A 20 años de los asesinatos de Kosteki y Santillán, cortan el Puente Pueyrredón

El Puente Pueyrredón se encontraba cortado en la mañana de este sábado por una manifestación de movimientos sociales en el marco del 20º aniversario de la llamada Masacre de Avellaneda.De la manifestación formaban parte el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), el Frente de Izquierda (FIT) y el Polo Obrero (PO), entre otros.Algunos se concentraron en Plaza…

a-20-anos-de-los-asesinatos-de-kosteki-y-santillan,-cortan-el-puente-pueyrredon

El Puente Pueyrredón se encontraba cortado en la mañana de este sábado por una manifestación de movimientos sociales en el marco del 20º aniversario de la llamada Masacre de Avellaneda.

De la manifestación formaban parte el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), el Frente de Izquierda (FIT) y el Polo Obrero (PO), entre otros.

Algunos se concentraron en Plaza Alsina, mientras que otros lo hicieron en la estación del Ferrocarril Roca escenario de los crímenes, que desde 2013 dejó de llamarse Avellaneda y fue designada “Maximiliano Kosteki y Darío Santillán” en homenaje a los militantes asesinados.

Pasadas las 11, los manifestantes marcharon con bombos y banderas hacia el puente que une Avellaneda con la Ciudad de Buenos Aires.

Soledad Díaz García, dirigente del Polo Obrero, escribió en su cuenta de Twitter: “Seguimos denunciando que fue un operación represiva montada por todo el arco político patronal para regimentar a los que se organizan y luchan contra hambre con independencia del Estado. Fracasaron, a 20 años seguimos en la calles”.

Para este domingo a las 11 está convocada una masiva concentración en la estación ferroviaria, para salir posteriormente hacia el Puente Pueyrredón. Allí se subirá a las 11:55 —hora en la que comenzó la masacre en 2002— y se cerrará la jornada con un acto central con la consigna “Veinte años de lucha, veinte años de impunidad, la Masacre de Avellaneda fue un crimen de Estado”.

Masacre de Avellaneda

El 26 de junio de 2002, Maximiliano Kosteki (de 25 años) y Darío Santillán (21), ambos militantes de la Coordinadora Aníbal Verón, estaban cortando el Puente Pueyrredón, en una jornada de protesta en reclamo de planes sociales.

Ambos militantes fueron asesinados por el comisario a cargo del operativo de represión, Alberto Franchiotti, y por el cabo Alejandro Acosta, en el hall de la estación ferroviaria. Ambos asesinos fueron condenados a prisión perpetua por doble homicidio y siete tentativas de homicidio.

Alberto Santillán, padre de Darío, acusó al Poder Judicial de “corrupto”, reclamó una “justicia completa” para los “responsables políticos” y opinó que las demandas sociales de hace 20 años atrás “siguen vigentes hoy”.

“Hace 20 años, Darío y Maxi acompañaron su conciencia con su cuerpo, con su vida. Darío hablaba mucho del hombre nuevo como lineamiento político y hablaba de sentir la injusticia ajena como propia y esas palabras las acompañó con el cuerpo y, por eso lo mataron”, señaló en un diálogo con la agencia de noticias Télam.

“Les dijo a todos sus compañeros que se vayan y él se quedó en la estación al lado de su compañero (por Maximiliano Kosteki) y eso ha creado una conciencia con los años. Yo siempre digo que mientras mi hijo derramaba sangre en la estación, también estaba pariendo un montón de hijos con una conciencia política distinta y hoy lo veo en toda esa juventud comprometida que levanta las banderas del trabajo y la justicia”, agregó.

Juan Pablo Nocelli, referente del MTD Aníbal Verón desde antes de la masacre de Avellaneda, remarcó: “Hoy, a 20 años de aquella tragedia, nuestras consignas siguen siendo las mismas, como son el trabajo digno y alimento para el pueblo, cambio social, una nueva educación, una vida digna”.

“Creemos que después de tantos años los problemas sociales de fondo siguen vigentes en la Argentina y la lucha se mantiene por la recuperación de más derechos sociales. A más de 20 años seguimos reclamando que se haga justicia también con los responsables políticos de aquella Masacre de Avellaneda. Hoy seguimos diciendo que la Masacre de Avellaneda fue un crimen de Estado“, concluyó.

​LGP

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA