Inflación “autoconstruida”: los siete elementos que demuestran lo contrario

Mientras el presidente Alberto Fernández dice que la suba de precios “está en la cabeza de la gente”, los datos se empeñan en contradecirlo. 24/01/2023 15:37 Clarín.com Economía Actualizado al 24/01/2023 15:37 La afirmación del presidente Alberto Fernández acerca de que la inflación es “autoconstruida” contrasta con los números que muestran que el salto sostenido en…

inflacion-“autoconstruida”:-los-siete-elementos-que-demuestran-lo-contrario

Mientras el presidente Alberto Fernández dice que la suba de precios “está en la cabeza de la gente”, los datos se empeñan en contradecirlo.

24/01/2023 15:37

  • Clarín.com
  • Economía

Actualizado al 24/01/2023 15:37

La afirmación del presidente Alberto Fernández acerca de que la inflación es “autoconstruida” contrasta con los números que muestran que el salto sostenido en los precios es consecuencia de una “economía enferma” -tal como la definió el ministro Sergio Massa. Estos son los factores que empujan al indice de precios a rozar el 100% anual.

Déficit fiscal

La escalada inflacionaria de Argentina arrancó en 2005, cuando el aumento del gasto público empezó a complicar la cuentas fiscales hasta sumergirlas en un déficit permanente que no cuenta con financiamiento genuino. La suba del gasto se viene cubriendo con emisión monetaria. aumento de la presión impositiva y nueva deuda.

Emisión monetaria

La maquinita del Banco Central se convirtió en la principal fuente de financiamiento para el sector público. Solo en 2022 la emisión volcó sobre la economía un exceso de 6,2 billones de pesos. Con la moneda devaluándose a diario, nadie quiere esos pesos, lo que lleva al Central subir las tasas para volverlos más atractivos y a la vez inunda la plaza de billetes, lo que termina presionando sobre los precios.

El recorrido del dólar

​Cuando Alberto Fernández asumió el dólar oficial cotizaba a $ 60. Hoy el mayorista llega a 184 pesos. Dio un salto de 206% por debajo de la inflación del período, que llegó al 300%. Para corregir ese atraso cambiario en los últimos meses el Banco Central aceleró el ritmo de la devaluación para ponerlo a tono con la evolución mensual de los precios. Así con una corrección mensual en torno al 6% le fija un piso a la inflación.

Brecha cambiaria

El intento del Gobierno de usar al dólar como ancla inflacionaria y hacerlo correr por atrás de los precios derivó en una abanico de dólares que cobraron vigor en los últimos años.

Esto hace que la brecha cambiaria supere el 106% en el caso del dólar blue y llegue al 97% en los dólares financieros. La amplitud de la brecha despierta la idea de que en algún momento habrá una corrección que acerque el precio del dólar oficial al de los alternativos. Y eso hace que los precios se fijen teniendo en cuenta la cotización del blue y el contado con liqui.

Indexación del gasto y de la deuda

Buena parte del gasto público se ajusta por inflación. La suba de precios incide en el aumento de las jubilaciones y las paritarias públicas y privadas se fijan en función de la inflación pasada. Lo mismo ocurre con otras partidas del gasto y con la deuda: los bonos y los instrumentos que ajustan por CER son los más demandados por los inversores, que cada vez piden una tasa más alta para quedarse en pesos y no pasarse a dólares.

La escasez de divisas

​Con los mercados de deuda cerrados, Argentina enfrenta un déficit permanente de divisas. Ni siquiera las exportaciones récord alcanzan para generar los dólares que el país necesita. Ante esto la solución del Gobierno fue trabar las importaciones y multiplicar el cepo para que cada vez sea mas dificil -y más caro- para los argentinos conseguir dólares para ahorrar o para viajar al exterior.

En diciembre de 2019 quien quería viajar fuera del país pagaba $ 63 por dólar. Hoy paga $ 383, un salto del 508%.

Incertidumbre electoral

En los años electorales los argentinos tienden a volcarse al dólar para prevenirse ante la incertidumbre. Este elemento combinado con los embistes del oficialismo contra al Corte Suprema y los enfrentamientos con la oposición en el Congreso meten más presión sobre los precios y le dan combustible a la inercia inflacionaria que el país arrastra desde hace casi dos décadas.

AQ​