sábado, 20 julio, 2024
InicioDeportesEl día que Gatica llegó al Madison Square Garden, perdió en el...

El día que Gatica llegó al Madison Square Garden, perdió en el primer round y nunca pudo recuperarse

El Mono escaló posiciones en el mundo del boxeo gracias a su ritmo dentro del ring y su carisma, pero cayó justo cuando estaba en la cima: la paliza de Ike Williams le puso punto final a su carrera profesional.

José María Gatica en una pelea con Luis Federico Thompson. Su auge de Gatica fue casi tan frenético como su caída.

José María Gatica en una pelea con Luis Federico Thompson. Su auge de Gatica fue casi tan frenético como su caída.

José María Gatica no solo es considerado como uno de los mejores boxeadores de la historia argentina, sino que también se trata de uno de los personajes más populares. El Mono, que tuvo una carrera excelsa en la categoría Ligero y que ganó 86 de los 96 combates en los que participó, llegó a pelear en el mítico Madison Square Garden estadounidense, pero su dura derrota en el primer round sentenció el final de su etapa como profesional. Su legado, aún así, siguió intacto.

El oriundo de San Luis, que se mudó a Buenos Aires a los 7 años junto a su familia, debió paliar las dificultades económicas que atravesaba oficiando como lustrabotas en la estación de tren de Constitución. Sin embargo, solía involucrarse en rencillas callejeras que llamaron la atención de Lázaro Koczi, un comerciante de la zona vinculado íntimamente al pugilismo. A los 19 años, el 7 de diciembre de 1945, hizo su debut oficial.

Gatica tenía una gran relación con Perón, que lo ayudó a costearse el viaje a Estados Unidos.

Gatica tenía una gran relación con Perón, que lo ayudó a costearse el viaje a Estados Unidos.

Las primeras peleas amateurs, que tenían como recompensa apenas un puñado de pesos, fueron los que permitieron que el puntano tuviese una conexión especial con el público: más allá de su ritmo incansable, contaba con una personalidad carismática que cautivaba a propios y extraños. Por ello, no sorprendió a nadie que su propia presencia llenara las gradas del Luna Park.

Gatica en el Madison Square Garden: la derrota más rápida de su carrera ante 20.000 personas

Su figura escaló tan alto y tan rápido que conquistó al presidente Juan Domingo Perón, un habitual durante las veladas nocturnas en el Palacio de los Deportes junto a su esposa Eva. El boxeador, declarado justicialista, se reunió en varias oportunidades con el General -en una de ellas se inmortalizó la frase “dos potencias se saludan”- y el mandatario apuntaló el primer viaje del deportista al exterior.

En Estados Unidos, Gatica batió por nocaut técnico en el cuarto asalto a Terry Young. Luego de una serie de gestiones, se organizó un enfrentamiento con Ike Williams, el campeón de peso liviano que prefirió no poner en juego su título por el respeto que le tenía al argentino. El Madison Square Garden de Nueva York albergó uno de los pocos cruces que paralizó a todo el territorio albiceleste, con su población atenta como nunca a la transmisión de la radio.

Leé también: El boxeador que fue campeón con escándalo, se retiró avergonzado y cambió la historia de los Juegos Olímpicos

Por aquella época, el Mono combinaba entrenamientos con salidas hasta altas horas de la noche y su preparación para el pleito distaba de ser ideal. Esa circunstancia, lógicamente, se plasmó arriba del ring: el norteamericano lo derribó sin estridencias en el primer round, con una contundencia inapelable.

Video Placeholder

Ike Williams condenó la carrera del Mono Gatica en 1951.

Fioravanti, un histórico periodista de la revista El Gráfico, se encontró con el púgil derrotado en el hotel, que no mostraba nada de aflicción por la caída: “Me acerqué a consolarlo por la derrota, pero bailaba rumba muy bien acompañado”. Entre las tantas prácticas polémicas del boxeador, prendía habanos con dólares y su presente hacía presagiar un eventual retiro de la disciplina.

José María Gatica: las peleas clandestinas en el Gran Buenos Aires y su absurda muerte en un accidente

Instaurada en el poder la Revolución Libertadora que en 1955 derrocó el gobierno peronista, el puntano perdió su licencia y fue obligado a luchar de manera clandestina tanto en el Gran Buenos Aires como en el interior. Ya que no podía percibir ingresos, Gatica tuvo que vivir nuevamente en condiciones de extrema pobreza, tal y como le había tocado durante su infancia: su nueva residencia estaba dentro de una villa miseria.

Leé también: La tragedia del campeón que humilló al nazismo, murió pobre y el boxeador favorito de Hitler pagó su funeral

El duelo de catch contra Martín Karadagián, una de las figuras de “Titanes en el Ring”, no le alcanzó para recuperar ingresos y los pocos bienes que le quedaban se esfumaron durante una inundación. Derrumbado, el Mono falleció el 12 de noviembre de 1963, cuando volvía de vender muñequitos de colores directamente desde la cancha de Independiente: un colectivo de la línea 295 lo arrolló y le provocó graves lesiones múltiples. De la gloria al ocaso en un instante.

Más Noticias