viernes, 19 julio, 2024
InicioPolíticaIntegrada o separada? Cuáles son detalles que hay que tener en cuenta...

Integrada o separada? Cuáles son detalles que hay que tener en cuenta al proyectar estos dos tipos de cocinas

Hay para todos los gustos. Por un lado, están las cocinas cerradas que mantienen su dinámica sin alterar el resto de los ambientes. Por el otro, las integradas más actuales, pero que requieren orden, organización y una ambientación acorde al resto de la casa. En la ancha avenida del medio, están las semi integradas, con sectores divididos de manera sutil y eficaz. A continuación, ejemplos e información de primera mano.

A favor de la integración

La arquitecta Cielo Pipkin es responsable de esta obra que comenzó con la idea de refaccionar una cocina desactualizada y derivó en la renovación total del interiorismo del living comedor. Estos son sus convincentes argumentos a favor de las cocinas integradas.

Mesa (La Feliz) con sillas amarillas (Números Primos). La lámpara existente se incluyó en el proyecto. Cortinas de lino ‘Indigo 300’ (De Levie) hechas a medida por Gabriela Pérez Elizalde. Daniel Karp

«La cocina ya no se considera un espacio exclusivamente de servicio. Prefiero pensarla como un sector sin rótulos, que tiene elementos de taller, de estar, de comedor y que une la estética de la vivienda.»

Arq. Cielo Pipkin

La conexión entre cocina y living-comedor ahora es a través de una barra con espacio de guardado de MDF enchapado en guindo con laca poliuretánica mate (Arq. Cielo Pipkin).Daniel Karp

La intervención en la cocina incluyó cambio de piso, nuevo equipamiento y revestimientos y el movimiento en los programas.

Como base neutra, en las paredes usaron látex mate ‘Twilight Gray SW 0054’ (Sherwin-Williams). Estantería de metal desplegado pintada con epoxi blanco mate.Daniel Karp

“El antiguo divisor era estrecho, tenía 40cm de profundidad y una subida de mampostería que molestaba. Se demolió ese muro para modificar el límite entre ambientes. El mueble actual tiene 60 cm. de profundidad, lo que permite tener cajones más profundos y mayor superficie de trabajo”, explica Pipkin.

Bienvenida la luz

Los dueños de casa lo tenían en claro: querían conectar la cocina y living con puertas corredizas de vidrio repartido.

Movieron de lugar la pileta –instalaron una ‘Quadra Mini’ (Johnson) con grifería ‘Gourmet’ (Piazza)–, y dejaron espacio para el lavavajillas en el bajomesada.Gentileza Fede Paul

Al ingresar al departamento, lo primero que aparecía era un hall oscuro, con un placard grande. Recién después se veía la luz natural, que llegaba desde los otros ambientes. Para ‘desencajonar’ el recibidor y renovar la cocina, principales objetivos de la familia dueña de casa, la arquitecta Gisela Literas, de Estudio Literas, planteó un cambio de límites y materiales que revitalizó todo el sector.

«Los ejes de la obra fueron, primero, abrir (por eso demolimos y cambiamos la circulación) y después, cerrar, pero con nuevas soluciones acordes al objetivo de integrar la cocina e iluminar el hall.»

Arq. Gisela Literas, Estudio Literas, a cargo de la reforma

La carpintería tiene dos paños fijos en los extremos y dos móviles en el centro (Estudio Literas). Gentileza Estudio Literas / Fede Paul

Nuevos límites

La cocina, y su conexión con el living comedor, necesitaban una renovación. La decisión más importante del proyecto fue demoler el muro divisor para desestructurar el límite.

El piso se unificó: el parquet original del living fue pulido e hidrolaqueado, y buscaron piezas para copiar el patrón y el tono. Bajaron el cielo raso para ocultar el dintel, y ahí embutieron luminarias.

“Pudimos integrar los ambientes, aún manteniéndolos separados”, explica cuenta la arquitecta Lucila Savage, de Estudio Lesel, responsable del proyecto.

Mantuvieron la conexión de gas para la cocina, pero reemplazaron la estufa por un aire acondicionado frío-calor.

Negro y madera

“En el primer render, la casa era toda blanca, pero un día se nos ocurrió que la cocina fuera negra, y eso se contagió al resto”, cuenta Carola Mauer, arquitecta y dueña de casa, sobre este ambiente sin interrupciones que se conecta con la parrilla.

Mesa de kiri quemado con sillas ‘Kennedy’ y bancos con asiento tejido en cuero negro (todo de Carola Mauer). Las lámparas (Luz Buenos Aires). Javier Picerno

La cocina, el comedor y el bar mantienen la misma paleta de color madera y negro. En el bar, la alacena con frente de esterilla americana se pintó de negro, igual que los muebles bajomesada de paraíso negro lustrado. Para el mueble de cocina se eligió una melamina ‘Perfect Sense’ (Holzart) con mesada y alzada de Dekton ‘Kelya’ (Canteras del Mundo).

Negro sobre distintas texturas para el bar y la cocina, vecinos en «L». Javier Picerno

Altura original

“No puse alacenas para resaltar la altura de cuatro metros y medio. Por contraste, el prisma horizontal y alargado de los muebles de cocina hace que el techo se perciba aún más lejos”, cuenta la Arq. María Carballo que cumplió el sueño de tener su primera casa al reformar un antiguo conventillo de La Boca.

