miércoles, 22 mayo, 2024
InicioSociedadVer estas imágenes nos estremece. Necesitamos tragedias para reccionar?

Ver estas imágenes nos estremece. Necesitamos tragedias para reccionar?

Un posteo que publicó en la red X María Luján Rey minutos después del accidente ferroviario trajo la reminiscencia del más grave accidente ferroviario de este siglo.

María Luján –que es la mamá de Lucas Menghini, una de las víctimas fatales de la denominada tragedia de Once– escribió ayer por la mañana: “Ver las imágenes del tren […] estremece y nos vuelve a interpelar: ¿cuál es el mantenimiento que recibe el servicio ferroviario? Durante los últimos años se han producido cientos de incidentes, ¿volvemos a 2012? ¿Necesitamos tragedias para reaccionar?”. Y le sumó luego otro tuit destacando el excelente trabajo del SAME para dar alivio en el actual choque y también hace una década, cuando ocurrió la tragedia de Once. Rey se refería al que fue uno de los más graves accidente ferroviarios del país.

El siniestro, que aún está fresco en la memoria colectiva, ocurrió el 2 de febrero de 2012. En aquella oportunidad, la línea afectada fue el Sarmiento. Ocurrió cuando un tren regular no pudo detener su marcha al entrar en la terminal de Once y chocó a alta velocidad contra los paragolpes de contención. Como consecuencia fallecieron 52 personas y hubo 789 heridos.

Esto no les gusta a los autoritarios

El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.

La tragedia de Once tuvo lugar a las 8.33, cuando la formación identificada como El Chapa 16 no logró detener su marcha y se topó con los paragolpes de contención cuando estaba arribando a la plataforma de la terminal.

Las pericias mostraron que, aunque los frenos manuales funcionaban, no fueron suficientes para detenerlo. Además, otros aspectos que intervinieron en la gravedad fueron el mal mantenimiento de los vagones, el estado del paragolpe y el sistema de frenado “de hombre muerto”, que el maquinista confesó haber anulado. Esta situación abrió el camino judicial que terminó en dos juicios: Once I y Once II. En el primero se dictó sentencia en 2014, con 21 condenados (18 empresarios, dos funcionarios y el conductor). Pero en segunda instancia la cámara absolvió a uno de los condenados y redujo las penas restantes. Once II se hizo en 2018 y la sentencia absolvió al principal acusado, el exministro Julio De Vido del estrago, aunque lo condenó por administración fraudulenta.

A pesar de su gravedad y cercanía, la tragedia de Once no fue la mayor desgracia ferroviaria de la historia argentina. Contada por número de víctimas fatales, fue la tercera. La más grave ocurrió en 1970, en Benavídez, provincia de Buenos Aires y murieron 236 personas. En esa oportunidad colisionó El Zarateño con destino Retiro, que alrededor de las 20, se detuvo en la vía, cerca de la localidad de Benavídez por un desperfecto técnico. Simultáneamente, desde Tucumán y también hacia Retiro, aceleraba el Estrella del Norte, sin saber que, algo más adelante, la otra formación estaba detenida. La falla del sistema de tránsito ferroviario hizo que chocaran y fallecieran 236 personas. El segundo choque más grave ocurrió en Sa Pereira, en 1978, y provocó 55 muertos.

Más Noticias