martes, 23 julio, 2024
InicioEconomíaQué son las obligaciones negociables y cómo funcionan

Qué son las obligaciones negociables y cómo funcionan

Invertir dinero en obligaciones negociables se ha vuelto muy popular, especialmente en los pequeños y medianos ahorristas debido a los elevados intereses que genera. Desde iProfesional te contamos qué son y cómo funcionan.

¿Qué son las obligaciones negociables?

Las obligaciones negociables son instrumentos financieros de deudas que, por lo general, son emitidos por empresas, tanto públicas, privadas como mixtas, para obtener fondos provenientes del mercado de capitales.

De esta manera, las organizaciones acceden a financiamiento a largo plazo, donde la entidad emisora se compromete a devolver el capital invertido a los inversionistas al vencimiento del documento, como también pagarle los intereses pactados (ya sea en un solo pago o con sistema de «amortización).

Llevan la leyenda «negociables» debido a que pueden ser comprados y vendidos en cualquier momento en el mercado secundario, es decir, antes del vencimiento de esta, permitiéndole a los inversores ajustar sus carteras según sus necesidades.

Asimismo, suelen tener plazos definidos de vencimiento, los cuales pueden variar desde unos pocos años hasta décadas, ofreciendo así diferentes opciones de inversión en términos de horizonte temporal.

Las obligaciones negociables operan en el mercado secundario

Las obligaciones negociables pueden operarse en el mercado secundario

Por otra parte, la emisión de obligaciones negociables les proporciona a las empresas una fuente adicional de financiamiento en comparación a otros métodos, como los préstamos bancarios. De esta forma, pueden diversificar sus fuentes de capital y apuntar a un mayor público de inversores.

Además, las condiciones de la emisión de este instrumento, incluyendo las tasas de interés y plazos, son determinadas por las propias empresas, teniendo en cuenta las condiciones del mercado al momento de la emisión.

Con respecto a los inversores, estos reciben beneficios como el pago de intereses periódicos (aunque puede variar según el tipo de obligación negociable adquirido) junto a la devolución del capital invertido al vencimiento.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, al tratarse de instrumentos de deuda, se asumen riesgos como la posibilidad de que la empresa no cumpla sus obligaciones, ya sea por problemas propios (por ejemplo, la empresa está en proceso preventivo de quiebra) o ajenos (el gobierno no les permite acceder a los dólares necesarios para afrontar sus obligaciones).

Por este motivo, los especialistas señalan que este tipo de instrumento es recomendable para inversores «moderados» o «agresivos» con respecto a su tolerancia al riesgo.

¿Cómo funcionan?

Como mencionamos anteriormente, las ONs (obligaciones negociables) son instrumentos financieros de deuda que le permite a empresas y organismos poder acceder a una gran alternativa de financiamiento a su medida.

Emisión

Las empresas emiten obligaciones negociables a través del mercado de capitales para obtener financiamiento. Este proceso implica la elaboración de un prospecto de emisión que detalla las condiciones de la oferta, el monto a emitirse, la tasa de interés, el plazo de vencimiento, entre otros datos.

Inversores

Este tipo de instrumento pueden ser adquiridas por una gran variedad de inversores, desde pequeños y medianos ahorristas, instituciones financieras, entes gubernamentales, fondos de inversión, entre otros.

Las obligaciones negociables permiten obtener rendimientos interesantes en dólares

Las obligaciones negociables permiten obtener rendimientos interesantes en dólares

En este sentido, los inversores adquieren estos instrumentos con la expectativa de obtener intereses en moneda extranjera de forma periódica como también la devolución del capital invertido al vencimiento pactado.

Cotización en el mercado secundario

Luego de su emisión, las ONs pueden ser compradas y vendidas en el mercado secundario a través de la bolsa de valores. La cotización constante en este mercado le brinda liquidez a los inversores, ya que, en caso de necesitar el dinero de forma anticipada, pueden vender sus obligaciones antes del vencimiento si así lo desean.

Régimen regulatorio

En nuestro país, las obligaciones negociables se encuentran reguladas por la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el mercado de valores. En esta línea, las empresas emisoras deben cumplir con determinados requisitos y normativas para poder llevar a cabo su emisión.

Riesgos

Al invertir en obligaciones negociables, los inversores asumen riesgos como, por ejemplo, el riesgo de crédito asociado a la solvencia de la entidad emisora, el riesgo de mercado vinculado a cambios en las tasas de interés, además de otros riesgos específicos de la industria o el sector.

En pocas palabras, las obligaciones negociables son una herramienta clave para la captación de fondos por parte de empresas, ofreciendo flexibilidad y permitiendo la diversificación de fuentes de financiamiento tanto para las compañías emisoras como para los inversores.

Asimismo, la regulación y supervisión por parte de la CNV son fundamentales para garantizar la transparencia y la integridad del mercado.

Más Noticias