El techo quedó tal cual: solamente se le hicieron algunos parches por fuera, en la membrana.

Cada cosa en su lugar

Cuando le tocó hacer el proyecto de remodelación de su propia casa, una construcción señorial en un barrio del sur bonaerense que necesitaba actualizarse, la Arq. Cecilia Fidanza se mantuvo firme en sus convicciones: agrandó la cocina, pero la dejó separada del comedor que la familia usa todas las noches.

Amplia y con estructura ligera, la isla es el lugar para el desayuno, las comidas informales y para cocinar en grupo. Javier Picerno

Experta en su oficio, Cecilia reutilizó y reubicó los muebles de la cocina original, que quedaron impecables con nuevas puertas en un actualísimo color.

Banquetas ‘Tólix’ (JB Lacroux). Lámparas ‘AR111’ led (Iluminarte Quilmes). Javier Picerno

“A menos que un cliente me lo pida, soy partidaria de la cocina separada y es mi veredicto final”, sentencia la Arq. Cecilia Fidanza que explica sus razones.

Como buena profesional, Cecilia Fidanza hizo una elegante cocina integrada, en uno de los deptos más luminosos y celebrados de Experiencia Living, destinado a una mujer moderna y retirada.Javier Picerno

Del campo a La Provence

Durante años, Josi Silveyra, más conocida como @maryjoegardener por sus seguidores en Instagram tuvo la cocina integrada al comedor. “Veníamos de vivir unos años en Estados Unidos, y al principio me pareció canchero; después, me empezaron a molestar el olor, el ruido y la falta de privacidad. Sentía que nunca podía tener lindo el comedor”, recuerda.

«Uno de los motivos para eliminar la pileta es que me sacaba mesada. “¡Y que no quería ver más ni ollas ni el trapo rejilla desde la mesa!», dice la dueña de casaMaia Croizet

Entre otros aciertos, la arquitecta Delfina Roldán propuso reunir “lo mojado” en un solo sector. “Lavo, seco, guardo en un mismo lugar. ¡Y ahora tengo una mega bacha! Me resulta mucho mejor que las dos anteriores”, cuenta Josi.

“Para mí era importante sentarme y ver algo lindo, no sentirme en la cocina”. Maia Croizet

Coherencia

Constanza Ruiz, creadora de la marca de carteras y ropa de cuero Viguá, combinó en su cocina pisos de granito, mesas de mármol y sillones Mar del Plata. Aunque este sector está separado del living comedor, mantuvo las paredes de piedra.

En el fondo se ve la cocina con el mismo revestimiento del livingDaniel Karp

Para las paredes se usó piedra ‘Cascarón Balcarce’. Seleccionaron las de tonos amarillo y marrón para lograr una paleta homogénea.

Muebles (Johnson Acero). Pisos de granítico (Cía. Argentina de Pisos). Cocina ‘Mixta’ color crema y electrodomésticos (Smeg). Lámparas colgantes (Landmark).Daniel Karp

Juntos pero no revueltos

“Hoy los espacios tienden a ser flexibles”, afirma la arquitecta Alejandra Lista. Por su amplia experiencia en la remodelación de cocinas, Lista se inclina por un modelo intermedio en el que los ambientes que pueden unirse o separarse con distintos tipos de cerramientos. Puertas corredizas o embutidas, barras, islas o divisores son algunas de las alternativas con las que se puede sectorizar. A continuación, su visión sobre las dos tipos de cocinas.

Esta es una de las obras en las que la Arq. Alejandra Lista, eliminó una pared para ampliar las vistas desde la cocina hacia el jardín.Magalí Saberian

En este proyecto fue clave enfatizar las visuales al jardín y entender la cocina como un espacio de estar permanente

Eliminaron la barra para dar lugar a una nueva disposición más moderna, con isla y mesa en una misma línea.

Los nuevos muebles son de MDF laqueado con detalles en enchapado de incienso.Magalí Saberian

En esta casa que Lista reformó por completo en San Fernando, la cocina es totalmente abierta y se une al resto del estar con tonos neutros y detalles en madera.

Para los dueños de casa era importante tener tener un gran ambiente que integra cocina, comedor y living.Daniel Karp

A tono con el espacio abierto que se comparte día a día, la cocina se organizó de manera práctica: sin alacenas y con estantes. Para iluminar el área de trabajo en la mesada, debajo de los estantes colocaron leds.

Los muebles de cocina de madera laqueada fueron diseñados por Lista. Mesada, tapa de la isla y estantes son de paraíso. Daniel Karp

Semi integración

Milagros del Carril, había pensado en separar la cocina del living con una barra, pero finalmente se decidió por este cerramiento de madera y vidrio.

Cerramiento (Somos Wood Craft). Muebles laqueados (Canale & Poisson) pintados en el tono ‘Softened Green’ (Sherwin Williams).Javier Picerno

«Íbamos a dividir la cocina del comedor con una barra en L, pero detectamos que quitaría lugar. Ahí surgió la idea de este cerramiento sutil que contiene las dos mesadas.»

Arq. Carolina Riva, responsable de la reforma.

Los laterales del divisor contienen las dos mesadas.Javier Picerno

Revista Living

Conocé The Trust Project

Más Noticias