monster’s Ball (2000).

También tuvo papeles protagónicos en películas como A Knight’s Tale (2001), Las cuatro plumas (2002), The Order (2003), Ned Kelly (2003), Casanova (2005), The Brothers Grimm (2005) y Los amos de Dogtown (2005). En 2001 ganó un Premio ShoWest, en la categoría “Estrella Masculina del Mañana”.

Recibió los premios al mejor actor de 2005 tanto del Círculo de Críticos de Cine de Nueva York como del Círculo de Críticos de Cine de San Francisco por su actuación en Brokeback Mountain (Secreto en la Montaña), en la cual interpretó a Ennis del Mar, un vaquero de Wyoming, quien tiene una relación amorosa con el aspirante a vaquero de rodeo Jack Twist, interpretado por Jake Gyllenhaal.

También recibió una nominación a los Premios Globo de Oro por mejor actor dramático y una nominación a los premios Óscar por ese papel, convirtiéndolo, a los 26 años de edad, en el noveno actor más joven en ser nominado para ese galardón como mejor actor.

Heath Ledger junto al actor Jake Gyllenhaal, en su brillante papel en la película “Secreto en la montaña”. (Foto: Archivo)

Después, coprotagonizó con la actriz australiana Abbie Cornish la película de 2006 Candy, una adaptación de la novela Candy: A Novel of Love and Addiction de 1998, como un joven adicto a la heroína que trata de librarse de su adicción.

Por su actuación como Dan, el aprendiz del personaje de Geoffrey Rush, fue nominado para varios premios en la categoría de mejor actor, incluyendo uno del Círculo de Críticos de Cine de Australia en 2006, el cual fue obtenido tanto por Cornish como por Rush en sus categorías. Un par de semanas después del estreno de Candy, Ledger fue invitado a sumarse a la Academia de Cine y Ciencias.

Como uno de los seis actores que representaron diferentes aspectos de la vida de Bob Dylan en la película de 2007 I’m Not There, dirigida por Todd Haynes, Ledger ganó elogios por su personificación de ‘Robbie Clark’, un actor temperamental y sin cultura que representa el lado romántico de Dylan, pero dice que los elogios nunca fueron su inspiración.

Póstumamente, el 23 de febrero de 2008, compartió el Premio “Independent Spirit Robert Altman” con el resto del elenco de la película, con su director y con el director de audiciones.

En su penúltima actuación cinematográfica, Ledger interpretó al Joker en The Dark Knight , la secuela de la película de 2005 Batman Begins. La misma fue estrenada en Australia el 16 de julio de 2008, casi seis meses después de su fallecimiento.

En Londres, mientras aún trabajaba en la película, Ledger le dijo a la periodista Sarah Lyall, en su entrevista publicada en el New York Times el 4 de noviembre de 2007, que veía a su personaje como “un payaso psicópata, asesino en serie y esquizofrénico sin un gramo de empatía”.

Para prepararse para el papel, según le dijo a la revista Empire, fue “a una habitación de hotel en Londres varias veces durante un mes”, donde se encerró con diarios y experimentó voces. “Era importante tratar de encontrar una voz y una risa un tanto icónica. Terminé aterrizando en el reino de un psicópata: alguien con muy poca conciencia de sus actos”, confesó en aquel entonces.

Más tarde, el actor cambió su opinión sobre el personaje y lo describió como “un payaso absolutamente sociópata, con sangre fría y asesino en serie”, y añadió que el director le había permitido que lo desarrollase con total libertad, lo cual le había parecido divertido, “porque no hay límites sobre lo que el “Joker” puede decir o hacer. Nada lo intimida y todo es una gran broma para él”.