sábado, 24 febrero, 2024
InicioSociedadCita con la gloria

Cita con la gloria

Llegó el momento. Llegó el gran día. Llegó la hora. Es el partido. El partido más importante de la historia. El partido de las que comenzaron ayer. El partido de las que siguen hoy. Y el partido de las que vienen mañana. Es el sueño frustrado de tantas niñas que hace unos años, no muchos, no tenían referentes. Es el sacrificio de las que lucharon por tener condiciones dignas y se quedaron en el camino. Es el espejo donde se miran las de ahora. Es la gran oportunidad para tocar el cielo, para dar un golpe sobre la mesa. Y para sumar a todos los éxitos logrados a nivel europeo y mundial en las categorías inferiores el más grande con la selección absoluta. Un Mundial. La primera estrella.

España contra Inglaterra. Dos equipos, las dos mejores selecciones del planeta. Y una final. Un solo trono. Dolor, por haberse quedado a nada de conseguirlo, o gloria, por haber logrado lo que parecía imposible. No por la calidad que hay en el fútbol español sino por el contexto. Qué irónica, la vida. El mayor éxito deportivo de la ‘Roja’ -pase lo que pase hoy, porque esto ya es historia- en la temporada más dura, con la mayor crisis interna -que esta vez sí ha traspasado fronteras- de los últimos años. Quién lo hubiese dicho hace unos meses… 

DE TODAS

Es lo que tiene contar con muchas de las mejores jugadoras del Mundo en el equipo, aunque otras, firmes con sus convicciones hasta el final, no están. Esta partida también es de ellas. De Mapi, de Patri, de Lola, de Pina, de Amaiur, de Nerea y de Ainhoa. Y, en su momento, de Vero, de Sonia -reciente campeona de Europa como entrenadora-, de Natalia y de Ruth.

«La mayoría de las que estamos aquí hemos crecido pensando que no era nuestro lugar, que el fútbol era un espacio que no nos pertenecía. Te han puesto pegas, te han puesto los peores horarios, te ha entrenado gente que no estaba ni preparada para ello. Si sirve para que vean que es posible, que este lugar también es nuestro, que se puede jugar una final del Mundial, eso también es historia y nos hace verdaderamente felices», decía Irene Paredes ayer, emocionando a toda una sala de prensa. 

Es el partido de sus vidas. Por ellas y también por todo lo que representa. Millones de ojos puestos en ellas, por primera vez. Pantallas gigantes en Barcelona, Madrid, Mallorca, Zaragoza, Burgos, Cádiz, Marbella, Albacete, Sant Pere de Ribes y en tantos otros pueblos y ciudades del país para verlas a ellas jugar. La medalla, que podrá ser de plata o de oro, ya está asegurada. Pero este éxito pesa mucho más que cualquier metal colgado del cuello. 

DUELO FINAL

Hacerse con la Copa no será fácil. El conjunto que dirige Jorge Vilda -que también, pase lo que pase hoy, saldrá reforzado de este Mundial por los resultados logrados- se mide a Inglaterra, vigente campeona de Europa. El único combinado que no ha perdido ni un solo partido en el torneo. Solo vio peligrar su continuidad en el empate en octavos contra Nigeria que se decidió en los penaltis.

Una selección que cuenta con una calidad individual de primer nivel -con Keira Walsh, Lauren James, Alessia Russo, Lucy Bronze…- y con una de las mejores entrenadoras del mundo, Sarina Wiegman, referente también para las mujeres en los banquillos. Es la única que ha logrado llegar a una final mundial con dos selecciones diferentes, después de hacerlo con Países Bajos en 2019 y caer contra la entonces todopoderosa Estados Unidos. Una selección cuya principal arma no está en los pies sino en la mente, experta en el ‘saber sufrir’ y superviviente en todos los contextos habidos y por haber. 

Pero este equipo ha crecido y ha aprendido a competir sin achicarse. A mirar a los ojos a las más grandes. A sacar toda la garra para afrontar prórrogas y ganarlas a la épica. Las lágrimas de las veteranas como Jenni, Alexia o Irene, que eran conscientes de lo que estaban viviendo, y las sonrisas inocentes de las más jovenes lo decían todo. Pase lo que pase, este Mundial ya es para la historia. Hoy toca disfrutar. La gloria las espera.

Más Noticias