jueves, 18 julio, 2024
InicioPolíticaTurismo gasolero: la crisis impactó en la temporada de verano y cambiaron...

Turismo gasolero: la crisis impactó en la temporada de verano y cambiaron los hábitos de consumo

La temporada de verano sufrió los efectos de la crisis económica. Se registraron menos turistas que el año pasado, los argentinos que salieron a vacacionar por el país decidieron recortar los días de estadía e incluso optaron por las comidas caseras antes que salir a un restaurante. Esas son algunas de las conclusiones a las que llegó un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en el cual señalaron que el turismo internacional ayudó a compensar los números del sector.

De acuerdo con el informe, entre el 15 de diciembre de 2023 y el 31 de enero de este año viajaron 17 millones de turistas, una reducción del 16,8% frente al mismo período de la temporada 2023. Sin embargo, en total se gastaron 2,8 billones en el país entre alimentos, transporte, alojamiento, recreación y compras varias, lo que representó un aumento del 6,4% en términos reales.

“El impacto económico total aumentó a pesar de que menos gente viajó, ya que el gasto diario por turista promedió los $40.823. Esta cifra resultó 31,4% mayor al año pasado, a precios reales, influenciado por la fuerte afluencia del visitante internacional, que llegó de los más variados destinos del mundo, y que gastó mucho”, explicaron.

Según la Secretaría de Turismo de la Nación, sólo en las primeras dos semanas de enero ingresaron 460.000 turistas extranjeros, un 33,5% más que el año pasado. Se estima que habrían gastado alrededor de US$312 millones, únicamente en esa primera quincena.

Este año viajaron 17 millones de turistas, una reducción del 16,8% frente al mismo período de la temporada 2023Mauro V. Rizzi

Además, la estadía media en lo que va de la temporada fue de cuatro días, versus los 4,3 días que se registraron durante el año pasado. “Esa merma se explica porque el residente local redujo su tiempo de permanencia en el destino elegido para achicar gastos”, agregaron.

Desde la CAME señalaron varios motivos por los cuales descendió el turismo local. En parte, mencionaron las inundaciones en el Litoral y las tormentas en la Costa Atlántica. Otro tanto, la finalización del programa Previaje, por el cual el Gobierno devolvía el 50% de los gastos turísticos. “También los incrementos de precios con respecto del año pasado incidieron en la menor predisposición de las familias a viajar”, completaron.

La segunda quincena de enero resultó mejor que la primera para la mayoría de los destinos, aunque no alcanzó para recuperar lo perdido durante diciembre y la primera mitad del mes. Para intentar atraer a los turistas, muchos prestadores de alojamiento lanzaron descuentos para intentar cubrir las plazas libres.

“Aún así, el costo de vacaciones para una familia fue alto en función de sus ingresos. Lo que salvó al sector de una caída mayor fue el turismo internacional que pobló las ciudades del país, con playa y sin playa. Se sintió sobre todo en la Patagonia, que sobresalió con estadías más largas y muchas ciudades con una ocupación arriba del 90%”, agregó el informe.

Fue el caso de las localidades de San Martín de los Andes y Villa La Angostura, los destinos neuquinos más visitados, donde el primer balance de temporada marcó 90% de ocupación. Incluso a pesar de que se registró menor presencia de chilenos, hubo mucho turismo internacional.

En Villa La Angostura, la ocupación alcanzó el 90%Shutterstock – Shutterstock

Otro de los destinos patagónicos más demandados fue Ushuaia, en Tierra del Fuego, con una ocupación mayor al 90%. “Fue una de las pocas ciudades del país que a finales de enero pudo decir que tuvo una buena temporada”, acotó el informe de Came. Esto se debió al tránsito fluido de cruceros, ya que arribaron cerca de 300 desde mediados de diciembre.

La ciudad rionegrina de Bariloche también se posicionó como uno de los destinos más destacados del país en lo que va de la temporada, donde la ocupación promedió el 85%, similar a Las Grutas. Mientras que, en Santa Cruz, la ciudad más concurrida fue El Calafate, con 85% de ocupación. La excepción fue Chubut, donde la temporada arrancó “muy floja”.

“En la región Centro hubo muchos altibajos, con estadías más cortas que el año pasado. Por el encarecimiento del transporte se hicieron viajes cercanos, de pocos días y muy gasoleros. Sobresalieron la costa argentina y Córdoba, y en menor medida las ciudades de la costa del Río Uruguay”, explicó Came.

En la provincia de Buenos Aires, el destino más elegido por el turista nacional fue el Partido de la Costa, sin embargo, en 2023 había tenido ocupación casi plena y este año apenas superó el 70%. “A eso se sumó una baja en el consumo, con un visitante que cuidó su bolsillo, eligió estadías más cortas, almuerzos caseros y menos salidas. En Mar del Plata, el sector gastronómico consultado señaló que la merma en el consumo de los turistas fue notable frente versus temporadas anteriores”, resaltaron.

Hubo poco consumo gastronómico en la Costa Mauro V. Rizzi

La crisis también se sintió en Villa Gesell, Mar de las Pampas, Pinamar, Cariló, Mar Azul, San Clemente del Tuyú y Necochea. En la Ciudad de Buenos Aires, después de un 2023 récord en materia de turismo, esta temporada de verano se registraron altibajos y la ocupación rondó el 70%. En este caso, hubo poco turismo nacional y mucho internacional.

En Córdoba, con una segunda quincena de enero donde se vio un repunte del turismo en muchas localidades, el primer balance de la temporada dejó una caída de 20% frente al año pasado. Desde Came relevaron que las estadías fueron más cortas, con picos durante los fines de semana, muchos turistas llegaron sin reservas y a la espera de encontrar alojamientos “de buena calidad con descuentos sobre la hora”.

En el resto de las provincias, gran parte de la plaza hotelera quedó vacante y fueron valores por debajo del promedio histórico. Fue el caso de Corrientes (60% de ocupación), Entre Ríos (55%), Mendoza (50%), Salta (50%), Chaco (50%), San Juan (50%), Formosa (45%), La Rioja (45%), Catamarca y Santiago del Estero (25%).

En Córdoba, con una segunda quincena de enero donde se vio un repunte del turismo en muchas localidades, el primer balance de la temporada dejó una caída de 20% frente al año pasado.

“Fue más pobre el turismo en el norte del país, donde el clima, los costos de permanencia y el encarecimiento del transporte desanimaron al turista nacional”, analizaron. Únicamente se destacó Misiones, donde Iguazú se consolidó como cabecera turística con un 80% de las plazas ocupadas. Aún así también se registraron menos visitantes de los esperados.

Conocé The Trust Project

Más Noticias