miércoles, 22 mayo, 2024
InicioDeportesLos secretos de Tobías Kohan, el técnico más joven del fútbol argentino:...

Los secretos de Tobías Kohan, el técnico más joven del fútbol argentino: Este oficio es éxito o fracaso

Es el hijo de un histórico preparador físico. Tiene 27 años y desde muy chico supo que su destino estaba en un banco de suplentes. Admira a Matías Almeyda y a Marcelo Bielsa, y habla de cómo convive con las críticas de las redes sociales ante las derrotas.

Sergio Chiarito

Video Placeholder

Tobías Kohan, el DT más joven del fútbol argentino (Foto: gentileza Tobías Kohan)

La presencia de Tobías Kohan como técnico de Arsenal de Sarandí sigue llamando la atención. Con tan solo 27 años, aquel chico que acompañaba a su trabajo de preparador físico a su papá Alejandro, logró trasladar esas inquietudes de un chico de séptimo grado a este presente de ideas, presiones y convicciones.

Leé también: De ganar el Juvenil a la “guerra de toallones”: Osvaldo Escudero recuerda sus mejores anécdotas con Maradona

Este joven incesante transita desde pequeño las calles del barrio de Belgrano, donde fue alumno del colegio San Román y el Instituto José Ingenieros. Su vocación por el fútbol era tan fuerte que a su padre no le quedó otra que sumarlo a pretemporadas y concentraciones. “Mi primera experiencia fue en una pretemporada con el Arsenal de Jorge Burruchaga en 2009. Iba en micro, almorzaba y merendaba con los jugadores y el cuerpo técnico. Solo estuve cuatro días dentro de mis vacaciones de invierno, y después tuve que regresar porque tenía que volver al colegio. Me acuerdo que le dije a mi viejo ‘Esto es lo que yo quiero para mí‘”.

“De chico me gustaba diagramar un entrenamiento y elegir un perfil de jugadores. Estaba en séptimo grado y hacía una vida normal, pero los fines de semana iba a ver al equipo que dirigía mi viejo y empecé a hablar mucho con Ariel Holan, que fue muy cercano a mi familia y para mí como un segundo padre. Me encantaba ver como mi papá y Ariel interactuaban en la parte física, emocional y técnico-táctica. Gracias a mi viejo pude tener una buena calidad de vida pero me angustiaba mucho cuando el equipo de turno perdía, porque siempre la sensación de que se quedaba sin trabajo estaba latente. Este oficio es éxito o fracaso y buen o mal profesional. Soy apasionado como él que ama a su familia y yo busco imitarlo”, comentó.

El actual técnico de Arsenal es un admirador declarado de Matías Almeyda, a quien conoció de pequeño en otras de las excursiones laborales de su papá Alejandro. “Tuvo el coraje de sacarse los botines y ponerse a dirigir a River recién descendido. No es para todos soportar esos niveles de presión y él dirigió a un River con la presión que no tendrá ningún equipo en la historia”.

Tobías Kohan junto a su papá, Alejandro, un histórico preparador físico del fútbol argentino (Foto: Instagram @tobias.kohan)

Tobías Kohan junto a su papá, Alejandro, un histórico preparador físico del fútbol argentino (Foto: Instagram @tobias.kohan)

Una vez que terminó el secundario, Tobías Kohan fue por algo más dentro del fútbol ya que por fin su vida podía estar dedicada al ciento por ciento a la dirección técnica: “Hernan Crespo nos dio una gran oportunidad y pude ser su primer ayudante de campo. Él respetaba el rol de cada uno dentro de la estructura, y para mí es un modelo de líder por la comodidad laboral que te brinda. Yo a partir de eso busco una gestión horizontal, pero hay una diferencia con Crespo: él es moderado y yo, muy pasional”.

“Creo que mi experiencia en Ferro fue buena porque nos pidieron no descender. El equipo estaba en la posición 36 de 37 equipos. En el proceso subimos a muchos chicos y lograron vender a Walter Núñez al fútbol uruguayo. Pero ahí todo es ascenso o fracaso”, comentó sobre aquella primera experiencia como DT principal.

¿Cómo te llevas con el fútbol?

Tengo un sentimiento intenso por transmitir todo lo que tenga que ver con lo educativo. Soy profesor de educación física y mi familia básicamente está vinculada a la docencia. Mi mamá es profesora de nivel inicial y profesora de educación física y mi hermana es profesora de nivel inicial. Fijate que llevamos en la sangre el aspecto pedagógico. Y estar vinculado a un equipo de fútbol e ir en busca de un estado deseado me causa mucho placer. Todo esto más allá del resultado del fin de semana. Desde mi función deseo dejar un club con mayoría de chicos y tener un proyecto autosustentable.

¿Cómo se absorbe una derrota en el fútbol?

En este medio no es fácil convivir con la derrota, pero lo viviremos siempre así porque lo que te moviliza emocionalmente es el resultado. Siempre hay que estar preparado porque en el fútbol se pierde más de lo que se gana y hay que tener templanza para convivir con la agresividad de las redes sociales que machacan las veinticuatro horas, los siete días de la semana.

