sábado, 2 marzo, 2024
InicioEconomía48 hs clave para el dólar: no importa quién gane sino qué...

48 hs clave para el dólar: no importa quién gane sino qué dirá el ganador

Argentina enfrenta horas en las que modificaciones en la confianza del público serán decisivas para la economía de corto plazo. El resultado de las elecciones de este domingo pueden jalar el gatillo de cambios en las expectativas de acá a diciembre.

Hay 35.405.013 personas habilitadas a votar este domingo. Pero el mercado de algún modo también vota y para ello no precisa estar inscripto en el padrón oficial. Tampoco reconoce fronteras. Hoy en Buenos Aires hay al menos una docena de hedge fund managers y representantes de bancos del exterior haciendo el scouting previo a la gran definición de octubre. Así como “el pueblo quiere saber de qué se trata” la elección de hoy, el mercado está dispuesto a tantear una nueva ilusión sobre la economía argentina. “Mi jefe me dijo andá, mirá y hablá. Pero por ahora nada más”, cuenta uno de esos economistas que se tomó un avión en el JFK de Nueva York y ayer estaba en un bunker de Recoleta. “Todo muy barato”, decía. Para su jefe la Argentina es un cementerio de elefantes y antes de hundir dinero habrá que pensarlo bien.

El mercado se ilusiona pero también se desencanta. Y con la Argentina directamente entra en pánico como ocurrió con las PASO 2019 cuando la Bolsa perdió 60% de valor en un día y el precio del dólar subió 23%. Cerró $ 57,30 arriba, $ 11 más.

Analistas, redes y redacciones de noticias encaran las próximas 24 horas con ‘la cabeza’ de 2019, esto es, esperan que lo mismo que sucedió cuatro años atrás vuelva a pasar ahora.

Hay motivos para que no sea así. “Hoy el Gobierno utiliza instrumentos para frenar el precio del dólar oficial que en 2019 no se usaban”, dice Claudio Caprarulo, economista de Analytica. Y muchos suponen que si gana Juntos por el Cambio, los precios de los activos recuperarían más que en las últimas semanas (“Todavía hay mucho recorrido alcista”, dijo el economista Fernando Marull el viernes a sus clientes en un informe). La expectativa del mercado ahora es “que vienen los buenos” y en 2019 “venían los malos”. Además, los precios de los activos aquella vez se cayeron desde un quinto piso. Hoy están en el subsuelo de la cochera.

Sin embargo nada tiene probabilidad cero en la Argentina. “El Gobierno aplica un cepo al dólar oficial, pero la incertidumbre se canaliza a través de otro canal, el dólar financiero -explica Caprarulo-, y vemos que el poder de fuego de los últimos días no fue suficiente ahí y encima el oficial terminó subiendo su ritmo de crawl”.

Un tema quizá más relevante para esta noche y mañana sea qué dirá el ganador o los ganadores a nivel nacional. Carlos Menem en 1989 no dijo nada inmediatamente tras imponerse a Eduardo Angeloz. Aunque sorprendió a los mercados a los pocos días cuando anunció que haría una alianza con el grupo económico Bunge & Born.

Un caso contrario a ello fueron las PASO de 2019. Alberto Fernández, que ganó y sacó 15 puntos sobre Mauricio Macri, entonces presidente, dijo que pediría dar de baja el entonces acuerdo con el FMI (firmado en 2018) y eso provocó que las autoridades del organismo revieran los desembolsos pendientes al país. Lo hicieron y decidieron directamente suspenderlos. Se gatilló una desconfianza que afectó la capacidad de refinanciamiento de la deuda en pesos. Fernández luego llamó “usurpador” a Guido Sandleris (presidente del Banco Central) y volvió a apuntar contra Washington. Hernán Lacunza declaró el reperfilamiento de la deuda en pocos días cuando el rollover de una licitación a fin de agosto fue cero.

