sábado, 2 marzo, 2024
InicioTecnoHigiene digital: paso a paso, cómo proteger tus nuevos dispositivos y desechar...

Higiene digital: paso a paso, cómo proteger tus nuevos dispositivos y desechar los viejos manera segura

La conectividad está en todos lados. A través del bluetooth y WiFi, desde teléfonos y tablets hasta electrodomésticos inteligentes, el acceso a internet implica una comodidad que muchos ya no quieren resignar. Pero la cantidad de datos que pueden almacenar estos aparatos una vez que creamos una cuenta puede ser un potencial peligro a futuro.

Desde una pulsera de fitness hasta una notebook, pasando por un smartphone o un monitor de bebé, cada vez tenemos más dispositivos inteligentes, y es probable que muchos hayan recibido alguno como regalo en las últimas fiestas.

La compañía de ciberseguridad ESET Latinoamérica comparte consejos para proteger los nuevos dispositivos y desechar los viejos con seguridad.

Qué hacer con un aparato nuevo

Las cámaras de vigilancia también pueden representar una amenaza. Foto: Ezviv Las cámaras de vigilancia también pueden representar una amenaza. Foto: Ezviv

Antes de poner en funcionamiento un nuevo dispositivo, es importante tener en cuenta que conlleva un riesgo de seguridad, asimismo se debe actuar antes de descartar el dispositivo antiguo que ya no se necesita ya que puede contener información acumulada durante su uso, y se debe asegurar que la información esté protegida, tanto si se va a tirar como si se piensa regalarlo o venderlo.

Si se recibió un nuevo dispositivo o gadget tecnológico para estas fiestas o se aprovecharon las promociones de fin de año para actualizar tus equipos, ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, comparte consejos para proteger tu nuevo dispositivo y preparar el viejo para poder desechar con seguridad.

El nivel de riesgo al que se está expuesto dependerá del tipo de dispositivo del que se hable, pero hay algunos problemas comunes que pueden poner en peligro las cuentas online y los datos personales y financieros:

  • El producto contiene software o firmware sin parchear. Esto podría permitir a los piratas informáticos aprovechar las vulnerabilidades de los ataques para lograr diversos objetivos.
  • La contraseña predeterminada de fábrica del producto es fácil de adivinar o descifrar y el producto no exige al usuario que la actualice inmediatamente. Esto podría permitir a un atacante secuestrar el producto de forma remota con relativamente poco esfuerzo.
  • No está activada por defecto la autenticación de dos factores (2FA), lo que podría facilitar a los hackers el secuestro del dispositivo.
  • No hay bloqueo de dispositivo habilitado, lo que pone en riesgo el dispositivo en caso de pérdida o robo.
  • La configuración de privacidad no es lo suficientemente segura de fábrica, lo que lleva a compartir datos personales con anunciantes o posibles entidades maliciosas. Esto es especialmente preocupante si se trata de un juguete para niños.
  • Algunos ajustes, como las grabaciones de vídeo y audio, están activados por defecto, lo que pone en riesgo la privacidad de los más pequeños.
  • No hay cifrado en el proceso de creación de cuentas e inicio de sesión, lo que deja al descubierto nombres de usuario y contraseñas.

El emparejamiento del dispositivo (es decir, con otro juguete inteligente o aplicación) se realiza mediante Bluetooth sin necesidad de autenticación. Esto podría permitir a cualquier persona dentro del alcance conectarse con el juguete o dispositivo para transmitir contenidos ofensivos o molestos o enviar mensajes manipuladores a quien lo utilice.

El dispositivo comparte la geolocalización automáticamente, lo que puede poner al usuario/a en peligro físico o en riesgo de robo.

No hay software de seguridad en el dispositivo, lo que significa que está más expuesto a amenazas nacidas en Internet que podrían robar datos o bloquear el dispositivo.

“El problema es que en muchas partes del mundo no existe ninguna obligación legal de que los fabricantes, distribuidores e importadores vendan productos seguros conectados a Internet”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

“Aprovechando el mal diseño de los proveedores y la escasa atención prestada a las mejores prácticas de seguridad, los piratas informáticos malintencionados pueden llevar a cabo una serie de ataques para secuestrar sus dispositivos y acceder a los datos almacenados en ellos. Esto podría incluir el inicio de sesión en algunas de sus cuentas más sensibles, como la banca en línea”, agregó.

10 tips para proteger los dispositivos nuevos

El WiFi es una puerta de entrada de atacantes. Foto: iStock.El WiFi es una puerta de entrada de atacantes. Foto: iStock.

1. Olvidarse de los valores predeterminados y, en su lugar, proteger cada gadget con una contraseña segura, robusta y única al configurarlo.