El DT está en Arsenal desde enero. Antes había pasado por Ferro. (Foto: gentileza Tobías Kohan)

El DT está en Arsenal desde enero. Antes había pasado por Ferro. (Foto: gentileza Tobías Kohan)

¿Qué empezaste a hacer dentro de un cuerpo técnico?

Empecé haciendo monitoreo de GPS y analizaba los videos. Me fascinaba participar en el mercado de scouting para buscar nuevos jugadores y también analizaba a los rivales para ver qué puntos débiles tenían. Empecé en 2013 con el cuerpo técnico de Ariel Holan en Banfield. Trabajaba con un Ipad y analizaba a los jugadores individualmente clickeando su nombre. Estudiamos el rendimiento cuando cada uno tocaba la pelota y en el aspecto defensivo. Cuando terminaba el partido el analista por ejemplo buscaba “Walter Erviti” y se armaba una película de ese jugador a lo largo del partido. Esos fueron mis primeros pasos mientras terminaba el secundario.

¿Estudiaste fútbol y educación física en paralelo?

Hice el curso de técnico en la escuela “Cesar Luis Menotti” en paralelo al profesorado de Educación física. Antes el curso se hacía después de los 25 años y en mi etapa lo bajaron a los 21 años. La combinación fue justa porque el conocimiento de la fisiología es trascendental para hacer un planteo técnico-táctico. Y además te permite pensar la metodología, porque no es lo mismo hacer un reducido en un espacio de 10 por 10 que de 20 por 20. La demanda física va a ser muy diferente.

¿Cuándo emergió la vida de ayudante de campo?

La decisión la tomamos con mi padre cuando nos fuimos de Independiente. En 2018 hicimos un viaje a Europa y conocimos a Hernán Crespo y combinamos que si le salía algún trabajo nos íbamos a acoplar a él. En ese momento él era vicepresidente de Parma. A mi viejo le remarqué que en mi próximo proceso yo quería ser ayudante de campo porque me sentía muy preparado. En 2019 Crespo asume en Banfield y con mi viejo lo pudimos ayudar dentro de su cuerpo técnico. Crespo ama el fútbol y se desvive por la Serie A italiana y para él en el fútbol argentino era todo nuevo. En Banfield consolidamos a muchos chicos y en Defensa y Justicia ganamos la Copa Sudamericana y con San Pablo ganamos en el torneo Paulista después de muchos años. Hernán quería seguir dirigiendo en el exterior y nosotros por temas familiares tuvimos que volver a la Argentina.

¿Por qué se hicieron llamar Grupo Kohan?

Fue una forma de robustecer al grupo a pesar de mi juventud. Hoy tengo 27 años pero en ese momento llegué a Ferro con 25. Encima ese club es muy especial. El nombre pudo ser un poco chocante pero sabíamos que todo iba en función de los resultados. Hoy en Arsenal somos siete personas y el vínculo entre nosotros no es nada verticalista.

El Grupo Kohan, durante su paso por Ferro (Foto: Instagram @tobias.kohan)

El Grupo Kohan, durante su paso por Ferro (Foto: Instagram @tobias.kohan)

¿A qué Matías Almeyda conociste?

En ese tiempo acompañaba a mi papá y me encontré con una persona a la que yo admiraba como futbolista. Almeyda tenía una personalidad que se impone a todo. Si quería pasar una pared, la pasaba porque es arrollador. Para mí es uno de los mejores técnicos argentinos del momento. Sus equipos tienen identidad y convicción para jugar, y todo eso lo llevó a ganar títulos. Uno de los mejores equipos que vi en mi vida fue el Banfield de Almeyda del Nacional B.

¿Bielsa es un libro de consulta?

A medida que lo escucho me genera admiración. Marcelo Bielsa es una gran guía para transitar este camino. Yo no lo conozco, pero escucho todas sus conferencias de prensa. Trato de consumir todo lo que rodea a Bielsa porque tomo recursos y herramientas. Miraba sus reacciones cuando dirigiendo al Leeds y sufría derrotas imponentes. Perdió 7 a 0 contra el Manchester City y ver cómo mantenían la convicción su cuerpo técnico, los jugadores y él fue notable. Diego Simeone siendo diferente desde las ideas, a pesar de que ha cambiado bastante, me genera una admiración profunda. Fue a ver a Pep Guardiola y le dijo que su trabajo no lo podría hacer, a lo que Guardiola le respondió que lo fundamente. Simeone con mucha honestidad le dijo que en eso no creía.

¿Los técnicos viven dudando?

En este oficio si no estás convencido te metes en un problema. Y eso que la duda es muy importante, porque te ayuda a preguntarte muchas cosas. Ahora, cuando yo le planteo una idea al grupo, lo tengo que hacer con mucha convicción. Tengo que ir a fondo con una forma de jugar y plantear el partido. Las medias tintas terminan haciendo mucho daño. Soy ansioso y miro constantemente hacia adelante y todo eso no me hace bien.

Más Noticias