jueves, 13 junio, 2024
InicioPolíticaCuándo caminar se volvió un pasatiempo para los británicos y dejó de...

Cuándo caminar se volvió un pasatiempo para los británicos y dejó de ser una actividad de pobres, criminales y vagabundos

Salir a caminar siempre es una buena idea. Quizás, si eres afortunado, podría ser una caminata por acantilados irregulares o por una playa, junto con tu familia. Muchos de nosotros, sin embargo, tenemos que caminar por las aceras de pueblos y ciudades de Reino Unido en nuestros paseos después del almuerzo.

Como investigadora especializada en pedestrianismo, me fascina la cultura cambiante de cómo, dónde y por qué caminamos. Esto incluye la etiqueta tácita que ha perdurado a través de los siglos y ha cambiado para reflejar las preocupaciones culturales de la época. Puede que te sorprenda saber que “salir a caminar” no era realmente una actividad en sí hasta finales del siglo XVIII.

Puede que el término “pedestrianismo” tenga raíces latinas, pero en el siglo XIX su primera asociación habría sido deportiva. El “pedestrianismo profesional” o la “marcha atlética” era ferozmente competitiva en la década de 1850.

Los torneos en Estados Unidos se llevaban a cabo durante seis días, y los participantes caminaban el equivalente a 725 km, hacían siestas en tiendas de campaña junto a la pista y bebían champán en el camino.

La estricta “regla del talón a la punta”, que aún está vigente, establece que “la pierna que avanza debe estar estirada desde el momento del primer contacto con el suelo”.

Charles Dickens contribuyó a que el caminar se pusiera de modaGETTY IMAGES

La caminata como actividad de ocio surgió alrededor de la década de 1780. Hasta ese momento, caminar había sido un acto de necesidad, asociado con la pobreza, la vagancia e incluso con intenciones criminales.

Muchas personas vivirían y morirían sin haber visto más allá de unos pocos kilómetros cuadrados de paisaje urbano sombrío y sólo un poco más para los que se encontraban en el campo.

Junto con los “poetas del lago” a principios de siglo -que incluían a William Wordsworth y Samuel Taylor Coleridge – , caminantes famosos como Charles Dickens hicieron que el pasatiempo de caminar se pusiera de moda.

Calles sucias y podridas

Se ha escrito mucho sobre el celo religioso con el que Dickens realizaba su “trabajo andante” diario. Recorría un promedio de 19 km por día y a un ritmo notable de más de 6 km por hora, suficiente para que otros “se hicieran a un lado mientras el gran escritor, que siempre parecía estar caminando en contra del pensamiento, avanzaba”.

Caminar era un engranaje esencial en el proceso creativo de Dickens: un momento para absorber, casi por ósmosis, la idiosincrasia de las calles.

Desde incursiones en los barrios marginales de Londres hasta marchas nocturnas impulsadas por el insomnio, sus encuentros proporcionaron la brillantez excéntrica de sus personajes: las instantáneas callejeras retenidas “en orden regular en diferentes estantes de mi cerebro, listas con sus etiquetas para ser mostradas cuando yo las quiero”.

En el siglo XIX, cuando las aceras estaban en su infancia, caminar era una experiencia completamente diferente. Se estima que 300.000 caballos recorrían las calles de Londres, depositando más de 1000 toneladas de estiércol al día.

En las calles y personajes de la ciudad, Dickens encontraba su inspiraciónGETTY IMAGES

También se vertían cosas peores en las alcantarillas plagadas de ratas de los barrios marginales: se cree que la palabra “loo” (baño, en inglés) deriva de “gardyloo”, del francés “regardez l’eau” (cuidado con el agua), que se gritaba anunciando el vaciado de un orinal desde un piso superior.

El lamentable estado de las calles de la ciudad creó una demanda de todo tipo de trabajadores, incluidos los llamados “buscadores puros” que recogían caca de perro y la vendían a granel a las curtidurías locales (lugares donde se procesaban las pieles de cuero).

Ésta era sólo una de las ocupaciones poco atractivas a las que el historiador Henry Mayhew se refería como “limpiadores de calles”: un grupo variopinto de barrenderos y demás personajes que se ganaban la vida con los desechos callejeros.

Afortunadamente, la reforma social y la planificación urbana han avanzado dramáticamente y ahora realizar una caminata urbana es una experiencia mucho más placentera.

Si bien las veredas han cambiado, muchos de los códigos de conducta que rigen la etiqueta de los peatones victorianos siguen siendo relevantes en la actualidad.

Muchos de los códigos victorianos para caminar por la calle siguen vigentesGETTY IMAGES

En 1780, un artículo escondido discretamente entre las noticias y los anuncios de la popular Revista de Londres describía “Reglas de comportamiento, de uso general, aunque muy ignoradas en esta populosa ciudad”.

Entre sus 12 puntos, se aconseja a los peatones “tener cuidado de mirar fijamente a los rostros de los que pasan […] porque una mirada autoritaria da la apariencia de un matón, y una entrometida, la de un alguacil”.

Entonces, mientras caminas, haz lo que hizo Dickens y evita dar estos pasos en falso:

Si bien las reglas implícitas pueden cambiar con el tiempo (usuarios de teléfonos distraídos, los estoy mirando), hay mucho sobre las aceras que conservan su decoro victoriano. Son un lugar de multiplicidad y variedad, cultura y comercio: una franja de tierra para celebrar durante todo el año.

*Lauren Colley es doctora en Literatura Inglesa, Universidad de Notthingham, Reino Unido.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia creative commons. Hacé clic aquí si querés ver la versión original.

bbc

Conocé The Trust Project

Más Noticias