martes, 16 julio, 2024
InicioEconomíaQué referencia de precio de dólar puede modificar el Gobierno para dar...

Qué referencia de precio de dólar puede modificar el Gobierno para dar más competitividad, según Ricardo Delgado

El precio del dólar se encuentra relativamente calmo, con los antecedentes que en febrero llegó a bajar hasta 13%, mientras que la inflación ascendió 13,2% en el mismo período. En este escenario, los analistas consideran que puede atrasarse el tipo de cambio oficial y que el Gobierno puede «tocar» una referencia clave para que no se genere un nuevo desequilibrio cambiario.

En especial, en una entrevista brindada a iProfesional, Ricardo Delgado, economista y director de la consultora Analytica, sostiene que el oficialismo puede modificar el «mix» que hoy se le paga al campo por la liquidación de los dólares de la cosecha, con el fin de brindarles una mayor competitividad a los productores.

Es decir, hoy se permite a los sojeros cobrar 80% de los dólares que reciben al cambio oficial y 20% restante al contado con liquidación, cuyo precio es más alto. Entonces, este experto considera que ese «blend» puede llegar a equilibrarse en 50% y 50%, para subir de forma indirecta la cotización cambiaria que se abona a los exportadores.

Respecto a las medidas económicas, Delgado considera que el «ajuste» es el principal instrumento de gestión del Gobierno para ordenar las cuentas públicas y para poder eliminar el déficit del gasto. Por eso, considera que el principal desafío es el impacto en los ingresos de los individuos que todo eso tendrá y cuál será la tolerancia social.

-¿De qué manera evalúa el desempeño y el impacto de las medidas del Gobierno en la Economía en los primeros tres meses de gestión?

-En estos tres meses, la política económica viene llevando un clásico y drástico ajuste fiscal y monetario con corrección de precios relativos, devaluación incluida, que inevitablemente aceleran la inflación y reducen la actividad económica.

El superávit fiscal de enero, que probablemente también se repita en febrero, indica que el ordenamiento de las cuentas públicas es la clave de la gestión económica. Por eso, este ajuste repercute en todas las partidas de gasto, desde los jubilados (el ítem principal) hasta las transferencias a provincias o la obra pública. Cuán sostenible es esta modalidad de ajuste está en debate, y ahí la dinámica política juega un papel central.

Ricardo Delgado, economista y director de Analytica, indica que el precio del dólar oficial que se le paga al campo puede llegar a cambiar su

Ricardo Delgado, economista y director de Analytica, indica que el precio del dólar oficial que se le paga al campo puede cambiar.

-El precio del dólar libre se encuentra estable hace varias semanas, ¿qué puede ocurrir con esta referencia y con el tipo de cambio oficial hasta la liquidación de la cosecha?

-La tranquilidad de los dólares financieros responde justamente a la relativa sequía de pesos que provocan la contracción fiscal y la aceleración inflacionaria. Entonces, si las expectativas se mantienen respecto a que este modo de ajuste es sostenible, no debería haber cimbronazos financieros hasta abril o mayo, cuando empiece la cosecha de soja.

La pregunta es qué hará el Gobierno para incentivar la liquidación de los dólares del campo. Es que este nivel de tipo de cambio se acerca al previo a la devaluación, con precios sectoriales no muy interesantes y retenciones. Por lo tanto, una opción es modificar el «blend» entre contado con liquidación y dólar oficial que hoy es 20% y 80%, respectivamente, hasta llevarlo, tal vez, a partes iguales (50%/50%), con una leve corrección cambiaria, de modo de no impactar tanto sobre la tasa de inflación.

Este «blend» y la política de devaluar al tipo de cambio oficial un 2% mensual, como ocurre hasta ahora, harán que en mayo el tipo de cambio real efectivo para los sojeros sea similar al de mediados de 2018.

-Se está hablando mucho de dolarizar la economía o de establecer una canasta de monedas, ¿hay posibilidad de hacerlo en el actual escenario de escasez de reservas netas?

Dolarizar o no, es, en todo caso, el final del camino. No creo en esta solución, ya que no resuelve los desequilibrios reales, tanto desde lo fiscal como desde lo productivo. Y además deja sin herramientas para los futuros shocks externos, que seguramente vendrán.

Más allá de mi opinión, sí creo que el Gobierno está transitando la fase pre-dolarizadora, de hecho lo dijo el propio Presidente. Claro que previo a eso debe resolverse la cuestión de los pasivos remunerados del Banco Central, si no se quiere ir a una «salida» tipo Plan Bonex, reprogramando los depósitos privados en los bancos.

-¿Qué puede suceder con la inflación en este escenario económico de anuncios de ajustes de precios de las tarifas de servicios públicos y menos actividad?

-Si el ajuste fiscal y monetario, y un uso muy restringido de los dólares para pagar importaciones, logran sostenerse, la inflación irá descendiendo, y es factible volver a tener un dígito mensual en junio. La cuestión crítica es cómo hacerlo.

El precio del dólar oficial, para Ricardo Delgado, puede mantenerse estable hasta la liquidación de la cosecha gruesa en abril.

El precio del dólar oficial, para Ricardo Delgado, puede mantenerse estable hasta la liquidación de la cosecha gruesa en abril.

Es que, en estos meses, los impactos sobre la actividad se profundizarán y empezarán a afectar notoriamente el nivel de empleo. Sostengo que parte de la explicación de la tolerancia social a estas primeras medidas tiene que ver con el bajísimo desempleo. Hay grandes problemas en los ingresos de las personas, pero la enorme mayoría tiene un trabajo. Si esto cambia, la situación puede complicarse.

-Si proyecta la situación al mediano plazo, ¿qué puede ocurrir en los próximos meses en la economía y a qué aspectos habría que prestarles atención?

-Justamente, diría que se debe poner mucha atención al nivel de actividad como «buffer» del proceso de ajuste. Si hay dólares para que las importaciones fluyan con cierta normalidad y la brecha cambiaria se mantiene, la producción podrá sostener razonablemente el nivel de empleo. Habrá más problemas en los sectores del comercio y la construcción, también grandes empleadores, pero podría evitarse un crac masivo de puestos laborales.-

Más Noticias