2. Siempre que sea posible, activar la función 2FA para mayor seguridad en el inicio de sesión.

3. Al descargar aplicaciones en el dispositivo, visitar solo tiendas de aplicaciones legítimas.

4. No hacer jailbreak a los dispositivos, ya que esto puede exponerlos a riesgos de seguridad.

5. Asegurarse de que todos los programas y sistemas operativos estén actualizados y tengan la última versión. Y activar las actualizaciones automáticas siempre que sea posible.

6. Cambiar la configuración del dispositivo para evitar el emparejamiento no autorizado con otros dispositivos.

7. Desactivar la gestión remota y el Plug and Play Universal (UPnP) cuando estén disponibles y asegurarse de que el dispositivo este registrado y recibe actualizaciones.

8. Hacer una copia de seguridad de los datos de los dispositivos en caso de ransomware u otras amenazas.

9. Mantener los dispositivos domésticos inteligentes en una red Wi-Fi independiente para que los atacantes no puedan acceder a la información más sensible.

10. Siempre que sea posible, instalar en el dispositivo un software de seguridad de un proveedor de confianza.

Descartar un dispositivo en desuso

Foto ShutterstockFoto Shutterstock

“Una investigación de hace unos años reveló que dos tercios de las memorias USB vendidas en eBay aún contenían información personal. Esto muestra que los dispositivos que utilizamos son una puerta de entrada a nuestra vida digital y que almacenan parte de nuestra información más preciada en sus discos duros y acceder a nuestras diversas cuentas en línea”, sigue el especialista.

“Pero lo que mucha gente no sabe es que, aunque los ‘borremos’ del disco duro, un profesional podría recuperar parte de ellos, o incluso todos, utilizando herramientas de recuperación de archivos. En algunos casos, incluso han podido recuperar datos de discos duros físicamente destrozados. Puede tratarse de fotos de amigos y familiares, correos electrónicos, extractos bancarios, documentos confidenciales, información médica, datos de seguros, etc.”, agrega Gutiérrez Amaya de ESET.

ESET comparte siete pasos para deshacerse de los residuos electrónicos de forma más segura:

1- Hacer una copia de seguridad de la información más importante: Considerar qué se quiere conservar del viejo dispositivo. Lo más probable es que no haya mucho en algo como una pulsera de fitness o un televisor inteligente. Pero es probable que haya documentos, fotos o vídeos importantes en un ordenador portátil o smartphone/tableta. Decidir si se quiere transferir al nuevo dispositivo o guardarlos en una plataforma de almacenamiento en la nube como iCloud o Google Drive. Como alternativa, se puede guardar en un disco duro/dispositivo de almacenamiento externo.

2- Cerrar la sesión de todas las cuentas: Asegurarse de haber cerrado la sesión las cuentas a la que se haya accedido en el dispositivo/máquina que se vaya a desechar. Esto significa que si se reciclan y de alguna manera siguen siendo accesibles, otro usuario no podrá utilizar la cuenta de streaming o de transporte gratuito.

3- Transferir o desactivar software: Averiguar qué software, si lo hay, por el que se haya pagado se quiere transferir a un nuevo dispositivo. Debería haber información dentro de la aplicación o en Internet para ayudar con el proceso de desactivación y transferencia.

4- Extraer la tarjeta SIM/SD: Si el dispositivo tiene una tarjeta SIM o SD, retirarla. Si se va a conservar el mismo número de teléfono, llamar al operador y transferirle la tarjeta SIM al nuevo teléfono. Si no, destruirla. Si el teléfono tiene una tarjeta de memoria SD para almacenamiento, retirarla.

5- Borrar el disco duro: Una vez que se haya hecho una copia de seguridad de todo lo importante, es hora de eliminar todo de la máquina/dispositivo que se vaya a deshacer. Se tendrá que realizar un restablecimiento de fábrica para aseguraste de que se eliminan todos los datos. Los pasos necesarios para conseguirlo dependerán del sistema operativo.

6- Utilizar herramientas de borrado de datos/formateo de disco: Si el restablecimiento de fábrica no es suficiente, considerar el uso de herramientas de borrado de disco de terceros como Disk Wipe o Active KillDisk. Asegurarse de investigar y encontrar un proveedor de confianza con un buen historial.

7- Destruir físicamente el disco duro: Otra opción para quienes no están seguros de que sus datos se hayan borrado mediante software es extraer físicamente el disco duro y destruirlo. Aquí se comparte una guía práctica.

“Hoy, la presencia de la tecnología es cada vez más fuerte. Cuidar que cada dispositivo o gadget en uso esté bien configurado, y tu información protegida, y saber cómo deshacerte de él cuando pase a retiro, es fundamental para conservar tu entorno tecnológico seguro y tus datos protegidos. Sigue estos consejos para las dos etapas de la vida de tu dispositivo preferido y disfruta del uso responsable de la tecnología a nuestro alcance”, concluye el investigador de ESET Latinoamérica.

SL

Más Noticias