Como diría Robert Shiller, premio Nobel en Economía, las narrativas pueden colocar la conducción de una economía en un círculo virtuoso o vicioso. Y las próximas 48 horas serán un laboratorio a cielo abierto acá en la Argentina para comprobar lo que dice Shiller.

Los cambios en la confianza del público disparan decisiones económicas de muy corto plazo. La particularidad del caso argentino es que como su economía es tan frágil, sin reservas, el castigo o el premio es desproporcional. Los mercados lo saben y acá están. “Los cambios en la confianza del público en la economía son análogos a los cambios en los vientos y en la presión del aire de la meteorología”, dice Shiller.

Si Milei hace una buena elección, queda con posibilidades de ser presidente y anuncia que aplicará una dolarización (ejemplo), el mercado mañana no estaría libre de obstáculos por un simple hecho: “uno arma las expectativas en función de lo que dicen los candidatos y todo lo que se diga entre hoy y mañana será importante porque todos tratarán de adelantarse a lo que piensa o diga el ganador -explica Caprarulo-, si el ganador dice que el precio del dólar es barato o da a entender algo así, el mercado buscará comprar lo más rápido que pueda. De ahí la importancia que haya prudencia de acá a diciembre.

Los mercados pretenden que esta noche, después de las 21 o 22, se disipe la incertidumbre para precisamente adelantarse y operar mañana a la mañana.

Esperan un triunfo amplio de Juntos por el Cambio que les haga pensar que no habrá balotaje y que desde diciembre se ponga una política económica en marcha con reformas desde el Congreso que no se vean fáciles de revertir por el kirchnerismo como ocurrió después de Macri. Fernández abandonó el programa con el FMI, cambió la fórmula jubilatoria, el pacto fiscal y la política de recomposición tarifaria iniciada en 2015.

Si pasa lo de arriba, mañana habrá un rally alcista en los bonos argentinos por más que ya sus precios incorporaron ese escenario. La magnitud del triunfo, eventual sobre Massa, será otro factor importante. Para Marull 10 puntos porcentuales a favor de JxC son un rally casi garantizado.

Otro ventana para analizar en el tablero de posibilidades es si Massa queda con o sin chances de cara a octubre. Si el ministro de Economía se percibe con posibilidades la probabilidad de una devaluación abrupta se disipará. Ni hablar si los dos que llegan con chances son Horacio Rodríguez Larreta y Massa (la apuesta del mundo empresario por estas horas). “Si Massa logra un empate o sigue competitivo habrá un efecto sorpresa negativo pero no un colapso tipo 2019”, agrega Marull. De ahí que a horas de las primarias, Economía difundió un plan de acción de 10 puntos. Para eliminar el déficit insistirá con eliminar exenciones impositivas, como la que beneficia a magistrados y empleados del Poder Judicial.

Volviendo a la importancia de las narrativas, lo que viene representa un desafío para Milei y Patricia Bullrich desde ese punto de vista. A diferencia de Massa y Larreta, los líderes de LLA y JxC muestran visión para la economía pero no apego por los detalles de sus planes (o al menos menos que Massa y Larreta). El ministro de Economía y el jefe de Gobierno de la Ciudad, en cambio, son fanáticos de los detalles pero carecen de una visión tan marcada como los otros dos. Quizá en las próximas horas veamos que Larreta o Massa afinan sus visiones y Milei o Bullrich dan más detalles. Narrativas.

Un informe de la consultora Delphos del viernes a última hora señala que los interrogantes sobre la dinámica de las principales variables pos PASO se podrían resumir en: “1) el ritmo de ajuste del tipo de cambio oficial, 2) el nivel de brecha, 3) la continuidad de la intervención en el MEP, 4) la llegada del desembolso del FMI por US$ 7.500 millones. Todo eso tendrá impacto en la marcha de la inflación que ya se descuenta por encima de 8% en agosto”. Pasado mañana saldrá el dato de julio de inflación.

Más Noticias